Don Orlando Navigatore: luchador incansable de la cooperativa

0
1987

(Por Raúl Mana).- La intención de esta nota es compartir una mirada retrospectiva entre el pasado y los inicios que hacen a la historia de la institución solidaria, con hombres y familias que trabajaron denodadamente para colocar ladrillo por ladrillo, para cimentar las bases de la “fábrica de leche” como así la denominaban por entonces.
Para conseguir el objetivo convocamos a don Orlando Navigatore quien tuvo el honor de presidir el Consejo de Administración por dos períodos consecutivos desde 1978 a 1986.
Creo estar acertado en que fue una elección correcta y merecida de este octogenario, de hablar pausado, dotado de una lucidez que asombra para desglosar la historia vivida…

“Debo decir que no soy uno de los primeros iniciadores en su fundación pero recuerdo que en la zona había una plataforma para recepción de la leche de los tamberos vecinos, propiedad de la empresa “The River Plate Dairy Co. Ltda.”, pero el pago por litro entregado no era el ideal y entonces comenzó a rondar la idea de constituir una Cooperativa. Esto era allá por los años cuarenta había en la zona una gran seguía y por ende los campos pelados, sin pastura para alimentar a los bovinos”, sostuvo para comenzar.
“La preocupación y desazón cundía entre la mayoría de los tamberos de entonces, que entregaban la leche a la fábrica de Marré. Advertidos los mismos que la firma contaba con 4.000 fardos de pasto, solicitaron que se les vendiera para paliar la situación, muy por el contrario, no fueron escuchados y los volúmenes fueron vendidos a una importante casa comercial de la localidad de Sarah. La actitud fue considerada un agravio y muy molestos se declararon en estado de asamblea”, añadió.
“Se propiciaron varias reuniones entre un grupo de no más de 10 productores tamberos y decidieron crear una Cooperativa. Fue así que en forma precaria comenzaron a acopiar la producción en un galpón de don Humberto Pasquali, hasta que con el correr de los primeros tiempos se fueron construyendo las primeras instalaciones en un inmueble rural de 7 hectáreas adquirido a la familia Dalmasso (actual planta fabril), mas adelante se adquirieron 3 hectáreas mas para completar las 10 actuales”, recordó.

“Luego incorporaron el primer grupo electrógeno, se construyó la primera cámara de frío para conservar la pasta muzzarella y crema a temperatura ideal, la misma luego se comercializaba a la firma Roma de Buenos Aires que se enviaba por tren al principio y luego con transporte de la empresa que venían a la planta”, dijo.
“En sistema de equipos funcionaban calderas, las cuales nos daban bastantes dolores de cabeza por roturas en cañerías, etc. Recuerdo que los primeros encargados fueron Juan González (ex panadero en Sarah), también un tal Barbarena oriundo de Piedritas, Francisco Peila y su hijo Gregorio “Pirincho” como empleado, José Pacho”.
“Personalmente empecé como socio tambero a entregar el producto en el año 1968, luego me integré al Consejo de Administración como secretario primero y presidente en dos períodos, como administrador y tesorero recuerdo a don Gerardo Iglesias. Como empleados posteriores estuvieron Eduardo José y “Juancito” Giraudo”.

“Cuento una anécdota de las costumbres que teníamos los tamberos una vez que terminábamos de entregar la leche, estaban los clásicos partidos de bochas, hasta un equipo de fútbol habíamos formado donde jugamos en mas de un relámpago zonal, también nos reuníamos en familia a degustar los ricos lechones asados, especialmente cuando se convocaba a las asambleas para tratar los balances y cambios de consejeros….fue una época imborrable…la tengo muy presente”, subrayó don Orlando.

La fabricación de quesos:
“Se incorporó a partir del año 1974/75 como producción y se comercializaban aquí en la zona. Diez tambos entregábamos en temporada primavera – verano unos 5.000 lts diarios y en invierno se reducía a la mitad”.

