Como evitar inundaciones

0
349

Según datos técnicos relevados en los últimos años por el INTA Márcos Juárez, la extensión de la soja como monocultivo en las últimas décadas incide sobre la capacidad de absorción del suelo y la suba de napas.
En la última semana de 2016 y los primeros días de este año, hubo fuertes tormentas en el centro del país, que provocaron anegamientos e inundaciones de varias localidades y graves pérdidas en zonas rurales.
En este contexto, el Departamento de Comunicación de la Federación Agraria Argentina entrevistó a Nicolás Bertram, ingeniero agrónomo del INTA Marcos Juárez, y uno de los autores del trabajo “Ascenso de napas en la región pampeana: ¿Incremento de las precipitaciones o cambios en el uso de la tierra?”.
El documento busca explicación a la suba de napas freáticas en la zona núcleo y la progresiva pérdida de absorción del suelo en tierras destinadas a la agricultura.

FAA: ¿Cómo comienzan a estudiar el tema de las napas en el INTA Marcos Juárez?
Bertram: entro en 2004, pero desde los años ’70 que INTA lo viene registrando al tema. Nosotros estábamos trabajando en forrajeras para ambientes marginales, empezamos a monitorear napas freáticas y veíamos que año a año subían. En las ‘charlas de galpón’ discutíamos si era consecuencia de más lluvias o de menor utilización del agua. Ahí verificamos que el régimen de lluvias no se modificó, pero sí mucho el consumo de agua, por el reemplazo de pasturas y la rotación de cultivos, por un esquema basado casi todo en soja.

Entonces, ¿no es el cambio climático lo que explica la situación actual, con inundaciones cada vez más frecuentemente tras una tormenta fuerte?
No. Hemos estudiado el régimen de lluvias en la zona nuestra y no está cayendo mucha más agua en promedio que hace treinta años. El dato que tenemos es que llueven al año, en milímetros, las mismas cantidades, sólo que repartida en menos fenómenos. Llueve menos veces al año, con más cantidad de agua en cada tormenta. Si tuviéramos un suelo con mejor capacidad de absorción, ese cambio en el régimen de precipitaciones no sería tan problemático.

El trabajo de ustedes verifica la suba de las napas hasta 2014, ¿qué pasó en estos dos últimos años?
Se aceleró la tendencia. Las napas que estaban a dos metros, hoy están entre cincuenta centímetros y un metro. El fretímetro de INTA Marcos Juárez funciona desde los años ’70. Fuimos tomando la evolución y hay una relación directa en la suba de napas con el incremento de la superficie sembrada con soja.

A mayor superficie sembrada con esta oleaginosa, en muchos casos con soja sobre soja, lo que ustedes advierten como técnicos es que en la región que ustedes toman para el estudio, absorbe menos.
Sí. Podemos decir en números gruesos que un monte infiltra 300 milímetros en una hora. Una pastura absorbe entre 70 y 100 milímetros. Un cultivo de granos, en promedio, 30 milímetros. Y cuando hay sembrada soja sobre soja, llega a 9 milímetros. Entonces, pasa que te llueven 20 milímetros en una hora y los primeros 9 te lo absorbe, pero el resto del agua corre. Por eso digo que además de la napa más alta, tenemos menor capacidad de absorción. Es como si tuviéramos una maceta más chica para absorber la misma cantidad de agua, además con menor cantidad de raíces. A eso se le suma el consumo. Un monte nativo consume 2 mil milímetros al año, durante todo el año. Una soja consume solamente tres meses y no más de 400 milímetros al año. Por eso cualquier lluvia nos genera inconvenientes.

¿Qué hicieron ustedes con los datos conseguidos?
Desde nuestro rol como técnicos lo hemos incorporado al material de trabajo del INTA, de todas maneras nosotros no definimos el trabajo global del organismo, ni las políticas agropecuarias.

¿Qué puede hacer un productor ante esta situación?
Si fuese solamente por las lluvias, por el llamado cambio climático, no se podría hacer nada, si es por el uso del suelo, sí. Pero ojo, que esto no lo puede hacer un productor sólo, ni un grupo de productores aislado, debe haber una decisión de región, la provincia o un país, alentando o desalentando determinado uso, una política determinada. Si un productor hace alfalfa, que consume 1800 milímetros al año, pero alrededor suyo son todos sojeros, el que hizo alfalfa se funde. Eso pasó en los últimos tiempos. La soja consume 400 milímetros, en la zona núcleo entonces hay 300 o 500 milímetros que fueron recargando las napas.

Habría que apuntar a recuperar pasturas, forestar, rotar cultivos, sí. Hay un tema generacional. Yo tengo menos de cuarenta años. Los productores de mi edad ven solamente la renta a corto plazo y no la sustentabilidad del esquema productivo. Vale la pena tener en cuenta para eso, el mediano y largo plazo. Enfrentar una pastura lleva nueve meses hasta que sacás la primer comida. Engordar un novillo te lleva dos años hasta que puedas empezar a obtener algo. La ganadería es rentable, pero no si la pensás de acá a unos meses. Con un cultivo de soja, a los cuatro meses, lo sembraste y ya lo estás vendiendo. Estos temas son importantes, porque lo que estamos padeciendo es entre otros motivos la consecuencia de pensar únicamente la rentabilidad del corto plazo guiando la actividad.
(Prensa FAA)

No hay comentarios