Crecer de golpe

0
1073

karen quiroga (3)“Crecer de golpe”, es una gran película argentina dirigida por Sergio Renán, que se estrenó el 30 de junio de 1977.
En ese filme se proyecta la relación de un niño con un hombre ya mayor que lo acoge como un padre protector. Ambos comparten una vida sencilla y solidaria en un barrio pobre. Cuando el viejo muere el joven deberá crecer de golpe y comprender que la sociedad a veces es como la jaula que apresa los animales del zoológico que solían visitar.
“Crecer de golpe”, fue rotulado un documental que narra la historia de vida (real) de una niña polaca de 12 años cuando el nazismo la obligó a convertirse en una mujer. Sara Rus debió trabajar y asumir roles para los que no estaba preparada. La ilusión de la niñez quedó ensombrecida frente a la crudeza de intentar sobrevivir.
“Crecer de golpe”, decidimos titular la historia de vida de una adolescente alvearense.
Se trata de Karen Emiliana Quiroga y tiene 14 años.
Llegamos el lunes por la tarde hasta su hogar ubicado en Tomkinson 87, al norte de la localidad, y la joven nos recibió con una amplia sonrisa y se sorprendió cuando supo el motivo de nuestra presencia, “tengo que pedirle permiso a mi papá para contar mi vida”, dijo e inmediatamente se comunicó con su progenitor vía telefónica.
Su padre, José Luis Quiroga, reside en la ciudad de Luján por razones laborales, su mamá, Nilda Cristina Díaz, falleció hace tres meses como consecuencia de la enfermedad del cáncer, que afectó sus mamas y pulmones.
Sin su madre, con su padre y hermano José Alberto (28 años) lejos, Karen decidió enfrentar la vida sola y hacerse cargo del hogar, con tan solo 14 años.
“Un duro golpe la muerte de mamá, bastante fuerte. Tenía 55 años, ‘Bety’ le decían. Fue una mujer que nunca demostró que sufría, entiendo que era para no vernos mal a nosotros. Solo los últimos cuatro días estuvo en cama con oxígeno”, recordó Karen.
“Cuando vivía mamá, ya me encargaba de pagar las cuentas, hacer los mandados, trámites, subía a la bicicleta y salía para que ella no caminara, sobre todo en el último año”, agregó enseguida.
“Por el problema que tengo en la pierna mi mamá no quería que saliera, pero le ganaba en la discusión y me iba para hacer las cosas”.
Karen tiene dificultades para caminar, “tengo un tendón más corto en mi pierna derecha, es de nacimiento. Para hacer las cosas de la casa uso un bastón, me ayuda y siento menor dolor en la rodilla”, dijo.
La joven va al Colegio Alicia Moreau de Justo, “este año arranco con el tercer año, soy la abanderada, estudio con responsabilidad. Es muy bueno aprender. Si voy a la escuela es para estudiar, sino me quedo en mi casa”, subrayó.
“Depende que pase más adelante, pero me gustaría seguir estudiando, pienso en alguna carrera de medicina, o estudiar baile, pero esto puede ser según como salga lo de la pierna”, contó.
Karen está esperanzada en una operación que le devolvería una mejor y mayor motricidad a su extremidad afectada.
“Tengo que hacer un tratamiento y lo de la operación puede ser, a lo mejor no, pero mi pierna tiene cura”, expresó.
“Por ahora voy a la pileta de natación climatizada de la señora Verónica Alvarez. Ahí atiende una kinesióloga y da clases. Me enteré y mi mamá me mandó. Ahora siento menos dolor cuando estiro la pierna, cuando era chiquita nunca pude estirarla”, indicó
Por las noches Karen tiene la compañía en su hogar de una prima mayor de edad.
A medida que fue transcurriendo la entrevista comenzó a distenderse, a tal punto que relató una anécdota, “una vez mi mamá se fue a Buenos Aires con mi papá y no quise ir, era chica pero quería quedarme sola y aprendí a cocinar por teléfono. Mi mamá me fue diciendo lo que tenía que hacer. Según mi hermano cocino bastante bien”.
“Era chica” dijo en medio de su relato y tiene solo 14 años, evidentemente obligada por las circunstancias tuvo que crecer de golpe, con mucha valentía y entereza.
Cuando llegó el momento de hablar sobre sus gustos personales, Karen dijo que “escucho música todo el día, Axel es mi favorito, mi ídolo. Miro mucha televisión también, a veces uso la computadora, en fin, lo que hace cualquier chica de 14 años. Todavía no tengo edad para salir por las noches, por supuesto que me gustaría conocer un boliche bailable, ya llegará ese día, hay que experimentar, no me quedaré con las ganas”, enfatizó.
Tampoco le esquivó al tema de la discriminación, “la gente puede opinar lo que quiera, si quieren hablar de mí que lo hagan no le doy demasiada importancia a eso, yo hago mi vida. Aunque por mi problema para caminar nunca nadie se burló, si lo hicieron alguna vez no me di cuenta”.
“Al fin de cuentas yo se lo que me pasó, lo que me pasa y lo que tengo que hacer de acá en adelante”, reflexionó.
La joven recibe el beneficio de una pensión por su problema en  la pierna, “y con lo que me da mi papá me alcanza para vivir todo el mes. Para el comienzo de las clases tengo casi todo, algunas cosas tengo que comprar, si o si”, dijo, y otra vez esa gran sonrisa iluminó su rostro.
Luego, muy en profundo se refirió a la felicidad, “estando con mi mamá todo era muy lindo, ahora no tanto. Hay momentos que se me ‘caen las fichas’ y me ‘bajoneo’. Han pasado solo tres meses desde que se fue, pero bueno, sola me levanto de ese mal momento porque si le cuento a algún familiar seguro se preocupa”.
“Tengo muy en claro que tengo que seguir, le pongo fuerzas y pienso en positivo. Fui feliz y quiero volver a sentir la felicidad”, dijo.
“Me preparé sabiendo lo que iba a pasar con mi mamá, pero fue inútil, el dolor es muy fuerte. Me quedan sus buenos consejos y ahora puedo tomar decisiones. En esta casa vivió mi mamá por eso no quiero irme de acá para hacer todo lo que hacía ella, para eso me enseñó”, añadió.
“A veces me refugio en mis amigas, tengo dos, conocidos y compañeros de la escuela muchos. Trato de salir, voy a pasear a la plaza los domingos”.
El 30 de abril la protagonista de esta historia cumplirá 15 años, una fecha muy especial y tan esperada para cualquier adolescente…
“A lo mejor habrá una reunión familiar, nada de fiesta, no quiero. Ese día me pondré el mejor vestido para sacarme una foto que llevaré al lugar donde descansa mi mamá, junto con un ramo de flores. Ella quería una foto con flores en mi mano, así que le haré ese regalo”, dijo para terminar y por primera vez durante la entrevista elevó su mirada hacia el cielo…
La adolescencia se trata de un período de la vida problemático en muchas ocasiones, porque es una época de muchos cambios.
El adolescente vive una transición en busca de la madurez, quiere ser independiente, libre, desobedece y a la vez se muestra desafiante tratando de insertarse en el mundo de los adultos.
Es en ese mundo donde vive Karen, con solo 14 años, porque tuvo que crecer de golpe…

No hay comentarios