Las inundaciones
“Un verdadero flagelo, especialmente la de 1983, se transitaba como se podía, por dentro de los campos, con tractores, carros, sacábamos la leche a la calle, yo tuve que largar en una oportunidad el tambo durante un mes y medio ya que era imposible andar por las lagunas y barro. Hasta que tomaron intervención las autoridades y con la colaboración de los propietarios de campos, realizaron alteo con tosca, colocaron alcantarillas en la famosa calle que va de la ruta 188 y conecta con la planta y el resto de los caminos vecinales, el sector mas afectado era el bajo paralelo al campo de la familia de don Francisco Spinelli”.

La problemática del tambo y el precio de la leche de entonces.
“Siempre fue una lucha sin cuartel y te lo dice una persona con 60 años de antigüedad en el oficio, a veces había ‘temporaditas’ de precios buenos y se podía hacer algo, no hay que olvidarse que todos los tambos eran a mano”.

Comercialización de los primeros cerdos
“Se empezó con esta actividad cargándose a mercado capones de 100/120 kg de promedio”.
Primer transporte propio
“Se adquirió una camioneta gasolera con un carro enganchado para recorrer los tambos mas lejanos, lo de mas cerca llevábamos con carros a caballo.
“El tambo de don Pedro Garayalde siempre se caracterizó por ser uno de los más grandes con una producción de más de 1.000 litros diarios y con el transcurrir de un breve tiempo la Cooperativa comenzó a expandirse y mejorar en todos sus aspectos”.

Historia que merece ser contada
“Ocurrió durante uno de mis mandatos y todo empezó cuando alguien o algunos productores se contactaron con una importante empresa para ofertarles la posibilidad de instalarse en la zona, incluso viajaban a Buenos Aires para establecer los primeros contactos, ya que era imposible competir con los precios que ellos pagaban”.
“No obstante y al estar alertados de la situación nos reunimos y nos juramentamos hacer ‘la pata ancha’ a lo que viniera”.
“Fue así que una mañana bien temprano se acercó un automóvil hasta el corral donde estaba trabajando, descendió un señor bien vestido con portafolio en mano y me preguntó si yo era el presidente de la Cooperativa, asentí, me dijo ser un representante de la firma y que venía con la firme decisión de comprarnos el inmueble, las instalaciones, todo lo que fuera de la Cooperativa, y para sorprenderme o convencerme recuerdo que abrió el maletín y puedo asegurar que en mi vida vi tanto dinero junto, era una cifra millonaria, imposible de determinar cuanto”.
“Sentí una rabia bárbara y le contesté con un rotundo ¡no! Y como réplica me espetó: ¿Ud. cree que puede competir con nuestros precios?, ¡ni podemos…ni lo pienso como presidente le contesté!..y levantando la mano orientada hacia el sol que estaba saliendo con mucha ira le pregunté: ¿Ud. ve eso que está asomando?….¡si, el sol …bueno el sol sale para todos… así que continúe viaje y dígale a los empresarios que nosotros vamos a seguir con lo nuestro, somos propietarios y si no podemos comercializar leche haremos otra cosa y ahí se terminó todo”.

Palabras finales
Con ojos húmedos que dejan traslucir emoción por los recuerdos vertidos Orlando dice en el epílogo que, “en este aniversario quiero decirles a los dirigentes y tamberos actuales que sigan trabajando con mucha perseverancia, el cooperativismo es una lucha, nosotros la tuvimos antes, ellos ahora, si bien antes con todas la carencias todavía resultó mas fácil la patriada, ahora es mas difícil, hay mucha competencia, pero los que asumen los cargos que sea para trabajar y que se hagan cargo. Y para terminar quiero saludar a todos los que están y los que no recordarlos , porque la Cooperativa la hicimos entre muchos”, culminó diciendo este hombre ejemplar que dio la posibilidad de brindar una entrevista notable e inolvidable. (Foto Romina Arrieta).

No hay comentarios