Acusó a su expareja por acoso y amenazas

0
1110

De acuerdo a la denuncia, un hombre oriundo de General Pico le envió imágenes con balazos en la cabeza a una joven que reside en Macachín.

En diálogo con El Diario, una joven oriunda de Macachín contó detalladamente la angustiosa situación que le toca vivir a raíz de los acosos y amenazas reiteradas que recibe de un hombre de General Pico que fue su pareja. La víctima, que denunció los hechos ante la Policía y la Justicia, contó que el sospechoso le envía mensajes intimidatorios a través de cuentas falsas de Facebook y que inclusive le mandó una foto de ella con disparos en su cabeza, colocados con algún programa de computadora.

J.D. es una joven de la localidad de Macachín que vive un “verdadero infierno”, que comenzó, según le relató a El Diario, un año y medio atrás, cuando conoció a un piquense de apellido Cavalotti, con quien entabló una relación sentimental, primero a distancia, y luego el hombre buscó trabajo en Macachín y se fue a convivir con la denunciante hasta tanto consiguiera un lugar económico para alquilar.

Celos enfermizos
En los dos meses que vivieron juntos se dieron diversas situaciones que llevaron a la joven macachinense a cortar la relación y echar de su hogar al muchacho, lo que fue el detonante de graves hechos que se suscitaron en las últimas semanas.

“Es una persona sumamente obsesiva y celosa, no me dejaba usar una calza o pintarme, llegó al extremo que le molestaba si me iba a bañar. Yo me despertaba de la siesta y lo tenía sentado al lado mío mirándome y llorando, porque se hacía la cabeza que yo estaba con alguien”, relató J.D. y agregó que “tenía que esconder el celular porque me lo revisaba constantemente”.

Además “no quería que hablara con ningún hombre y yo tengo a mi patrón que es hombre. Tengo una hija de 9 años y tenía que tener comunicación con el papá de ella por el hecho de tener una hija en común y era una lucha constante porque a él le molestaba”.

Ruptura
Cuando la entrevistada echó al hombre de su casa, Cavalotti comenzó a enviar mensajes de texto. “Me mandó por Whatsapp una foto mía, de mi perfil que había bajado, y le había escrito “me pareció ver un gatito”, entonces yo no le contesté y me puso “seguí haciéndote la estrellita y vas a ver que a las estrellitas también se las baja” y como no le respondí me puso “nos vamos a ver pronto”, relató la joven.

Asustada por la actitud de su expareja, J.D. radicó una denuncia en la Comisaría Departamental de Macachín el domingo 11 de septiembre. Luego, “cuando a él lo notificaron, me habían mandado una solicitud de un Facebook trucho que se llamaba “Vendetta Venganza”, y tenía dos mensajes, donde me había mandado dos fotos mías, donde en una tenía dibujado dos tiros, uno en la frente y uno en la sien, y salía degollada. Me puso “prontito más fotitos, prontito nos veremos”. Obviamente fui a la Comisaría a ampliar la denuncia acá en Macachín y después al otro día me fui a Santa Rosa, a la Comisaría de la Mujer a la tarde, y al día siguiente fui a Fiscalía”.

La causa recayó en la doctora María Rivero, de la Fiscalía Temática de Violencia Familiar y de Género, de donde se tramitó una orden de restricción de acercamiento que fue emitida el pasado viernes. “Me dijeron que lo iban a notificar, pero yo, conociendo como es él, siento que en realidad como que le prendí la mecha, va a ser peor, pero al ver una foto mía así y tener una hija, una orden de restricción no me es seguridad, pero al menos si me pasa algo que la gente sepa que fue él”, expresó angustiada.

No hay comentarios