2016, 2017: ¿Más de lo mismo?

0
1466

Consecuencias ambientales de las llamas: un ciervo yace muerto en un campo quemado, (gentileza Diario Textual)

Estamos en el horno…
…o en las urnas; ¿o, en los dos a la vez? Veamos. Estamos, evidentemente, en el horno por el flagelo de los incendios gigantescos que asolaron (y aún asuelan) nuestra provincia. La esforzada tarea de centenares de bomberos de la policía y voluntarios, de personal de defensa civil, de los municipios afectados y de los aledaños, de los brigadistas y de un sinnúmero de personas que colaboran en todos los sentidos es francamente conmovedora.
En nuestra provincia las tormentas eléctricas, el viento, la seca y las llamas, arrasan con todo a su paso. Es, realmente, una situación espeluznante que mete miedo. Se hablaba de más de novecientos mil hectáreas afectadas en La Pampa; también, en Río Negro y sur de Buenos Aires, en donde los incendios se hicieron sentir y provocaron, entre otras consecuencias, el corte de rutas que vinculan a la región entre sí, y con el resto del país.

La llegada de los ministros nacionales Buryaile y Bergman; de Agroindustria, y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, respectivamente; y del viceministro del Interior García de Luca, luego de varias reuniones de trabajo en Santa Rosa, y de viajar a La Adela, acordaron con el gobernador Verna, la atención a los productores damnificados; sea con alimento para los animales sobrevivientes. Como asimismo en lo concerniente a los demás aspectos derivados de las consecuencias de los incendios como la rotura de alambrados, trámites varios a realizar, y aportes crediticios para atender la emergencia e intentar volver a la actividad.

Si afinamos un poco la mirada, estamos también en el horno merced a una política mezquina, pusilánime y sin futuro cierto ya que de lo único que se habla en los cenáculos y en los programas políticos es, precisamente, de las urnas. Todos, ellos y nosotros, rodeados; y, por qué no, también sumergidos en ellas, sin poder escapar de su mediocre influjo. Vale recordar que a pocos días de asumir el actual gobierno nacional, en enero del año pasado, ya se comenzó a menear el tema electoral, tanto del 2017 como el de 2019.

Lo que no estaría ni bien ni mal, quizás, si la Argentina fuera un país del norte del mundo occidental, pero no es así. Somos parte del surcontinente americano, colonizado y esquilmado por siglos donde impera, a nivel mundial, la mayor desigualdad en la distribución del ingreso y de la riqueza. En el caso argentino nuestros políticos, salvo pocas excepciones, están comprometidos con una forma de hacer política exclusivamente electoralista de vuelo muy corto.
¿Su consecuencia?, el pueblo padece un panorama chato y anodino, sin expectativas reales de futuro ni líneas estratégicas que proyecten un país mejor hacia un vivir más digno para todos.

Fines y medios
Ahora bien, ¿qué es la política?; acaso, ¿se agota en el mero hecho electoral o implica algo más? Lo hemos dicho, la política es un medio y no un fin en sí mismo, y dentro de ese marco, el proceso electoral también es el medio por el cual el pueblo decide quienes han de gobernar mediante el voto.
La política, entonces, es sólo el medio que pone a los gobernantes en posesión de una posibilidad y que es, siempre, una acción solamente objetiva: hacer el bien de la patria, representado por la dignidad y felicidad de sus hijos, y por la grandeza de la Nación que nos contiene.
La alienación electoralista en la que se vive contradice la promesa o la afirmación de aquellos que pregonan que son “la nueva política” No lo son ni lo fueron; aún más, son parte de la vieja politiquería de los gobiernos conservadores de la década del ’30, donde imperaba el fraude, la proscripción de la mujer, la violencia. Época en donde las libretas de enrolamiento se las llevaban los punteros para devolverlas diciéndoles a los ciudadanos que ya habían votado. Tiempos de injusticias, de prebendas, de marginación social y de falsas lealtades que sumían a los argentinos en la ignominia de la explotación y el avasallamiento. La Argentina, era una mera factoría británica, colonizada y dependiente, en lo económico y en lo cultural. Aquellos viejos políticos, como los actuales, hacían girar el mundo alrededor de la próxima elección.
¿El país?, a quién le importa; ¿su interior profundo?, menos aún.

Otros tiempos y ¿otros hombres?
Hoy imperan las redes sociales, la cultura de la imagen y las miles de radios que de sur a norte, se extienden por el territorio nacional. La puja política es meramente chabacana y discursiva, no hay proyectos integrales ni debate sobre los mismos; las promesas electorales son incumplidas; no hay proyecto de país. Se corre detrás de los problemas ya que, al no gobernar con planificación, no se toman las prevenciones necesarias en tiempo y forma. Todo esto y mucho más, saturan a un pueblo que ya harto de discursos y de rostros sonrientes del marketing político, demanda otra concepción de la política y otro accionar que priorice el bien común. Que sea capaz de planificar a futuro, sin desoír el clamor que el pueblo manifiesta, para poder ejercer el derecho que tiene, de soñar con un país mejor sin injerencias foráneas y dueño de sus decisiones.

En síntesis, las elecciones son solamente un acto intermedio; el acto final es la obra, es el trabajo que se debe realizar desde los estamen- tos de gobierno. Las medidas a ejecutar, debidamente planificadas y acordadas, cuyo único objetivo es el bienestar de la población. Esto sería lo ideal. Mientras tanto, persistimos en el histórico ejercicio de la mediocridad y del enfrentamiento entre compatriotas de todas las edades (aún de los jóvenes, que se enganchan en los añejos vicios de “la vieja política”). Todo, por supuesto, propiciado desde adentro y desde afuera del país, por los que especulan y medran con nuestra desarticulación social y política.

¿Mientras tanto, qué? El tiempo pasa, todo sigue igual; o, peor. Resulta claro que, más allá del voluntarismo individualista, depende de nosotros que (de a poco) y pensando (otro poco), nos deshagamos, en algún momento del día, de lo que nos distrae. Que seamos capaces de observar y discernir qué país queremos dejarle a nuestra descendencia.
Para ello, antes que nada, hay que transformar el “yo”, en el, “nosotros”, hay que involucrarse, y poner el cuerpo, e interpelar a los dirigentes. Sólo de esa manera se le podrá dar sustancia, de la que carece, a la actual política sostenedora del modelo extractivista inserto en el “consenso de los commodities” impuesto a Suramérica toda. (Por Silvio Peduto – Santa Rosa)

No hay comentarios