0
958

Martini Foot Ball Club cumplirá cien años de su fundación el próximo 4 de mayo y por tal motivo se está organizando un amplio cronograma de actividades para celebrar el importante acontecimiento.
En esta oportunidad entregamos la primera parte de una reseña histórica de la rica vida institucional. Material que nos ha suministrado la vecina Viviana Lis Prato, que cumple la función de tesorera en la comisión directiva de la entidad.
RICA HISTORIA
(1º parte)
Corre el año 1916, más precisamente el 4 de mayo y aparece en sociedad, esta prestigiosa y benemérita institución social y deportiva.
Fue su objetivo primordial crecer y ayudar a otras instituciones o comisiones pro, de algo que era necesario en el pueblo.
Las personas que desde un principio integraron las comisiones demostraban ampr a su club, honestidad, seriedad, desinterés y capacidad en su accionar.
Se convocó, por ejemplo, a los asociados, para leer en Asamblea el Proyecto de Estatutos y Reglamento que regirían la vida del club. El que se aprueba en el año 1925.
Desde sus inicios, su plato predilecto fue el fútbol. Se organizó un disciplinado equipo de fútbol con jóvenes de la localidad el que enfrentó con acierto a teams de localidades vecinas. Se inscribe desde tiempos muy remotos en la Liga Pampeana, luego por razones económicas, debe renunciar y decide juntarse con clubes de localidades vecinas que tenían la misma problemática, a fin de seguir con el fútbol pero “sin necesidad de sacrificarse moral y económicamente”.
Con el fin de recaudar dinero necesario para seguir manteniendo las actividades del club o realizar alguna obra, siempre estaba presente y dispuesta, la comisión de turno para organizar romerías con orquestas locales o de la zona (en los galpones del Ferrocarril, cuando todavía no tenía sede social), espectáculos de circo, la magia del mago Falugi, corsos, campeonatos relámpagos de fútbol, tiro al blanco, veladas teatrales, con elencos locales o de localidades vecinas, “carreras de Ford T con obstáculos”, rifas, ruletas, (los premios eran cajas de bombones o caramelos y generalmente se daba un estímulo a “la vendedora que más rifas vendía”), asados, así como también hubo gente que realizaba donacio- nes de galpones, “piecitas”, trofeos) u ofrecía sus pertenencias en calidad de préstamo a fin de evitarle gastos a la institución.
Otros prestaban su mano de obra en forma gratuita, para la construcción de elementos necesarios para las actividades que se desarrollaban, y se hacían emisiones de acciones entre los pobladores allegados a la Institución.
También el Club Martini realizaba algunos eventos de manera gratuita para el socio.
Cada vez que había fútbol, debían hacerlo en terrenos ofrecidos por los vecinos (aún no había cancha propia) y al que había que rodear con arpillera, preparadas con ganchos para tal fin, y las que debían arreglarse periódicamente, para lo cual se pedían presupuestos.
Éstos encuentros futbolísticos, aglomeraban gran cantidad de público que vitoreaban entusiasta- mente al equipo albirrojo.
Frecuentemente no podía el club, participar en los encuentros de fútbol porque los jugadores debían ausentarse de la localidad para juntar maíz (época de cosecha) o porque la situación económica no le permitía.
En el año 1931, se resuelve construir una cancha de básquetbol, así que el 25 de mayo de ese eño se organiza la Fiesta Maya: disparos de bombas, inauguración cancha de básquet y partido de fútbol también.
Para los eventos con premio, se compraban, medallas de oro o de plata.
Desde el año 1932, se hacían desafíos de fútbol infantil.
El 23 de octubre de 1933 se acepta el desafío del Club All Boys de Santa Rosa por once medallas de plata.
Se cuidaba en demasía la disciplia tanto del integrante de la Comisión, como del asociado o del visitante del club. Por indisciplina las personas eran sancionadas hasta llegar a veces a la expulsión, si era necesario por el acto cometido.
A los forasteros, si no eran presentados por un socio, no se les permitía la entrada a los bailes.

El 12 de abril de 1932, se suspende, por la lluvia de cenizas, un baile organizado.
En septiembre del año 1935 se resuelve adquirir un tinglado. En diciembre del mismo año se compra la gramilla para la cancha, a la Casa Blas Picadi- Corrientes. Se adquieren plantas de eucaliptus y paraísos, para el campo de deporte y se establece que la cancha se hará con sentido Este – Oeste.
Participa el Club Martini, en la comisión Pro- Mástil de la Plaza y en junio de 1940, la Comisión Directiva concurre a la inauguración.
En agosto de 1940, un integrante de la Comisión propone la construcción de un salón para lo cual se necesitaría fabricar 70.000 ladrillos. Los haría el señor Celestino Cabrera.
A través de una encuesta a los socios de la institución, se resuelve construir el edificio propio del Club Martini, en el mismo lugar donde se halla emplazado el tinglado.
Se inicia la construcción pero el 31 de diciembre, habiéndose levantado la totalidad del salón, se reúne de urgencia la Comisión del Club, dado que una fuerte tormenta de viento arrasó con el edificio recién construido.
Se decide emitir nuevas acciones y solicitar un subsidio a la Gobernación del territorio.
En un plazo de sesenta días debería estar nuevamente terminado. Correría una multa para el albañil por cada día de atraso.

