La Corte Suprema de la Nación mandó a la cárcel a un proxeneta pampeano

0
1252

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó firme esta semana una condena de 8 años de prisión a un hombre por haber captado y explotado sexualmente a su pareja desde diciembre de 2012 hasta junio de 2013. Los hechos ocurrieron en General Pico, Santa Rosa y otras localidades de la provincia.

El fallo de la Corte, al que accedió Diario Textual, fue firmado por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. Confirmaron así la sentencia del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa.

El condenado es Jonathan Raúl Alberto Ramos. Fue encontrado culpable del delito de explotación económica del ejercicio de la prostitución ajena, en concurso ideal con el delito de trata de personas en su modalidad de captación con fines de explotación sexual, agravado por haber mediado engaños, violencia y amenazas.

La víctima comenzó una relación sentimental con el imputado y, en medio de complicaciones económicas, el hombre le “propuso” ir a la ciudad de General Pico para ejercer la prostitución. Una vez allí, comenzó a ser explotada sexualmente por Ramos, quien imponía el precio de los denominados “pases” y permanecía en las proximidades para controlarla. Después, la mujer le entregaba el dinero.

Luego, la víctima fue trasladada a otras localidades de la provincia y llegaron a convivir en la casa de Ramos junto a su familia, donde el hombre la explotó todas las noches. Además, en esa vivienda, la mujer era obligada a limpiar, cocinar y no podía salir si no era acompañada por el hombre. Asimismo, fue víctima de agresiones físicas y psíquicas permanentes. Finalmente, en junio de 2013, la mujer logró escapar y hacer la denuncia.

La causa se inició el 24 de junio de 2013 a raíz de una denuncia formulada por la víctima en el Área de la mujer dependiente de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia de la ciudad de Santa Rosa.

En esa oportunidad, la joven relató los hechos ocurridos entre diciembre de 2012 hasta junio de 2013, mientras estaba en pareja con el imputado. La victima detalló que mientras ambos viajaban rumbo a la ciudad de General Pico, divisaron en la ruta dos mujeres ejerciendo la prostitución. “Ese es el único camino para hacer plata”, le dijo Ramos y con ese pretexto comenzó a explotarla sexualmente.

La mujer recordó que el hombre le daba recomendaciones del monto que tenía que cobrar si algún cliente se acercaba y lo que debía decir si la policía le preguntaba sobre su actividad.

“Empezó diciéndome que tenía que hacerle un favor, ir y charlar con personas. Él se quedaba cerca siempre en su auto porque después le pagaban a él. Nunca me dio un peso. Cobraba lo que él me decía”, aseguró la mujer.

Al arribar a la ciudad, comenzaron a buscar un lugar donde quedarse unos días y luego volvieron a la ciudad de Santa Rosa. Después de un tiempo, y al observar que esta actividad le rendía económicamente, el hombre la llevó a vivir a su casa con la excusa de pasar más tiempo juntos.

Una vez allí, la víctima recibió agresiones físicas en distintas partes del cuerpo por parte de Ramos y comenzó a consumir cocaína que el imputado le suministraba manifestándole que con eso “se iba a sentir más relajada”. Además, cuando volvía a su casa, Ramos la obligaba a mantener relaciones sexuales con él.

“No tenía contacto con nadie. Si me llamaba mi mamá él ponía el celular en altavoz para controlar qué le decía. Y no me dejaba ir sola a lo de mi mamá, ni hablar con mi hermana”, aseguró la víctima.

Finalmente en junio logró escapar a pesar de las amenazas de muerte que recibía por parte del hombre.

No hay comentarios