Escenario hídrico. Informe de Patricia Testa

0
573

“El Noreste de la provincia de La Pampa presenta una media anual de precipitaciones de 800 milímetros, con alternancia de ciclos húmedos y secos en intervalos de 5 a 7 años aproximadamente. En un período seco, por ejemplo año 1962 y 2003, los registros pluviométricos solo presentan valores de
500 mm anuales, mientras que en períodos húmedos como en los años 1999 y 2001, los valores se disparan a 1400 mm/año, presentándose casi 1000 mm de diferencia en agua llovida.
Durante estos períodos húmedos la dinámica hidrológica responde con un ascenso del nivel freático y una activación e interconexión de las lagunas semipermanentes que se presentan en la región de llanura medanosa del noreste pampeano, lo que implica pérdida de superficie productiva y un fuerte impacto negativo en la economía regional por inundaciones.
Actualmente el área centro y fundamentalmente norte de La Pampa padece las consecuencias de dos años con precipitaciones por encima de los 1200 mm precipitados, sumados al agua que ingresa por escurrimiento superficial y subterráneo desde el sur de Córdoba fundamentalmente.
Es decir, el balance hídrico de esta región presenta excesos superiores a los de una situación media para esta zona.

Todo lo anterior descripto es de público conocimiento, como así también, las obras que se debiesen haber hecho (principalmente “Obra de los Daneses”) y hoy no están. En consecuencia de ello no tenemos un plan de mitigación y manejo ante inundaciones, trabajamos en consecuencia, se realizan obras luego de que se produzca el fenómeno, no tenemos un plan de manejo precautorio, y los trabajos que se hacen sobre la marcha, no son realizados en condiciones
deseables, por lo que la calidad de estos muchas veces se ve puesta en discusión.

Ahora bien, y aquí me quiero detener, de acuerdo a diversos estudios de diferentes autores, todos concuerdan y afirman que la dinámica pluviométrica en nuestra región exhibe sus registros máximos de lluvia durante el período primaveral y estival. Entonces es que apelo a que el consciente colectivo se haga esta pregunta:
¿Qué probabilidad existe de que en setiembre no lluevan 100 mm?
Y la respuesta es: muy alta.
Esto empeoraría la situación. El suelo está saturado y no posee más capacidad de infiltración, la falta de pendiente y nuestro de relieve de llanura no favorece el drenaje de agua, no tenemos las obras de infraestructura hidráulica hechas, estamos recibiendo los excesos hídricos desde la cuenca alta y no tenemos un plan de trabajo a corto, mediano y largo plazo, “al menos público”, que defina directrices integrales que incluya cada uno de los sectores afectados.
Debemos exigir respuestas desde el Ejecutivo Provincial, que nos expliquen: ¿qué piensan hacer?, ¿cuáles son las actividades a realizar?, ¿en qué podemos ayudar?. No podemos esperar que otra lluvia nos encuentre sin un plan de contingencia ni roles de acción definidos”. (Patricia Testa – diputada provincial del FrePam)

No hay comentarios