Alvear hablemos de autismo

0
813

Cada año, el 2 de abril, el movimiento asociativo del autismo de todo el mundo celebra el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo, con el objeto de concienciar a la sociedad sobre este tipo de trastorno y promover la inclusión social de las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA).
Intendente Alvear no estuvo ajeno al movimiento de concientización, porque una mamá con hijo autista se mantuvo muy activa durante estos días con el fin de hacer conocer a la sociedad de que se trata este complejo trastorno neurológico y la vez alentar a otros padres con el mismo problema en crear un espacio de encuentro en la comunidad, denominado Alvear hablemos de autismo, y de esta manera formar una especie de sede local con la finalidad de tender puentes con la Asociación Padres TEA La Pampa.
El Norte en movimiento mantuvo contacto con Victoria de Chiara, psicóloga, que llegó desde Bueos Aires y está instalada en Intendente Alvear hace tres meses aproximadamente y con la vecina María José Gonzalo, mamá de Cayetano, un niño de 5 años, diagnosticado hace 2 años del trastorno autista.
“Trabajo con chicos que tienen diferentes trastornos de neuro desarrollo entre los cuales se encuentra el espectro autista que afecta a 1 de cada 68 niños. Esta estadística está creciendo cada vez más porque se fueron perfeccionando los mecanismos de detección y de diagnóstico pero también porque está habiendo cada vez más casos de autismo y tiene que ver con factores genéticos”, explicó la profesional
“Se cree que hay influencia de factores externos que inciden en el desarrollo autista, un chico con cierta vulnerabilidad genética o un chico con vulnerabilidad neurobiológica que frente a ciertos estresores ambientales como puede ser el tacto con ciertas toxinas ambientales o problemas intestinales que lo tiene más o menos el 50 % de chicos y ciertos alimentos precipitarían el desarrollo del autismo”, dijo.
“Y también un poco con algo que tiene que ver con la forma en la que vivimos. Hoy en día estamos empezando a pensar un poco en esto porque se contrapone a lo que hace muchos años se pensaba, que el autismo estaba asociado a padres fríos, a padres pocos empáticos y esto se desterró totalmente y es algo que hace al tema de la concientización porque todavía hay estigmas a relación a esto”, subrayó.
LA MAMÁ
María José Gonzalo, mamá de Cayetano de 5 años, diagnosticado hace 2 años con autismo, dijo que “empezamos a notar en nuestro hijo algunas ‘cositas’ que nos llamaba la atención y nos decían: es hijo único de una mama grande, no va a la guardería, quizás la gente creía que Cayetano se comportaba de cierta manera por culpa de la crianza, y casi dejamos de pasar 4 o 5 meses que podríamos haber adelantado en el diagnóstico y por mi insistencia llegué a la consulta con la neuróloga y le hicieron unos test y como era muy chico nos dijeron que era un retraso en el lengua tiempo antes podía haber estado tratado ese nene”, sostuvo.
“Ese nene tiene que haber pasado por muchos problemas en todos los ámbitos y por ahí miran al tuyo y te dicen que era mal criado, muchas veces he escuchado eso sobre Cayetano, la mirada esa de “es por como lo cría la mama” y es por desconocimiento”.
“Entonces mi interés es que se conozca, que se sepa, que se hable, que se le pierda el miedo a la palabra autismo. Conozco otros casos y me parece que somos muchos y acá estamos solos en otros pueblos o localidades los padres están unidos o localizados entonces eso enriquece el tratamiento de todos, porque lo que le sirve el tratamiento a mi hijo le puede servir a otra mama y así nos apoyamos todos”.
“Si hay un caso cada 70 chicos quiere decir que acá en Alvear tiene que haber muchos casos , para mi es hora de empezar a llamar las cosas por su nombre y decir mi hijo tiene este problema y lo ayudamos de esta manera y que la gente conozca como ese nene ve el mundo para que puedan entenderlo”, enfatizó María José.
“¿Qué puedo hacer yo para tomar conciencia?. Mi idea fue utilizar el municipio y lo que hice fue sacar fotocopias de proyectos que tenía de charlas que había dado un profesional muy importante y de carteles de “Hablemos sobre autismo”.
“Me acerqué hasta la municipalidad para repartirlos y pegarlos en lugares visibles. Hablando con el intendente salió la idea de hacer una entrevista en la televisión, de hacer una nota en El Norte, me llamaron de una radio y también dije que si porque siempre hay que hacer algo más, me gustaría dejar un contacto para que cualquier otro papá quiera acercarse y participar. Nosotras estamos con la idea de formar un grupo de papás acá, que llamaremos: Alvear hablemos de autismo”.
“Hace un año me sumé a un grupo que hay en General Pico, con muchos padres y con excelentes profesionales, una fonoaudióloga y una psiquiatra que también forman parte. En realidad quienes tienen la bandera ahí son los padres, la misma que podemos llevar nosotros si no juntamos en Intendente Alvear. Quién quiera hacerlo puede acercarse a nosotras”, culminó María José.

No hay comentarios