Coparticipación municipal: Realicó y Bernardo Larroudé las que más cayeron

0
440

 

Este artículo revela las variaciones de los índices de coparticipación municipal para el presente ejercicio, según lo publicado por el Gobierno de La Pampa. Cómo se distribuirán 1.400 millones de pesos correspondientes a este año entre las 83 comunas y Comisiones de Fomento.
La coparticipación para la ciudad de Eduardo Castex creció fuerte, 9,73%.
Algo similar ocurre con Toay, con 8,98% de aumento.
Estos dos municipios están al tope en el ranking de los que más recibirán en el presente ejercicio, superando con amplitud a las dos ciudades más grandes de la provincia: Santa Rosa, 7,36%, y General Pico, 4,01.
muni_realicoEntre las que más se han deteriorado están sido Anguil (-6,77%) y Colonia Barón (-9,3%), aunque muy relegadas en la tabla quedaron Bernardo Larroudé y Realicó con una caída en los recursos transferidos para 2016 del -20 y -22%, respectivamente.
Es imposible ponerle, de acuerdo a números índices, una nota buena, regular o pésima a la totalidad de pueblos en La Pampa debido a la cantidad que éstos representan, pero en la tabla están los más representativos.
Aquéllos captan, para casi el 88% de las remesas coparticipadas, que a su vez detentan a más de 310 mil pampeanos (otros 30 mil quedan fuera de este ranking en 63 pequeñas localidades).
Es evidente que cuando una comuna aumenta su coparticipación es porque hizo mejor los deberes, no solo en la recaudación de las principales gabelas provinciales (Ingresos Brutos, Inmobiliario, Vehículo y Sellos) sino también en sus recursos propios y tuvo un mayor crecimiento vegetativo.
Indicadores claves.
Si bien la Coparticipación automática de la provincia a las municipalidades representa en promedio más del 50% de los dineros con los que cuentan anualmente las comunas, no son los únicos dineros girados.
Otro 20% viene por el Fococo (Fondo Coparticipable Complementario) y regalías hidrocarburíferas.
Pero, de la mano de la gran liquidación de soja por parte de productores, exportadores y acopiado- res el Fondo Federal Solidario (Fofeso) también arrima dineros a la provincia.
Más conocido como “fondo sojero”, pasó de $29,4 millones en el primer trimestre de 2015 a 70.735.578 pesos interanual en 2016.
Ello implica un crecimiento del 140% entre enero y marzo (hay que recordar que el 60% se lo queda en la provincia y el 40% restantes va a las municipalidades).
Buena parte del aumento que cada municipio obtiene cuando aumenta su coparticipación significa millones de pesos que, casi con exclusividad, se destinan a pagar gastos corrientes.
En otras palabras, localidades como Castex, Toay, Winifreda, Guatraché y Victorica tendrán en 2016, más allá de lo complicado por el aumento de los costos, un segundo semestre de mayores ingresos que sus vecinos.
Bien vale rescatar aquí el comportamiento de localidades menores como Parera (+9,75%); Conhello (+8,4%); La Adela (+6,71%) y General Campos (+4,34%) y otros en fuerte bajada como Miguel Riglos con una tasa negativa del 6,87%.
¿Cómo funciona el reparto?
Según la Ley 1065 del 1º de abril de 1988, el sistema de Coparticipación a comunas y Comisiones de Fomento se rige de acuerdo a distintas pautas.
La masa de fondos a distribuir está formada por el producido de la recaudación de todos los Impuestos provinciales, excepto aquellos que tengan afectación específica: el 51 % del producido del Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos, de los Aportes no Reintegrables del Tesoro Nacional de libre disponibilidad.
La distribución se lleva a cabo de la siguiente forma: el 79% en forma automática para la Provincia; el 18% en forma automática para 82 municipios; el 2 % para el Fondo de Desarrollo Comunal (Fodeco) y el 1% para el Fondo de Aportes, del Tesoro Provincial a comunas.
En cambio, la distribución entre las municipalidades y Comisiones de Fomento de la masa copar- ticipable aquí detallada es del 5% por partes iguales; 20% sobre la base de la población de cada una con respecto al total de la Provincia; el 40% sobre la base de los recursos propios percibidos por cada una con respecto al total de ellas; el 20% en función de lo que cada una participe en el total devengado anual por el Impuesto a los Vehículos y el 15% restante sobre la base de lo que a cada ejido municipal le corresponda en el devengado anual de valuación fiscal del Impuesto Inmobiliario.
(Juan José Reyes – Diario La Arena).

No hay comentarios