Diputados convalidó el DNU que derogó parcialmente la Ley de Medios

0
780

En sesión especial, la Cámara de Diputados aprobó hoy el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de Mauricio Macri que creó el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), el órgano que reemplazará a las disueltas Afsca y Aftic en la aplicación de la Ley de Medios y de Argentina Digital.

Los diputados aprobaron el decreto a mano alzada, de modo que no se contabilizó quiénes votaron afirmativamente, quiénes lo hicieron en contra ni quiénes se abstuvieron: de acuerdo con los argumentos expresados, el DNU fue rechazado por el Frente para la Victoria-PJ y referentes del socialismo y de Libres del Sur, entre otras bancadas opositoras.

El Frente para la Victoria solicitó minutos después, cuando ya se trataba el siguiente tema del orden del día, que se reconsiderara la votación para que fuera nominal, pero el pedido no fue tenido en cuenta.

La aprobación del decreto de creación del Enacom supone la confirmación de la entrada en vigencia de este organismo, para el cual Macri designó como responsable a Miguel de Godoy, en el marco de la modificación por decreto de los principales artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la de Argentina Digital, ambas impulsadas durante el gobierno de Cristina Kirchner.

De acuerdo con el decreto aprobado, el 267, publicado el 29 de diciembre pasado, el Enacom –que controlará las licencias de medios audiovisuales y las telecomunicaciones– será un ente “autárquico y descentralizado”, aunque funcionará “en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones”, a cargo de Oscar Aguad.

La resolución, además, establece la creación de una “Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación” de la Ley de Medios y de Argentina Digital.

El diputado macrista Pablo Tonelli señaló que “no era conveniente sostener la politización de la conducción de la Afsca y de la Aftic, que iba en contra de la recomendación de la Corte Suprema cuando falló en contra del grupo Clarín” en la causa por la constitucionalidad de la Ley de Medios.

Al respecto, señaló: “La Afsca estaba conducida por un notorio militante político (Martín Sabbatella), que tenía una consecuente falta de idoneidad e independencia. Además, una auditoría determinó que 120 empleados de la Afsca aportaban parte de sus sueldos al partido Nuevo Encuentro”.

En cambio, el kirchnerista Marcos Cleri sostuvo que “este decreto pretende construir un discurso único que viole la libertad de expresión” y que “se avasalla al Congreso Nacional, no sólo porque no se lo citó, sino porque los directores propuestos fueron removidos”, en alusión a Sabbatella y al ex jefe de la Aftic, Norberto Berner.

A su turno, el massista Raúl Pérez, integrante de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, por donde obligatoriamente pasan los DNU, confirmó su voto a favor en el recinto, aunque reclamó la discusión de una nueva Ley de Medios: “Lo que nosotros necesitamos y además no estamos discutiendo hoy es que el oficialismo cumpla lo que el decreto dice: la constitución de una comisión redactora y bicameral en la sanción de una nueva ley de telecomunicaciones, de medios y de incorporación de tecnología”.

La sesión

Antes de comenzar, el presidente de la Cámara, el macrista Emilio Monzó, debió conceder una prórroga de media hora a pedido del jefe del interbloque Cambiemos, el radical Mario Negri, porque el oficialismo no lograba reunir el quórum para iniciar la sesión.

Ese plazo extra fue cuestionado por el presidente del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, quien pidió que la sesión se diese por caída. “Esto no quiere decir que queda levantada la sesión. Vamos a esperar media hora más”, le respondió Monzó.

El debate fue convocado para las 11:30 –el reglamento establece una tolerancia de media hora para iniciar el debate–, pero empezó con 40 minutos de retraso, según informó la agencia Noticias Argentinas (NA). Una vez que el massismo aceptó bajar al recinto, el debate se dio por iniciado con 132 diputados sentados, tres más de los requeridos.

Además de la creación del Enacom, se discutieron seis decretos, entre ellos, las designaciones de los tres representantes de la Cámara de Diputados en la Auditoría General de la Nación (AGN). Según las negociaciones previas, los elegidos fueron el radical Jesús Rodríguez, el massista Gabriel Mihura Estrada y el kirchnerista Juan Ignacio Forlón.

Justamente Forlón y el ex secretario de Justicia Julián Álvarez habían quedado en el ojo de la polémica por la forma en que fueron designados en noviembre por el kirchnerismo. Sus nombramientos habían sido frenados por la Justicia y hoy la Cámara baja confirmó que se caían. Aun así, Forlón fue nombrado por el Frente para la Victoria, no así Álvarez, cuyo mandato se dio por concluido. (Infobae)

No hay comentarios