“El agronegocio, un faro que ilumina”

0
613

Patricio Eleisegui

(por Silvio Peduto – Santa Rosa).- La Primera Feria Provincial del Libro deparó varias sorpresas, gratas por cierto. Fueron casi veinte actividades ligadas a cuestiones socioambientales; como, talleres varios, proyección de documentales, prácticas agroecológicas, charlas y debates, y presentaciones de libro. Esos días, concitaron el interés de un público con expectativas e inquieto.
Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Patricio Eleisegui quien presentó la segunda edición, corregida y actualizada, de su libro “Envenenados. Una bomba química nos extermina en silencio”.
Periodista y escritor es editor de Negocios en el diario económico “Infobae Profesional”; en la tarde apacible del sábado pasado, presentó una nueva edición de su obra que es la primera investigación periodística (la primera edición es de noviembre de 2013) que denuncia las consecuencias del uso indiscriminado de agroquímicos y transgénicos en nuestro país.

– Leemos que nació en 1978, es licenciado en comunicación social por la U.B.A., que escribió cuentos, novelas; que en 2014 publica “Fruto de la Desgracia”, investigación inherente a la producción de arándanos en Entre Ríos con el uso de un cóctel cuyos ingredientes son los agrotóxicos, el trabajo esclavo y la mano de obra infantil.

¿Cómo nace, en qué momento, y por qué esta cuestión de abordar la temática del modelo del agronegocio basado en el monocultivo sojero transgénico y contaminante?
– Es una pregunta muy personal. Podría contestar, por un lado, con lo estrictamente profesional y por otro, con una cuestión personal también; a nivel de uno, con los valores que lo animan como ser humano. En mi trabajo, en iProfesional, que fue en su momento una parte de Infobae, hay periodistas de muchos años.
Ellos trabajaron en un periodismo diferente también, conocen otra manera de hacerlo en las redacciones, tienen respeto por lo que dice el entrevistado, no se tergiversaban tanto como ahora un montón de cuestiones.
Uno de ellos siempre me dijo: “un periodista tiene que hacer por lo menos un libro de investigación en su vida, porque es el momento en el cual uno es cien por ciento periodista. Sin ningún tipo de presión”.
A partir de ahí la realidad es que siempre tuve la inquietud de cómo sería trabajar un libro de investigación; uno en la facultad, lee a Truman Capote, a Rodolfo Walsh, conoce a todos los próceres. Soy del interior, aunque nací en Trenque Lauquén, fui criado en Sierra de la Ventana, esa es mi tierra, y siempre tuve curiosidad por los medios del interior, comprar los diarios del lugar, leer qué pasa.

El porteño no tiene esa curiosidad, no te lee el diario de Mendoza, no le importa lo que pasa en Mendoza. En esa búsqueda, en esa curiosidad de las noticias del día a día, esto lo hago a diario, ver las noticias de lo que pasa en Entre Ríos, en Misiones.
Encontré que había muchas denuncias sobre la cuestión de intoxicaciones con pesticidas, denuncias de escuelas fumigadas, etc. Entonces, ¡no sé!, surgió una incógnita y sentí la necesidad de seguirla. Preguntarme qué pasa con esto y mi aproximación fue como la de cualquier persona con la diferencia que tengo un teléfono y trabajo en un diario.
Entonces tengo otras ventajas, digamos. A partir de ahí fue, entender qué era la soja transgé- nica, que era un transgénico, qué era el glifosato; o sea, en un punto, cuando querés acordar te metiste en una estructura comercial, económica, financiera y política que sostiene todos los proyectos que funcionan hoy en el país. Entonces fue eso; avanzar, fue encontrar, primero, los datos principales de cómo funciona el modelo. Después fue acercarse al sector médico-científico para entender bien si había estudios o no que probaban estas cosas y al final de cuentas fue llegar a las víctimas que fue la etapa más difícil.
El acercamiento a las víctimas y entender qué era lo que había pasado y poder escribirlos sin quedarse uno en el shock de encontrarse con Fabián Tomasi.

