“Creo que me terminé metiendo en lugares que no me gustaría recordar”

0
831

Hablar de la vida personal y su carrera policial, fue la propuesta del cronista de este medio, el pasado lunes, hacia el subcomisario José María Giordano (será ascendido en estos días a comisario) y el uniformado que será puesto en funciones al frente de la Comisaría Departamental de nuestra localidad accedió.
“Pertenezco a la XXI promoción de oficiales egresados de la Escuela de Policía de la Provincia de La Pampa, comenzando a cursar en el año 1996, egresando en el año 1997”, dijo en primer lugar.
“Los destinos más importante fueron Comisaría Primera de General Pico (5 años como Oficial de Servicios), luego Oficina de Operaciones (UR-II), posteriormente División Criminalística URII, después División Toxicomanía URII, momentos en que tenía como jefe al actual segundo jefe de Unidad Regional UR-II, comisario mayor Néstor Fontan”.
“El paso más trascendente fue en el año 2007, cuando comencé a prestar servicios en la Brigada de Investigaciones UR-II, en donde mi jefe fue el comisario inspector Pablo Gandino, luego de los años y llegado el 2012 por resolución de la Jefatura, en esos momentos fui ascendido al grado de subcomisario, fui designado como jefe de dicha Unidad”, recordó.
“El mismo día que me hice cargo de la Brigada ocurrió un hecho de robo en la Cooperativa CORPICO, en ese momento recibí muchas presiones por parte de la Jefatura para que se esclareciera el hecho, la investigación tuvo resultados positivo a lo largo de un tiempo, donde se realizaron 15 allanamien- tos y se pudo encontrar a los autores materiales del hecho, como así también se incautaron las cajas fuertes que fueran sustraídas, hechos que contó con el reconocimiento ex- preso del presidente de dicha cooperativa”, recordó.
“Lo más importante fue una investigación por la reiteración de robos de cereal en el norte de la provincia, miles de toneladas que tenía muy preocupados a los productores. La labor que se llevó a cabo en equipo pudo establecer que se trataba de una banda organizada con epicentro en Venado Tuerto (Santa Fe), llegando a establecer que la banda no solo había operado en La Pampa, sino también en Buenos Aires, San Luis, Córdoba (los cabecera y cerebros de la investigación fuimos nosotros), es por ello que me hice cargo de un operativo sin precedentes, cien policías de San Luis, Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, bajo mis órdenes”.
“Realizamos múltiples alla- namientos en forma simultáneos en las provincias referidas, habiendo detenido a la banda completa, luego llevada a juicio y condenada, secuestro de camiones y autos de alta gama”, indicó.
“El movimiento fue tan grande que llegamos a los puertos de Rosario, allanamos, y en este caso tengo que destacar la colaboración del gobierno de Santa Fe y la T.O.E (Tropas de Operaciones Especiales), quienes aprehendieron hace unos días a los fugados por la causa de la efedrina”, sostuvo Giordano.
“Junto al Ministerio me pusieron a disposición dos abogados y cinco contadores para allanar las oficinas citadas, el resultado fue tan positivo que hasta logramos la primera plana del medio periodístico “Página 12″, guardo recorte de ello”.
“A Rosario le vino al pelo porque en esos momentos fue cuando comenzaron a combatir al narcotrá- fico, en esos días trabajaban a pleno con la famosa banda de “Los Monos”, pero de igual forma cedieron lugar y nos colaboraron en nuestro trabajo”, reconoció.
SU DESPLAZAMIENTO
Giordano llegó a Intendente Alvear como segundo jefe de comisaría y fue motivo de muchos inte- rrogantes su desplazamiento de la Brigada de Investigaciones y posterior arribo a nuestra localidad.
En medio de la entrevista no escapó al tema, diciendo que, “es cierto, luego de tantos éxitos se preguntaron porqué fui sacado de Investigaciones. Mi vocación por investigar a veces no tenía límites y creo que me terminé metiendo en lugares que no me gustaría recordar”, enfatizó.
“Ese trabajo del cereal nos valió a todo el grupo de trabajo un reconocimiento y mención de honor (Resolución 73/13 “J”) del jefe de Policía”, añadió.
EN ALVEAR
