“El cuidado de la casa común”

Diecisiete días antes que el Papa Francisco recibiera al presidente Macri en El Vaticano, nuestro corresponsal en Santa Rosa remitió al Sumo Pontífice, por Correo Argentino, la carta que se puede leer a continuación de esta introducción. Está vinculada a un tema neurálgico del presente como lo es el ambiental. En particular, lo que atañe a la agricultura industrial de insumos, transgénica y contaminante, que arrasa el campo argentino, enferma a sus hombres y mujeres, y expulsa a la población.

La carta (Exclusiva para El Norte en movimiento)
Tengo suma complacencia en dirigirme a Ud., agradeciendo a Dios Padre la ventura de poder hacerlo, con el objeto de transmitirle una inquietud que hace ya dos décadas desvela y ocupa a millones de argentinos.
La misma está en íntima relación con su Encíclica “Laudato Si’” que advierte e ilumina acerca del “cuidado de la casa común”.
Si bien la temática viene de lejos, considero que por la envergadura que ha alcanzado no dudaría en caracterizarla como un emergente del tiempo que atravesamos y que debiera hacernos reflexionar -seriamente y de manera comprometida- sobre el rumbo que ha de tener la historia; que, de aquí en más, protagonicemos.
UNO: Es así que la adopción, sin ningún reparo, de un modelo ex- tractivista de materias primas y commodities de todo tipo, expulsor de población, e impuesto por los mer- cados globales para nuestra patria y los demás países del confín sur de América, marcan nuestro derrotero.
Entre otras, sus consecuencias son: la desarticulación de nuestros pueblos en lo estratégico; ya sea, tanto en lo territorial, como en lo político, en lo espiritual, en lo cultural y en lo económico, lo cual constituye una pesada carga hacia el futuro.
En este contexto la imposición de la agricultura industrial, tanto de cereales como de oleaginosas, transgénicos y contaminantes, no sólo afectan al ambiente en su conjunto, al impactar sobre la biodiversidad y los ecosistemas que la conforman sino que, lo más grave, enferman y matan a nuestros hombres y mujeres.
En especial a los más desvalidos, “a los abandonados y olvidados de esta tierra”: nuestros niños, niñas, adolescentes, jóvenes y ancianos más humildes; como así también, a quienes se obstinan en continuar viviendo en el medio rural, y se niegan a migrar a las grandes ciudades, dejando tras de sí, sus saberes, su linaje chacarero, su cultura de trabajo digno y de entrega a la madre tierra.
Lamentablemente, Papa Francisco, en la Argentina de esto no se habla.
La problemática de la fumigación masiva con agrotóxicos y su incidencia directa -comprobada científicamente, como usted sabe- está prolijamente ocultada en los medios masivos; quienes, a su vez, comparten y participan del agronegocio exportador montado por las corporaciones y el “paradigma tecnocrá- tico dominante”.
Mientras tanto, el tiempo pa- sa y cada vez es mayor la superficie deforestada en nuestro país y en países vecinos, para implantar soja transgénica y su paquete tecnológico que tiene a los agrotóxicos como insumos “estrellas” del mismo.
Cientos de millones de litros -cada vez más- de herbicidas, fungicidas, acaricidas, insecticidas que se pulverizan y diseminan en nuestro territorio agrícola suramericano, cada vez más desierto; y, a la vez, sobresaturado de venenos que todo lo afectan.
Al decir del inolvidable investigador, el doctor Andrés Carrasco; como de Jorge Rulli, quien también lo expresara en términos similares: la Argentina es un laboratorio de experimentación a cielo abierto, en donde -agrego por mi parte- los argentinos somos los cobayos; y, lo único que interesa en dicho contexto, es la rentabilidad.
DOS: Su Santidad, hace tiempo que quería escribirle y el hecho de que el presidente argentino lo visite en pocos días más, obró como acicate decisivo para que me pusiera en la tarea de hacerlo.
Quiere la Providencia, y la Historia que usted, nacido en nuestra patria, en pocos días más, lo reciba en la Sede Vaticana; coincidencia, que, quizás, no se repita nunca más en siglos venideros.
En tal sentido pienso que la reunión con el primer mandatario argentino, si usted lo considera pertinente y oportuno, constituiría el marco adecuado para hacerle conocer el drama de quienes habitamos el interior profundo de la Patria, en nuestra convivencia casi cotidiana con los agrotóxicos y sus funestas consecuencias.
Como se desprende de lo dicho, motiva esta carta la necesidad que tenemos los argentinos como el resto de los pueblos hermanos de Suramérica, de escuchar su voz sobre un tema más que preocupante.
Es por eso que, como católico, le escribo y me allano ante su investidura; a la vez, confío, en la decisión que ha de tomar, de frente a una problemática que tiene en vilo a los casi doce millones de argentinos que aún viven en el medio rural y en las pequeñas localidades del interior patrio.
TRES: No quiero concluir estas líneas sin agradecerle su tiempo y la deferencia de atender a mi solicitud, nacida de lo más profundo de mi ser, y de mis íntimas convicciones de justicia social, de soberanía cultural, de integración política y económica, y de solidaridad fraterna con quienes padecen el embate de contaminadores inescrupulosos, congruente con las políticas de estado que así lo permiten a partir del modelo agroindustrial mencionado.
Asimismo como miembro de la grey católica, como ex alumno fundador del Colegio Parroquial “Padre Agustín B. Elizalde”, hoy “Instituto Padre Elizalde”, de la parroquia Santa Juana de Arco de la localidad Ciudadela, en el oeste del conurbano bonaerense, solicito tenga a bien enviarnos la bendición papal para nuestra familia que, como puede imaginar, será apreciada y enmarcada en un lugar destacable de nuestro hogar.
Quizás, abusando un poco de su tiempo y de su servicio a nosotros, sus hijos, asimismo solicito que por favor me haga llegar otra bendición apostólica para el “Instituto Padre Elizalde”, que comenzara su labor educativa en el año 1.958, y al que nos incorporáramos cuando éramos chicos de primer grado superior.
Bendición que llevaré personalmente como un obsequio de su parte, desde mi domicilio en Santa Rosa, a la sede de nuestro colegio.
Por último, Papa Francisco, le comento que todos los días por la noche rezamos por usted e impetramos al Altísimo para que lo proteja e ilumine; y, para que Jesús y la Virgen María lo sostengan en la conducción y guía de quienes somos parte de la Iglesia Católica; como asimismo, de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, para quienes su palabra esclarecedora y su testimonio cotidiano, constituyen un faro luminoso en un mundo ensombrecido y, a la vez, cada vez más frágil y complejo.
Sin otro particular, aprovecho esta extraordinaria oportunidad para despedirme de usted, Papa Francisco, con un filial abrazo.
Dios lo bendiga.
Silvio Mario Peduto – DNI 8.607.060
Santa Rosa
Provincia de La Pampa
República Argentina

No hay comentarios