La imagen de Tomasi ilustra la tapa de la primera edición de “Envenenados”. Impacta, es dolorosa y, a la vez, es el ejemplo vivo de los efectos de los agrotóxicos; padece entre otros males una polineuropatía tóxica severa que afectó todo su organismo. No hay nada que se pueda argüir luego de contemplar su foto y escucharlo contar sus días como ayudante en campos que se fumigaban, y su apego al nuevo destino que le deparó la agricultura industrial de insumos: ser un militante de la vida y exponer, ante el mundo, ya no sólo en nuestra patria, lo que nos puede llegar a pasar a todos si no se reacciona a tiempo.

EL MODELO NO SE TOCA
– Con el desastre producido por las inundaciones en la zona núcleo del monocultivo de soja, ¿algo podría llegar a cambiar?, qué piensa al respecto.
– El sector productivo si hay algo que trata de separar todo el tiempo es la inundación de la actividad que realiza. Le van a echar la culpa a todo, al cambio climático, a que uno hace un canal clandestino y le manda el agua al otro, a la situación de las jurisdicciones, que hay obras que no se realizaron en todas las gestiones provinciales, especialmente en la de Scioli en Buenos Aires.
El tema del agua lo sigo de manera permanente, hablo seguido con los intendentes, esta semana redacté una nota sobre el tema. El ministerio de Agroindustria de Buenos Aires en ningún momento pone en discusión el modelo productivo. Considera que las inundaciones son una herencia política de Scioli y de las obras que no se hicieron. Hay una parte de verdad en esto; del mismo modo, hay una parte de verdad en el hecho que las precipitaciones han cambiado; y, lamentablemente, no lo relacionan con que el cultivo de soja absorbe menos agua y que hay un desmonte bárbaro. Creo que no va a cambiar; para mí, insisto, la Argentina hace mucho tiempo que tomó la decisión. Tenemos una cultura de más de veinte años de producir así, debemos ser punta de lanza en lo que es la aplicación de biotecnología y lo que es la profundización de la siembra directa y la utilización de pesticidas.

Así nos enfermemos todos…
– Si uno analiza la posición argentina, nos damos cuenta que nuestro país es el gran contaminante del Cono Sur americano, porque la soja transgénica a Brasil ingresa por Argentina, los brasileños le dicen la “soja Maradona”.
El modelo del Uruguay lo introduce Grobocopatel cuando ve que comienzan las retenciones en la Argentina traslada todo su sistema productivo a Uruguay; en Paraguay pasó exactamente lo mismo: las primeras semillas de soja ingresaron desde Argentina.
Entonces nosotros lamentablemente no somos una suerte de “víctimas” sino un faro, lamentablemente, a nivel del Estado y nivel del sector privado, que tiene que iluminar al resto de los países. Grobocopatel fue asesor de Chávez, a mi me lo dijo él mismo, y también de Juan Manuel Santos presidente de Colombia. O sea, hay una decisión -insisto- de profundizar el modelo. Si va a haber un cambio no va a darse por el drama sanitario, no lo veo, porque tenemos 40% de muertes por cáncer en algunos lugares de Entre Ríos y no se le mueve un pelo a la gente, quizás debamos llegar al 80%; quizás, ahí sí.

– La segunda edición de su libro; ¿qué tiene de diferente respecto de la primera edición de diciembre de 2013?
– Se actualizó la información económica principalmente el tema de los números económicos del kirchnerismo sobre todo porque fue la gestión que más trabajó con el modelo y al mismo tiempo se incluyeron algunos casos nuevos por ejemplo el de Alexa Teves que es una chica de América, partido de Rivadavia, provincia de Buenos Aires. Alexa tuvo un bebé, Eloy, que nació con múltiples malformaciones y que falleció a las 48 horas de nacer justamente por el cúmulo de malformaciones que tenía. El caso de Luis Lucero empleado de la municipalidad de Trenque Lauquen, él trabaja en el basural; con la máquina que estaba manejando pisó un bidón que tenía una mezcla de 2, 4D con glifosato, eso lo bañó completo. La intoxicación que sufrió fue muy fuerte, la municipalidad supuestamente hizo un rastreo en la zona, no encontraron ni siquiera el bidón. Pero, bueno, la municipalidad de Trenque Lauquen tiene un largo derrotero de irregularidades como el de haber hecho acopio de agroquímicos en bidones en la estación del tren de la ciudad. Protegieron a Ferro Expreso Pampeano que tenía los bidones ahí para hacer limpieza en las vías. Todo quedó en la nada; y, lo que sí, se debe destacar es que la disputa con ellos demostró que se violaron las normativas propias del municipio y al mismo tiempo, la empresa quedó protegida por el estado municipal.
La nueva edición tiene también un toque más personal acerca de lo que pasó de 2013 hasta ahora, tiene una introducción que nunca tuvo; tiene un epílogo que es abierto, por supuesto, porque esta historia va a seguir. En un punto explica qué pasó hace cuatro años: con qué nos encontramos cuando hicimos la primera edición y de repente, cuatro años después, ver que todo ha empeorado. Que todos los casos que estaban en la primera edición, han empeorado.
La batalla es despareja: mientras los casos de afectados no dejan de aparecer, al mismo tiempo el sistema vigente se ocupa de inundar las opciones alimenticias con productos surgidos de los campos fumigados. Alrededor de mil artículos que se comercializan en supermercados contienen derivados de soja o maíz tratados con agroquímicos cancerígenos como el glifosato o el 2,4D.

