El Realicó que tenemos

0
1892

El sistema de salud de La Pampa está colapsado, y ello ha derivado en que muchos pacientes que no consiguen cama en Terapia Intensiva en el Hospital Lucio Molas, sean trasladados a la Clínica Santa Teresita de Realicó, que cuenta con dicho servicio y un convenio con el Ministerio de Salud de la Provincia.
A nuestra localidad llegan pacientes de toda la provincia, algunas de muy lejos, como 25 de Mayo o Río Colorado, en los extremos del territorio Pampeano. Otros, protagonistas de accidentes de tránsito, también son internados durante varios días, a veces mas de un mes, como ocurrió el año pasado con una accidentado de Salta.
Sus familiares, arriban con ellos, en la mayoría de las ocasiones, sin conocer la localidad, sin tener un contacto familiar ni de amistad con ningún vecino realiquense, y sin saber a dónde dirigirse para alojarse.

Hace pocos días ocurrió un hecho, que seguramente servirá de disparador para que los realiquenses nos replanteemos algunas cuestiones que tienen que ver con la solidaridad, el sentido común y la utilización de la infraestructura con la que contamos.
Llegó a la Clínica Santa Teresita hace quince días un paciente de 25 de Mayo, cuyos familiares se alojaron durante los dos primeros días en un hotel local. Los costos, no podían afrontarlos por muchos días, por lo que la idea era conseguir alguna vivienda para alquilar, ya que el paciente, les habían dicho los profesionales médicos, debía permanecer en el lugar por varios días, dado su estado de salud.
Luego de recorrer varias inmobiliarias, se encontraron con una realidad que no es ajena al conocimiento de los realiquenses: No hay. Y si lo hubiera, es caro, con alquileres no menores a 4000 pesos por mes. Aún así, estas personas estaban dispuestas a pagar ese precio entre varios familiares, ya que calculaban que por lo menos un mes iban a permanecer en Realicó.

Al no conseguir una vivienda, se acercaron al municipio, según comentaron a este cronista, con el objetivo de ver si el municipio les alquilaba o les prestaba el Albergue Municipal que está ubicado en el Parque Recreativo Municipal, que cuenta con todas las comodidades necesarias, decenas de cuchetas, calefacción, televisión, cocina, duchas con agua caliente etc. Una obra con la que muy pocas comunidades cuentan.
En el edificio de Desarrollo Social, habrían sido atendidos por la Secretaria del Area, quien les habría indicado que no es posible utilizar el edificio del albergue, ya que no está construido para tal fin.

Hablamos en potencial, porque hay versiones encontradas, ya que “off de récord”, un funcionario municipal se comunicó telefónica- mente con este cronista para negar que los haya atendido la funcionaria, sino un empleado, entre otros argumentos esgrimidos para fundamentar sobre por qué no se les cedió el inmueble.
Para solucionar el problema momentáneamente, fue el sacerdote Juan Carlos Cipolla, quien les cedió parte del Colegio Parroquial, ya que éste no se estaba utilizando por el receso escolar de invierno. Allí contaron con calefacción, cocina, colchones y lo mínimo necesario para descansar.
Al acercarnos al lugar, nos encontramos con un cuadro que nos permitió timar dimensión de las situación de esa familia: arrodilladas en la capilla del colegio, dos mujeres rezando, familiares del paciente, sollozando y con lágrimas en los ojos por la situación vivida. Pero también con la realidad, de que debían desocupar el colegio antes del fin de semana porque comenzaban las clases esta semana.

Finalmente, lograron que el propietario de unas cabañas de alquiler que se encuentran en un hotel, el señor Eduardo Pierini, les alquilara a un precio razonable y accesible una de las cabañas, logrando solucionar el problema.
Pero mas allá de las versiones encontradas, aquí hay algo mucho mas profundos, y que tiene que ver con un problema que hoy tiene Realicó, derivado del traslado de pacientes a esta comunidad, y que no cuenta por el momento con viviendas disponibles, y que si bien esta familia podía pagar un alquiler, en otros casos se trata de familias totalmente indigente, y que uno los ve deambular por los pasillos de la Clínica.

En todos los casos que hemos consultado, ya que esta es una situación que se viene repitiendo, todos destacan la atención de los médicos, enfermeros, personal en general, de la Clínica Santa Teresita, y que va mas allá de lo personal, sino que trasciende a lo humanitario, comprendiendo la situación que viven, y ayudando en la medida de las posibilidades.
Mientras tanto, preocupado y consciente de esta situación, el sacerdote Juan Carlos Cipolla, a través de Cáritas Parroquial, está construyendo una vivienda para cumplir con ese objetivo, pero aún le falta tiempo y quizás dinero para poder terminarla. Lo cual ayudaría a solucionar el problema.

El municipio, contando con la infraestructura, debería realizar un convenio con municipios de la provincia, para que puedan alojarse familiares de pacientes para solucionar estas situaciones, sobre todo con familias indigentes.
Si en el lugar se han albergado deportistas, artistas, delegaciones enteras de bailarines, aventureros que salen en una zorra a recorrer parte de la Argentina por las vías del ferrocarril. Y no digo que esté mal, sino todo lo contrario, para ello es esa infraestructura. ¿cómo no se pueden albergar personas que vienen obligados a Realicó por un problema de salud?
Si hay un reglamento que lo impide, sin dudas que es necesario modificarlo. Si es una decisión política de algún funcionario, deberá replantearlo.
Pero el sentido común y la solidaridad ante el que tiene necesidades debe primar por sobre todas las cosas.
Porque nuestros gestos, son los que hablan de nosotros, de nuestra comunidad, sobre todo cuando esos gestos son de nuestros funcionarios. De quienes nos representan.
Y de ellos dependerá la imagen y el recuerdo que se lleven de nosotros. En este Realicó que tenemos.
(José María González)

No hay comentarios