Definitivamente sin trenes. El interior no existe para el puerto

0
905

(Por Silvio Mario Peduto).- En la edición virtual de El Norte en movimiento, con fecha 22 de este mes, se puede leer: “Dietrich confirma que no habrá más trenes de larga distancia” (http://elnorteenmovimiento.com.ar/dietrich-confirma-no-habra-mas-trenes-larga-distancia/).
Así, muy suelto de cuerpo, el ministro de Transporte nacional se despachó, en ocasión de la reunión internacional de empresarios (auto- denominada por el gobierno “Mini Davos”) realizada en Buenos Aires, hace pocos días atrás, para tranquilidad de las corporaciones automotrices y de sus directivos.
El último párrafo de la noticia, precisa: “La política de transporte parece seguir los lineamientos que se trazaran meses atrás: trenes de pasajeros únicamente para Buenos Aires y su zona de influencia y de carga para el Interior.
Allí, la alternativa para los pasajeros será el transporte automotor privado para viajes interurbanos o bien el Metrobús para los desplazamientos urbanos”.

Una vez más decimos: no hay política estratégica en nuestro país, por ende, no hay un proyecto de nación con objetivos claros que pueda compartir la gran mayoría de los argentinos. Se corre detrás de los acontecimientos y se improvisa constantemente.
Es lamentable que, una y otra vez, repitamos experiencias vividas que han fracasado en nuestra historia reciente, y que no aprendamos nada.
Parecemos, cómo decirlo, amnésicos inducidos por la esquizofrenia mediática y política, que nos quieren desarmados ética y espiritualmente, sin un futuro a compartir y, por lo tanto, sin un destino común.

Ignorar lo que debe conocerse
El tema de los ferrocarriles es un claro ejemplo que seguimos como estábamos, o peor, porque el gobierno del ingeniero Macri de igual manera que el anterior gobierno nacional, no tiene entre sus prioridades, el derecho a que el pueblo pueda vivir dignamente; ganándose el pan con su trabajo, y con la posibilidad de imaginar un mañana esperanzador.
Unos y otros, le birlaron esa posibilidad; y, con las políticas desplegadas, pareciera que no hay retorno a una Argentina mejor. Con sus decisiones discriminatorias, demuestran una ignorancia supina de lo que es la política y de las consecuencias de las mismas.
Sepultan, de este modo, las ilusiones de los pueblos (pequeños, medianos y grandes) del interior, que soñaban con los trenes volviendo a correr por nuestro inmenso territorio.
Conclusión: ciento cuatro pueblos y ciudades se quedaron sin tren (http://tiempoar.com.ar/articulo/view/60099/volver-a-los-90-el-gobierno-deja-sin-trenes-a-ma-s-de-100-pueblos-en-2016),

¿Será posible que les resbale el hecho que no se puede condenar, a hombres y mujeres, niños, niñas, adolescentes, abuelos y abuelas de nuestro pueblo, sobre todo los más humildes, a soportar viajes de 12, 14, 18 o más horas en ómnibus?.
¿No se anoticiaron que la inseguridad en el tránsito y los siniestros viales, enlutan familias enteras; que es un mal endémico en la Argentina y que los trenes podrían, solucionar en algo esta tragedia?.
¿Sabrán que el promedio diario de muertos en las rutas argentinas es de 23, de acuerdo a las estadísticas de “Luchemos por la Vida”?; ¿en qué mundo viven?

A poco de conocerse los dichos de Dietrich requerimos la opinión de un piquense, especialista en la temática ferroviaria que le viene por linaje familiar.
Nuestra fuente expresaba: “hace poco en una reunión en Buenos Aires, con los actuales funcionarios, les manifesté la importancia y la raigambre cultural que el tren tiene para quienes vivimos en el interior. Claramente les dije que el servicio avanzaba o retrocedía, de acuerdo a la consideración que el mismo tiene para los gobiernos de turno. Si estos se preocupaban por la cuestión social, el mismo podría avanzar, en caso que no fuera así, desaparecería”.
No es ocioso mencionar que los funcionarios nacionales, tendrán que hacerse cargo, ante la comunidad, de sus decisiones.
Además, no hay que ser muy sagaz para imaginar que detrás de este panorama, en donde siempre el perjudicado es el pueblo, se vislumbra amenazante el fantasma omnipresente de los negociados.

La otra Argentina
Es lamentable el futuro inmediato del servicio público de transporte por ferrocarril en el interior, en donde el Estado Nacional se desentiende adrede.
En el resto del mundo, tiene una considerable importancia que lo lleva a competir con el aéreo en distancias de hasta de mil ochocientos kilómetros.
Quienes poblamos el interior profundo, no merecemos tal desconsideración por parte de funcionarios que lo desconocen.
Es evidente que ellos viven en otra Argentina.

En la Argentina pequeña, la del privilegio centralista, con el mismo concepto unitario y eurocentrista, sobre el interior, que tenía el mitrismo porteño, de la última mitad del siglo XIX, que se impuso a sangre y fuego, al asolar el interior argentino aniquilando aborígenes y criollos con sus mercenarios de la Banda Oriental.
Los argentinos estamos muy politizados pero no tenemos conciencia política y además, hacemos gala de un escaso sentido comunitario.
No nos informamos debidamente, no tamizamos lo que ofrecen los medios, no leemos, nos atontan con la tecnología y la tevé basura.
No nos preocupa demasiado lo que ocurre a nuestro alrededor: “mientras a mi no me toque, no me importa” dicen unos; otros, dirán, “mejor, no te metás”.

Sería bueno que algún abogado constitucionalista, con voluntad y disposición, comentara si con esta decisión del señor Dietrich, no se está violando la Constitución Nacional, en lo atinente a los derechos y garantías; que, como ciudadanos cada argentino tiene.
Porque las rutas del interior además de ser, en su mayoría, las mismas de hace 70 o más años atrás, hoy se han convertido en trampas mortíferas y son pocos, muy pocos quienes se preocupan por ello.
Mientras, el tiempo corre. Los siniestros viales, se multiplican en el tramado de rutas de nuestro país, que se ven colapsadas por un parque automotor gigantesco, que no para de crecer.
Asimismo, a contramano de lo que ocurre en el mundo desarrollado, se alienta el transporte individual desde sectores gubernamentales y no gubernamentales; por otro lado, nadie ignora que los vehículos contaminan el aire y saturan todos los estacionamientos, en pueblos y ciudades.
Mientras esto ocurre, en el marco de un tránsito ensordecedor y alienante, que no respeta nada, las vías de tren en La Pampa y en resto del interior desaparecen tapadas por la gramilla… (Santa Rosa)

No hay comentarios