LA ESPERANZA VIENE DESDE ABAJO
– Como comunicador y escritor; y, por supuesto, como argentino y latinoamericano comprometido con un tema terrible que vulnera a unas 12 millones de personas que se obstinan en vivir en el medio rural o en los pequeños pueblos de la región pampeana argentina. Allí donde impera la lógica que se sintetiza, en “si te querés quedar acá, báncate lo que venga, fumigación incluida, caso contrario, andate…”
– …las escuelas rurales son una gran molestia.

– En este marco, ¿cómo vislumbra el futuro que tenemos delante en relación a este modelo perverso?, ¿las luchas socio-ambientales jugarán en esta problemática?. ¿Ve alguna salida?
– Si; yo, te digo, siempre fui muy pesimista con relación a lo que he visto en los últimos años porque claramente hay un retroceso en la situación. Lo que sí noto también es que hay una organización que antes no se daba, tenemos hoy acciones nucleares, diría, en los pueblos; sobre todo, con los colectivos vecinales, con la situación de las organizaciones.
Eso, cuando inicié la investigación en 2011/12, no existía. Ha cambiado muchísimo y creo que la esperanza viene justamente por el lado de los colectivos pequeños que vaya irradiando, que haya un efecto como de mancha de aceite.
Desde arriba no hay ninguna solución; no, va a ser desde abajo, y a fuerza de, como dice Medardo Ávila Vázquez: “bueno, parece que necesitamos más cáncer para reaccionar; bueno, vamos a tener más cáncer”. Fui a la clínica donde atiende el doctor Ávila Vázquez, en Córdoba. La verdad, te digo, fue la única vez en la que, mirá que he viajado por todos lados y conocido muchísimos casos, la situación de los nenes que llegan a la clínica de madres de zonas fumigadas, cuando fui a ese lugar, fue la única vez que me dije: no tendría que haber venido acá.

Alimentos saludables para ellos y ¿para nosotros qué?
Muy serio, Patricio nos confiesa “Lo que noto es que el mundo está empezando a pedir alimentos orgánicos y Argentina como proveedor de alimentos, va a tener que cambiar la matriz. Sé de muy buena fuente que Beatriz Giraudo, ex presidenta de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid) y actual coordinadora de Políticas de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Agroindustria de la Nación, estuvo de visita en varios países europeos sobre todo en Francia, habló con clientes que ya están demandando alimentos orgánicos.
Ella les dijo: está bien, nosotros vamos a impulsar la producción agroecológica en provincia de Buenos Aires; y, a la vez, les pidió que no demonicen los pesticidas ni digan que en la Argentina tenemos este problema, y que vamos a reorientar la producción porque nos están obligando ustedes.”
El evidente maridaje entre los Estados y las corporaciones es tal que impide que a esta catástrofe sanitaria y ambiental se le de fin.
Como hemos dicho y repetido; salvo algunas excepciones de partidos políticos pequeños, el oficialismo y la oposición que convocan mayoritariamente a la ciudadanía, están de acuerdo en proseguir con el modelo. La pregunta: hasta cuándo será, y si llegaremos a ver su fin. Como bien señala Eleisegui en el epílogo de su nueva edición: “Los tiempos difíciles requieren posiciones graníticas.”

No hay comentarios