En el año 1953 se aprueba el reglamento “Convenio explotación de la cantina”. Resultan adjudicatarios de la misma los señores Ramonda Hnos. quienes proponen a la Comisión del Club, la instalación de un cine, siendo aceptada como una muy interesante propuesta, para lo cual se establecen también ciertas condiciones a cumplir, entre otras que el equipo debía tener una casilla contra incendios.
Continúan los Bailes de Carnaval y las donaciones del Salón a algunas instituciones que requirieren cubrir una necesidad para bien del pueblo. A los particulares se les cobraba un alquiler.

Por el año 1957 se planifica la construcción del escenario. En el año 1959, el Club Martini adquiere la máquina de cine por propuesta de los señores Roberto Moñux y José Luis Ariaudo, considerando la importancia de exhibir películas en la sede social
El 21 de septiembre de 1964 se le otorga la Personería Jurídica al Club. Y el 21 de febrero del siguiente año, se decide la construcción de la Entrada: arco, tejido de alambre a ambos lados, boletería y dos vestuarios con duchas e inodoros, siendo el constructor el señor Francisco Ranzini.
En 1967 y siendo presidente de la institución el señor Rodolfo Fava, aparece el proyecto para construir la pileta de natación la que es inaugurada en diciembre de 1971.
Trabajó para ello como era de costumbre, una Comisión PRO.

En el año 1977 vuelve la Liga del Norte, ese año la segunda división fue campeón invicto. En el año 1978, y continuando con la edificación, se comienza a planificar la construcción de la cancha de bochas.
Y… como el fútbol nunca se detuvo en el Martini, porque siempre estuvo mezclado con clubes de la zona y de provincias vecinas, en 1978, se obtuvo el título de sucampeones de la Liga del Norte en primera y segunda divisón.
En el año siguiente se le ofrece a jugadores, cuerpo técnico y simpatizantes un agasajo por el triunfo futbolístico que se vuelve a repetir, al año siguiente (1980) “época de oro para el fútbol rojo y blanco”.

En 1979, comienza la limpieza del terreno al Sur del Edificio para construir el polideportivo, (playón, vestuarios y baños), la primera división de futbol se consagra campeona. Y al año siguiente se agasajan nuevamente a los jugadores de Primera y Segunda división con cena y baile.

El 9 de octubre de 1980 se jugó la última fecha del campeonato de la Liga del Norte de La Pampa donde el equipo de primera división se consagró campeón.
El partido para definir el campeonato de la categoría segunda se jugó en el mes de noviembre y se impuso con el primer puesto.
Se organizó una fiesta en el playón polideportivo en homenaje a los campeones.

En 1981, continúan los logros deportivos, esta vez aparecen las Bochas con sus triunfos.
El club recibe a la Vírgen de Luján, homenajeándola con un fogón criollo con buena presencia de público y la participación de guitarristas, acordeonistas, el coro de la Capilla y quien quisiera participar.
Dados los importantes logros obtenidos en el fútbol, se invita al señor Artusso de Gral Pico, a una cena para contratarlo como kinesiólogo para el próximo campeonato.
se realiza una domada para recaudar fondos para participar en el mismo.

Y su accionar no se detiene, en 1984, se decide la ampliación y remodelación de la cantina, ampliación de los baños del Salón y se crea la escuela de futbol con la asistencia de treinta y un niños bajo la dirección técnica de los señores Juan Carlos Rodriguez y Nestor Vernetti.
Por estos tiempos el Club se integra aún más a la sociedad, participando en la Comisión local del Congreso Pedagógico Nacional, siendo invitado por la Municipalidad.
En 1986 también el Banco Hipotecario Nacional entrega al MFC un crédito para construir treinta y tres viviendas (Barrio Zona Oeste del Pueblo).
En 1987 se resuelve instalar la iluminación de la cancha de Papi Fútbol.
Pasados dos años se crea la Escuela de Fútbol, a cargo del profesor de Educación Física Claudio Favio que llevaría el nombre de “Fernando Ariaudo”, brillante jugador de fútbol.

Continúan las fiestas en forma conjunta con otras instituciones del medio (Damas Católicas, Centro Juvenil Agrario, más tarde).
La realización de los actos del 9 de Julio organizados por la Escuela N°30 en el Salón M.F.C.
A solicitud de la Dirección de Cultura local, se presta el salón para que en la Fiesta de los Inmigrantes las colectividades participantes usen ese lugar para vestirse.
También la pileta se utiliza en forma mancomunada con el Municipio, desde el inicio de las vacaciones (Programa provincial de verano).
Se firma un convenio con la Casa de la Juventud para el arreglo y uso del terreno que está detrás de la Escuela N°30.
Se prestan las instalaciones también para dar el almuerzo a los niños participantes en la Feria de Ciencias de La Escuela N°30.
Para realización de campeonatos de truco: ‘truqueadas’ de la Tercera Edad.
Se organiza la Fiesta de Reyes en sociedad con la Comisión de Cultura local.
El club no abandona su solidaridad y ofrece casas desocupadas del Barrio Oeste, a familias que tuvieron que ser evacuadas dado un fenómeno climático que azotó la localidad en 1990
Aparece en 1990 un nuevo deporte: el paddle, y con él, la cancha.
Las inclemencias del tiempo lo siguen azotando pero no claudica esta intachable Institución.
Se forma un grupo de trabajo que remataría las chapas del Poli para adquirir nuevas y así refaccionar las instalaciones sumado a un subsidio entregado para tal fin.

No hay comentarios