40 aniversario del Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976

0
965

Cuarenta años atrás, el peronismo en el gobierno era derrocado por un golpe de estado que no sería un golpe más.
El autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional” constituirá el más sangriento golpe institucional no sólo de la Argentina, sino de toda Latinoamérica cuyos países por aquellos años, se hallaban mayoritariamente gobernados por dictaduras.
La dictadura cívico-militar procesista tuvo como objetivo acabar con el peronismo, con los peronistas y con todo lo que tuviera que ver con las políticas de dignificación del pueblo que el Justicialismo como expresión popular, llevara adelante en todos sus gobiernos. De eso se trató, nada más ni nada menos.
Esta dictadura genocida, antinacional y antipopular, constituye la versión corregida y aumentada del terror desatado por quienes bombardearan y ametrallaran la Plaza de Mayo y calles aledañas el 16 de junio de 1955 y tres meses más tarde, el 16 de septiembre de 1955, derrocaran al gobierno del ex presidente Juan Perón.
En esta última fecha debemos ubicar el hito que señala la puesta en ejecución de un plan estratégico con políticas en sentido inverso a las que el gobierno desarrollaba.
La dictadura cívico-militar de la “revolución fusiladora”, gestó y ejecutó un proyecto de país, anti- nacional y antipopular, basado en el resentimiento y en la imposibilidad de soportar que los sectores del trabajo, y los argentinos históricamente más humildes y desprotegidos, viviesen un poco mejor.
A pesar de los fusilamientos, de las persecuciones, las cárceles, de los despidos arbitrarios, las torturas, las intervenciones de los gremios; de la infiltración, que intentaron tanto de un extremo del arco ideológico como del otro; pese a todo ello, no pudieron con el pero- nismo y con su historia de digni- ficación nacional.
Por eso el golpe del 24 de marzo de 1976, ejecutará desde las estructuras del Estado -que debía ser el gerente del bien común de los argentinos- una sangrienta política de terror y de entrega a los poderes foráneos, como jamás ocurriera en nuestra historia patria.
Los argentinos tuvimos el raro privilegio y el nefasto honor de acuñar un término que hoy, en todo el mundo, cuando se lo cita y escribe, se lo hace en letra cursiva y en castellano: “desaparecido.”
Los 30.000 desaparecidos fueron en su inmensa mayoría trabajadores, los había de todos los colores políticos, predominaban los peronistas.
Hombres y mujeres que padecieron lo inimaginable, por soñar y bregar por un país mejor; más digno, más solidario, más integrado social y culturalmente.
Por anhelar una Argentina justa, libre y soberana; con una Patria Grande suramericana unida y un pueblo dignificado a través de políticas ejecutadas desde los distintos estamentos del Estado.
Hoy, luego de cuarenta años, sumamos nuestra voz de repudio frente al horror desatado, a la sangre derramada y a los sueños derrumbados por los represores y delincuentes de lesa humanidad que conformaron la dictadura cívico-militar.
Expresamos nuestro más tajante y expreso repudio al golpe de estado genocida del 24 de marzo del ’76 y a la vez, en esta semana de rememoración por la Memoria, la Verdad y la Justicia, nos solidarizamos con los argentinos y las argentinas que, sin distinción de ningún tipo, sufrieran cárceles, persecuciones, violaciones, torturas; como asimismo, con nuestros compatriotas que aún se hallan buscando a sus familiares desaparecidos.
Queda claro que, de aquí en más, como venimos haciéndolo desde 1983, el camino a recorrer continúa siendo el de la tolerancia y el respeto.
También lo constituye la lucha cotidiana enfrentando al egoísta que todos llevamos dentro; del mismo modo, lo es la senda de la solidaridad y la fraternidad que debemos evidenciar y poner en práctica entre nosotros, con el fin de afianzar la nación que recibimos de nuestros mayores, y que debemos dejarles a nuestros hijos y nietos: una patria más digna, más entrañable y más acogedora.
Conjuntamente, demos a conocer y breguemos por estos valores que hacen a nuestra dignidad como seres humanos, de modo permanente y cotidiano, sin estridencias ni fatigas, como la gota que horada la piedra. (Silvio Peduto – Santa Rosa)

No hay comentarios