Alumnos de la Escuela 52 obtienen primer premio en concurso nacional de Educación Vial

0
398

El primer premio fue obtenido por los alumnos de 6º grado de la Escuela Nº 52 “Nicolás Avellaneda”, de Coronel Hilario Lagos, acompañados por la docente Bibiana Angélica Echart; habiendo recibido por parte de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (organizadora del concurso): una videocámara digital HD, una notebook, un set de micrófonos y un LED proyector; además, 20 ejemplares del libro “Cuentos para Transitar” donde se incluyen los diez seleccionados, junto con un comentario individual desarrollado por los miembros del jurado.
Los flamantes escritores son: Guillermina Guadalupe Bocchio Jáuregui, Martina Bernarda Cancio, Guadalupe Milagros Fernández, Máxima Geraldine Gastaldi, Sofía Karina Membredes, Silvia Elena Nuñez, Martina Quiroga, Gianella Tuya, Franco Demián Aiassa, Alberto Darío Britez, Matías Figueroa Giordana, Lautaro Gil, Milton Octavio Gomez, Rodrigo Ismael Ledes- ma, Alfredo Alejandro Umere y Jairo Pedro Javier Vargas.
Más de 200 escuelas de todo el país participaron del citado concurso que tiene como objetivo de promover un uso más responsable y solidario del espacio público.
Se trata de dos concursos, “Un cuento para transitar” destinado a escuelas de nivel primario, que consignó la producción de cuentos e ilustraciones, y “Jóvenes por un cambio de cultura vial” donde participaron escuelas de nivel secundario con la elaboración de cortome- trajes vinculados a la temática.
JURADO DEL CONCURSO:
Graciela Repún: escritora argentina, coordinadora de talleres literarios que ha recibido distinciones como: Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil y el White Ravens de Munich.
Florencia Esses: promotora de la lectura en la Escuela “Mundo Nuevo” y en diferentes programas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Marcelo Spotti: profesor de Semiótica y Creatividad en Buenos Aires, Madrid y Estocolmo.
COMENTARIO DEL JURADO:
El cuento refleja claramente la temática específica del concurso. En este caso, el marco es la calle a la salida de la escuela.
Carteles de tránsito, conos, sendas peatonales, aparecen promoviendo el uso responsable del espacio público, desde una mirada humorística en la que los animales son presentados con una actitud responsable y solidaria.
Las peripecias se suceden con naturalidad y frescura y está muy bien trabajada la necesidad de los pequeños (en este caso los animales) de llamar la atención a los grandes (los niños) sobre sus conductas. El remate, muy logrado, es integrador: todos los personajes tienen un rol.
EL CUENTO
“Benito: El gusanito inspector de tránsito”
Había una vez un gusanito llamado Benito, que vivía en el estanque de la huerta de una escuela, junto a sus amiguitos, Tina la mariposa, el caracol Romeo y su hermana Abril, la rana Renata y las hormiguitas Bernarda y Angélica.
Un día Benito salió a recorrer la escuela: Pasó por los patios, por debajo de los árboles, por las aulas y también por la sala de computación. En eso se encontró con la entrada principal, donde estaban formados los niños para salir, esperando con ansia llegar a sus casas.
De pronto sintió un temblor y se vio escapando de los pisotones, entre tanto revuelo, terminó enganchado en los cordones de Lorenzo, un alumno de la escuela.
De ahí podía contemplar lo mal que circulaban los niños por la calle, excepto su transporte gigante: los ve cruzando por la calle en diagonal, saliendo por detrás de los autos estacionados, jugando carreras en bicicletas, mientras que Lorenzo seguía comportándose según las normas de tránsito, Benito logra desprenderse de la zapatilla.
El gusanito, que sabía cómo circulaban los niños por la calle fue a pedirles ayuda a sus amiguitos del estanque.
La primer idea que le surgió fue colocar señales de tránsito en las esquinas de la cuadra, pero fracasó; porque los carteles eran diminutos y los niños no podían divisarlos.
A su amiga Angélica, la hormiga, se le ocurrió colocar conos sobre sus hombros para que los vieran, los esquiven y crucen por donde corresponde, pero no funcionó, porque los patearon y:¡puum! Se cayeron.
Después de tantas y tantas ideas se les ocurrió una genial: pintarse el cuerpo de color naranja, con una calabaza de la huerta, para poder ser vistos y advertir a los niños sobre los riesgos que corren, porque al salir de la escuela no miran hacia ambos lados para cruzar y tampoco tienen cuidado con las bicicletas y autos.
Para esto tuvieron que pedir ayuda al conejo Juancho que se encontraba tranquilamente comiendo. Al instante que escuchó la explicación de Benito, aceptó la propuesta de colaborar en proteger la seguridad de los niños.
Por suerte, esa tarde, un alumno al alimentarlo olvidó poner la traba a su jaula.
Cuando encontraron la calabaza adecuada, Juancho empezó a roerla hasta que se partió en dos y así todos se zambulleron en ella.
La rana Renata opinó que eran muy pocos, entonces con Tina, la mariposa, fueron a buscar a más reclutas.
Mientras tanto, el conejo seguía rompiendo calabazas.
Una vez que estuvieron listos, partieron hacia el playón donde comenzaron a bailar y a cantar, tratando de llamar la atención de los niños, para poder darles su mensaje. En ese momento se escucha el timbre. Comienza el recreo.
Todos salen corriendo sin prestar atención al espectáculo, salvo Lorenzo que se sorprendió al ver aquellas cositas naranjas moviéndose.
Al inclinarse pudo observar que eran pequeños animalitos que intentaban decirle algo, pero él no entendía; entonces ellos comenzaron a escribir en el piso con la tintura que tenían sobre su cuerpo, las siguientes palabras: “Sean cuidadosos”.
Lorenzo asombrado, fue a buscar a sus compañeros y al volver descubrió una nueva frase, en la que decía: “Si las señales de tránsito repartieran golosinas todos les prestarían más atención”.
Al leerlo todos empezaron a reír porque no podían creer lo que ocurría.
Entonces Lorenzo les hizo comprender que no era natural que los insectos actuaran de esa manera y que debían preocuparse, por eso, desde ese momento todos comenzaron a actuar correctamente, al entrar y al salir de la escuela, respetando las normas de tránsito como peatones.
De ahí en adelante, el gusanito Benito, fue reconocido por toda la comunidad como un referente de la Educación Vial.

Compartir
Artículo anteriorRadios- Online
Artículo siguienteAtardecer cultural

No hay comentarios