Dos bomberos legendarios y una entrañable historia de amor

0
992

Rosa y Guillermo son pareja desde hace 33 años, y fundaron el cuartel de su pueblo, Miguel Cané.
(Por Guillermo Villarreal).- Con mamelucos azules y botas de goma, subidos a la regadora de la municipalidad (una camioneta Ford modelo 76 que se usaba para aplacar el polvo de las calles en los días ventosos) los bomberos voluntarios de la flamante dotación de Miguel Cané llegaron a tiempo para sofocar las llamas que avanzaban sobre un predio junto a la feria del pueblo. No hace más de diez años de la simpática imagen, la primera salida que recuerdan Rosa “Toti” Larroque, la primera mujer jefe de un cuartel de bomberos de La Pampa, y el bombero Guillermo Villalobos, que no sólo es uno de los trece integrantes de la dotación, además de ser quien impulsó la fundación del cuartel, es el esposo de la jefa.

Su historia comenzó mucho antes de meterse en la carrera de bomberos, cuando Villalobos en el año 83 se quedó en el pueblo luego de hacer unos trabajos de herrería y se conocieron. “Toti” tiene 50 años, Guillermo 61, y tienen tres hijos mayores, dos de él de una relación previa, en común una hija y un amor incondicional por su pequeño pueblo donde “hay mucha gente sana”.

“Un pueblo de primera… –la deja picando Villalobos, y completa– si ponés segunda te pasás”. Miguel Cané, a 110 kilómetros de Santa Rosa y a 15 del límite con Buenos Aires, fundado en tierras que donó el autor de Juvenilla, tiene un cuartel de bomberos porque Villalobos, antes de sumarse a la dotación del departamento de Quemú Quemú, como lo tentaba un amigo, resolvió proponer al entonces intendente Francisco Bartolomé fundar el propio. “Todos las semanas viajábamos a capacitarnos, durante un año, luego vino lo difícil, tramitar, pagar la personería jurídica y crear la comisión directiva”, cuenta ella.

Hablan animados, pero nunca superponen sus voces. El agrega: “Me quisieron poner a mi como jefe, y no, no, no es un lugar para mi. Tenía que ser alguien con capacidad y propuse que fuera ella, porque ser bombero no solo es apagar fuego, hay muchas cosas en las que se tiene que estar capacitado”. En su jurisdicción está el pueblo de Relmo, de 180 habitantes.

Dos años después, tuvieron la primera autobomba, que compró la provincia. Ese día el pueblo salió a recibirlos, ellos y otros jóvenes bomberos saludaban desde la parte alta del camión. “Diez años después de la regadora y los mamelucos, hoy tenemos todo eso”, señala “Toti” Larroque una mesa donde están expuestas herramientas de última generación. En el Hotel Hermitage de Mar del Plata, ambos participan del III Congreso Internacional de Bomberos (OBA- Fundación Mapfre).
“Es un orgullo ser bombero”, dicen, y lo mismo sienten por estar juntos, más allá del cuartel: “Es la confianza de tenernos”, responde ella. “La de los bomberos es una familia”, coinciden ambos, pareja hace 33 años, y aseguran que las situaciones de casa y cuartel no se confunden, aunque no hayan tenido diferencias. Está claro, bromea Villalobos, que ella es quien manda en ambos lugares.

Jefa en el cuartel, jefa en casa, entonces ¿Qué tipo de bombero es Guillermo? “Dedicado, muy correcto”, dice “Toti”. ¿Y como marido? “Exactamente igual, colaboramos permanentemente entre nosotros”. Guillermo, a la misma pregunta, y con los ojos humedecidos, responde que “no haría nada sin ella”.
(www.clarin.com)

No hay comentarios