“Una de las metas que tengo con ésta nueva gestión es tratar de seguir ordenando el pueblo, invertir en capacitación a los policías con los que cuento, cosa que nos va a servir a todos, a nosotros y a la comunidad”, dijo.
“Una de las cosas que hice el año pasado fue crear un Gabinete Criminalístico, acá en Alvear, habiendo capacitado a un policía para la función con resultados altamente positivos, uno de ellos fue el hallazgo de una huella dactilar en el hecho que damnificó a la familia Vassallo que permitió capturar al autor y recuperar elementos robados de ese hecho y de otros ocurridos en Alvear, además de desbaratar una banda que también robaba en los campos de la zona”.
DE FAMILIA MUY HUMILDE
José María Giordano, nació en Capital Federal, el 22 de noviembre de 1973.
“Creo que toda personalidad tiene una historia”.
“Desde chico fui muy pobre, siempre observé como mis papás se ‘deslomaban’ trabajando, e incluso, desde muy pequeño tuve que aprender a ganarme el pan para solventar mis necesidades”.
“Recuerdo que cuando en vacaciones mis compañeros de escuela o secundario disfrutaban del verano, yo tenía que ir a trabajar con mi papá de 7 a 12 y 14 a 18 horas para poder sostenernos”.
“Pensante, y viendo el sacrificio de mis padres, siempre los apoyé. En los estudios y para agradecer lo poco que me podían dar les llevaba notas muy buenas, a tal punto que me acostumbré a estudiar y habiendo vivido tanto sacrificio no me costó imponerme a lo largo de la vida y sobre todo a soportar los vientos helados y en contra”, dijo.
“En la secundaria tuve los mejores promedios, en el Ejército terminé segundo entre 300 ‘colim- bas’. En mi paso por la Escuela de Policía terminé primero, en cursos de ascenso también primero”.
“Me encanta la investigación objetiva, creo ser muy justiciero, defensor de los pobres, escucho a las dos partes, nunca me quedo con una sola palabra, muy perceptivo”. “Me agrada el estudio, la lectura, odio la injusticia, y me encantaría combatir a todo lo que sea corrupto. Amo a los animales y a la naturaleza”.
“Si fuera rico, no lo sería, porque le dedicaría mi fortuna a enseñar el buen camino a las personas mas necesitadas”.
“Al ser mi viejos laburantes también tengo cualidades para hacer soldaduras, albañilería, carpintería, inclinación por el arte, he pintado cuadros, reparo cosas”, relató.
“Soy muy deportista, tomé clases de taekwondo, hice boxeo, reducciones tácticas, me van a ver corriendo por las avenidas de Alvear porque me gusta mantenerme sano y tengo que rendir una de las condiciones de policía que es estar en buena forma física”.
“Como dije antes, apasionado de la vida, todo me gusta y lo encaro, todavía tengo mucho camino por recorrer”.
“El año pasado había empezado una carrera universitaria pero abandoné porque tenía que acomodar algunos temas”, se lamentó.
“Pero lo principal es colaborar en ésta comunidad y mentalizar a los vecinos que ellos son parte de la seguridad, también por ello es un compromiso de todos y todos tenemos que colaborar”.
“Tengo dos hijos a los que amo con el alma, a los que no les escondo nada y les hablo con suma sinceridad. Soy divorciado y tengo una pareja estable”, explicó.
“Me gusta escuchar a mis subordinados, no doy una opinión sin analizarla previamente, por eso en algunos casos me tomo un tiempo para meditarla”.
“Hay situaciones que me enojan mucho, pero con el correr del tiempo aprendí y practico mucho el autocontrol”.
“Mi objetivo es aprender y enseñar en ésta vida, pero sobre todas las cosas a que la gente se  sienta bien y que disfrute de ésta vida”, reflexionó.
“Viví nueve años en Montevideo (Uruguay), tengo muchos parientes allá, me crié en Barrio Alsina, cuna de las llamados Barrios Cantegril, lleno de negros candomberos. Amo Uruguay, soy apasionado de sus costumbres, su cultura y las buenas personas que son, ferviente admirador del ex presidente Mujica y del General Don José Gervasio Artigas y sus 33 Orientales”.
“Sobre todas las cosas amo la vida, y me gusta mucho aprender y enseñar de ella, creo que no me va a alcanzar nunca la vida para hacer todo lo que quiero”, indicó para finalizar el subcomisario José María Giordano.

No hay comentarios