El Consejo de Lonkos repudió la profundización de la extranjerización de tierras

0
564

El presidente del Consejo de Lonkos Rankel, Pedro Coria, cuestionó la modificación del decreto de ley de tierras rurales, donde se quitan las restricciones a la venta de campos a extranjeros y conminó a las provincias a definir en 30 días los límites de hectáreas que se pueden adquirir “no dudamos de que son capaces de despojarnos de las pocas tierras que aún quedan en manos de nuestros hermanos”.

El presidente del Consejo de Lonkos Rankel, Pedro Coria, envió un comunicado donde se refirió al decreto 820, que modificó la ley 26.737, aprobada por el Congreso en 2011, que restringía la compra de tierras por parte de personas físicas o jurídicas de nacionalidad extranjera.

Además en el decreto le piden a las provincias definir en 30 días los límites de hectáreas que se pueden adquirir en cada distrito.

COMUNICADO
“Patria y Tierra”, fue la consigna de miles de patriotas en la Guerra Emancipadora.

Hoy, para uno de esos negocios de entrega del patrimonio nacional, Macri modificó por decreto la Ley de Tierras Rurales del gobierno anterior. Esta ley de Cristina Kirchner fue hipócritamente presentada como limitación a la extranjerización de las tierras, cuando en realidad abría las puertas a la entrega de 24 millones de hectáreas. Ahora, Macri “flexibilizó” la apropiación extranjera, abriendo un enorme negociado con la entrega de tierras a capitales imperialistas, una parte de las cuales son territorios ancestrales originarios (lo que agravará el genocidio silencioso contra nuestros pueblos y naciones), y otras tierras son de pequeños y medianos productores arruinados por las políticas antes de los Kirchner y ahora de Macri.

El gobierno nacional del PRO, con este decreto, busca destrabar las inversiones de afuera, hasta que, según ellos se trate de fondo un nuevo proyecto. El presidente Mauricio Macri quiere modificar la ley que impulsó Cristina Fernández ni bien asumió el segundo mandato y que fija el 15% como límite de toda titularidad de dominio o posesión de tierras rurales en el territorio nacional, provincial, y municipal, por parte de extranjeros que ha permitido que en el país tengamos 30 millones de hectáreas extranjerizadas. “Esa ley es una locura. Los extranjeros llegaron a tener como máximo el 6% de las tierras”, se escuchó decir desde Casa Rosada con respecto a la ley K.

El oficialismo ya impulsa un proyecto de ley que busca consensuar con los senadores para no poner límites a la compra de tierras. Desde el Macrismo afirman que si los extranjeros llegan a comprar más del 15% verán la forma de limitar la venta. ¿desde que porcentaje van a empezar a regular la venta de tierras, después que compren el 15%, el 30% o el 70% del país?

El decreto macrista, pone reparos a otro punto central de la ley que sancionó el kirchnerismo en la que advierte que los titulares extranjeros no pueden adquirir más de 1000 hectáreas cada uno, o su equivalente en la zona núcleo, que es la más productiva, y está delimitada en el norte bonaerense, el sudeste de Córdoba y el sur de Santa Fe.

Además presiona a las provincias para que en los próximos 30 días definan esas “equivalencias”, en alusión a los límites de hectáreas que se pueden adquirir en cada distrito. En caso contrario, la resolución del Gobierno advierte que el Consejo Interministerial de Tierras Rurales “fijará las equivalencias”.

Este consejo estará integrado por los ministros de Justicia, Agroindustria, Interior, Ambiente y Defensa, mientras que cada provincia estará representada por los respectivos ministros de Agricultura de cada distrito.

Ante este panorama de entrega de tierras argentinas a manos extranjeras, La Nación Rankel ve con extrema preocupación la venta de los recursos naturales o bienes comunes que se encuentren dentro de esas hectáreas que serán entregadas a capitales internacionales. El claro ejemplo de esta situación es la posesión de tierras en el sur argentino en manos del amigo del presidente, George Lewis o del magnate Benetton. Quienes, sin respetar leyes ni fallos jurídicos han alambrado lagos y ríos, coartando el acceso a los causes hídricos a nuestros hermanos y pobladores locales.

El Estado Argentino tiene una deuda histórica con los Pueblos y Naciones Originarias, la cual tiene que ver, principalmente, con la restitución de tierras y territorios. Ante semejante entrega por parte del gobierno macrista, donde grandes cantidades de hectáreas pasaran a manos extranjeras, solo nos cabe una pregunta; si el Estado Argentino vende la mayor parte de tierras del país, a quien le vamos a reclamar tierras aptas y suficientes para las comunidades? ¿Tendremos que hablar con los Benetton, los Lewis, los árabes, los suizos y españoles acá en La Pampa?

Este Estado que es el mismo de los Roca, los Sarmientos, los Mitre, que masacraron a nuestros hermanos en la Campaña del desierto en la zona sur y en la Campaña del Desierto verde en el norte del país para entregar nuestras tierras a coroneles y capitanes y amigos del poder, hoy no dudamos de que siguen con el exterminio silencioso y sean capaces de despojarnos de las pocas tierras que aún quedan en manos de nuestros hermanos. Como si ya las comunidades no tuviéramos bastante con resistir el embate de los ricos y famosos argentinos como son Tinelli, el Chaqueño Palavecino o Rojas, que día a día avanzan con complicidad de los gobiernos nacionales y provinciales sobre nuestros territorios a fuerza de palos, balas y jueces amigos”.

(Fuente: planbnoticias)

No hay comentarios