“Una burla para nosotros”, agregó el vecino tras conocer la condena que recibió el conductor – también de nuestra localidad- del vehículo que protagonizara un accidente en marzo de 2013, en el cual perdió la vida su hijo Carlos, de 16 años de edad.

La semana pasada, en tribunales piquense, el juez de audiencia Florentino Rubio condenó a la pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso al vecino alvearense Juan Jorge Gómez (60), por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor.
Además, le aplicó seis años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores y determinadas reglas de conducta que deberá cumplir por dos años.
En el año 2013, Gomez, provocó un accidente vial en el cual murió el joven Carlos Rubén Quiroga, también de Intendente Alvear, que transitaba en una motocicleta desde nuestra localidad hacia General Pico.
“UNA BURLA”
Conocida la sentencia, Miguel Quiroga, el papá del adolescente fallecido en contacto con El Norte en movimiento expresó que “es una burla para nosotros todo esto”.
“Y él seguí manejando como si nada, espero que ahora, por lo menos, no maneje mas”, pidió.
“El abogado me llamó y el miércoles -por hoy- tengo que estar con él. Ya sabe que no estamos conformes con esto, seguro que vamos a apelar la sentencia”, anticipó.
“Nosotros queremos que pague por la muerte de Carlitos. Que haya más justicia para mi hijo”.
“Jamás tuve contacto con Gómez, ni quiero tampoco. Ni que se arrime”.
“No hay justicia. Tres años esperando para nada”, enfatizó.
“Parece que fue ayer el día del accidente, no pasan los días para nosotros. No se borrará nunca de mi cabeza esa noche. Es como si todavía lo tuviera en mis brazos, muerto, sobre la ruta”, dijo.
“Ahora resulta que no castigan a la persona que le quitó la vida. Justicia lenta para nada, culpable dicen pero andará por ahí como si nada”, indicó.
LA CAUSA
En la causa la acusación la llevó adelante la fiscal Natalia Mariani, y el abogado Abel Tanús Mafud se constituyó como querellante.
El letrado Armando Agüero actuó en defensa de Gómez.
El juez de audiencia Floren- tino Rubio expresó en el fallo que el viernes 1 de marzo de 2013 cerca de las 19:50 horas, en el kilómetro 41 de la ruta provincial 1, el imputado, Juan Gomez, se desplazaba en un Fiat Idea de sur a norte, en el momento en el que invadió el carril contrario y colisionó a Carlos Rubén Quiroga que avanzaba en dirección opuesta desde Alvear hacia Pico, al mando de una Zanella RX, y detrás suyo lo hacía su padre, Miguel, al mando de un auto Renault 12, quien tras perder de vista a su hijo, se detuvo en la ruta y lo encontró tirado sobre la banquina.
El joven falleció en el acto.
SEGUIRLA
“El miércoles me dirá el abogado como sigue todo esto, estaba decidido a seguirla hasta el fin, con esto que salió ahora mucho más estoy convencido”, añadió Miguel.
“La verdad que no entiendo como hacen los jueces, a un amigo mío le dieron ocho años de prisión por una pelea y por una muerte nada”, dijo ayer para culminar.
HACE TRES AÑOS
Miguel Quiroga, prestó declaración indagatoria en la comisaría local el lunes 4 de marzo de 2013 y desde allí llegó hasta nuestra redacción para relatar lo sucedido, según su apreciación.
“Tenía todo el carril para pasar, -dijo en primer lugar en alusión al otro vehículo involucrado- “está muy claro que se cruzó por donde venía Carlitos y me lo mató, pobrecito”, añadió.
Miguel negó la presencia de  un tercer vehículo, “no venía nadie, ni auto ni camión, no entiendo como pudo haber perdido el control de su auto”, añadió.
El adolescente de 16 años, llevaba casco protector, se dirigía de norte a sur, rumbo a General Pico y detrás viajaba su padre Miguel Quiroga -empleado municipal- en un Renault 12, “no vi cuando atropelló a mi hijo, recuerdo que tuve que volantear mi auto para el medio de la ruta porque si no choca con nosotros también, después vi el bulto en la calle”, afirmó.
El otro vehículo, un Fiat Idea, dominio FTP 354 era conducido por Juan Gómez, acompañado por dos personas más de sexo femenino, regresaba a Intendente Alvear tras su trabajo como comisionista.
El menor falleció en el acto y dos de las personas del rodado mayor trasladadas de manera urgente al hospital Gobernador Centeno de General Pico, la mujer Florentina Orozco, sufrió la fractura de un brazo y el conductor con fuertes golpes en su rostro, luego se supo que se vio afectado seriamente en la visión de ambos ojos.
Otra de las ocupantes, Liliana Fernández salió del auto por sus propios medios y fue auxiliada por un vecino que circulaba por esa arteria y la trasladó hasta nuestra localidad, aunque también tuvo que prestar declaración ante la justicia de lo sucedido.
Trabajaron en el lugar bomberos, personal de salud de Intendente Alvear, policía de nuestra localidad y de la Comisaría Segunda General Pico.
La causa quedó a cargo del fiscal Alejandro Gilardenghi.
En la tarde del sábado, el día después del trágico suceso fuentes ligadas a la investigación indicaron a este medio que en un recorrido que realizaron en la zona del accidente, se estableció que el asfalto posee importantes ondulaciones, por lo que se estima que Gómez, podría haber perdido el control del auto cuando atravesó un charco de agua, momento en el que el vehículo derrapó sobre el agua, efecto que se conoce como “aquaplaning”.
“IBAN LOS DOS EN LA MOTO”
Recordando aquel relato de hace tres años, Miguel Quiroga, contó además que “íbamos a General Pico a ver unos amigos, Carlitos a visitar su novia y quería ir a un baile porque cantaba Jean Carlos, iba con su hermano Santiago de 14 años en la moto y como estaba lloviendo pararon en una cortina de eucaliptus y me esperaron, estuvimos ahí como media hora y cuando paró de llover decidimos seguir pero el menor quiso seguir conmigo en el auto”.
Dos kilómetros más adelante el fatal desenlace…
“Mi hijo iba bien por su lado, el auto se cruzó todo el carril, un accidente puede ser, esto no. La moto tenía luz, tenía todo, estaba a nombre mío, Carlos era menor”, decía.
Los restos del joven fueron inhumados el sábado 2 de marzo de 2013 y Miguel indicó que “la mujer de Gómez quiso estar en el velorio pero no la dejé, estoy muy dolido, la verdad que no se como saldré de esta otra desgracia”, subrayaba.
OTRA DESGRACIA
Miguel Quiroga, en setiembre de 2010, también ocupó un espacio en este medio, en esa oportunidad para denunciar públicamente que su hijo Roberto -de 18 años- no había sido atendido debidamente en el hospital Reumann Enz y luego falleció.
Sobre Miguel, que pedía explicaciones de los profesionales de la Salud local, pesaba una denuncia de ‘abandono de persona’ , radicada por la propia madre del joven.
El doctor Atilio Crenna -fallecido- le dijo a este medio en aquella oportunidad que “su deceso podría haber sido producto de una septicemia” -invasión aguda del torrente circulatorio por gérmenes o por sus productos tóxicos- “tuvo mucha mala suerte el joven”, agregaba el profesional.a y quería ir a un baile

No hay comentarios