Eva Perón, una vez más

0
1146

Julio en la Argentina
(Por Silvio Mario Peduto).- Coincidencia, casual o no, julio es el mes en que se fueron ambos. Quizás a propósito como para que su recuerdo debiera ser predecible, certero, contundente. Para que no se los olvidara fácilmente, al contrario.
Julio está marcado por Perón y por Evita, y también, por nuestra independencia.
Aquél 9 de julio que decidimos ser nosotros mismos, sin tutelajes coloniales ni prepotencias de ningún tipo.
Nos sacamos la bota de encima; nos opusimos, férreamente, a que nos dijeran qué hacer. Decidimos protagonizar y escribir nuestra propia historia.
Curioso, ¿no?, Juan Perón, 9 de Julio, Eva Perón: todo aconteció en julio.
¿Será que ellos constituyeron los dos últimos exponentes de un discurso político independentista y de realizaciones concretas en favor de los argentinos?.
Su paso por la vida, sus ideales, la historia que construyeron, y el amoroso cuidado que ambos prodigaron para que su pueblo viviera mejor, y fuera cada día un poco más digno ¿no se fue deshilachando con el tiempo?.

Lo cierto es que ambos, a la vez, fueron hacedores de nuestra independencia real, en el siglo XX, concretada en los hechos y con la Declaración de la Independencia Económica en la misma ciudad de San Miguel de Tucumán, 131 años después de aquél 9 de julio.
Ambos esgrimieron discursos, gestos, hechos e imaginaron prospectivas políticas que apuntaron a la reafirmación de la liberación nacional y social.
Ofrendaron sus vidas por la libertad de la patria y de su pueblo.
Dignificado por una obra de gobierno que no reconoce antecedentes históricos, en un contexto de justicia social, independencia económica, soberanía política y cultural, e integración suramericana.

Los dos eran uno
Sesenta y cinco años de la muerte de Eva, este 26 de julio.
El tiempo con sus mudanzas demostró que aún los opositores al peronismo debieron reconocer su paso por la política y la trascendencia de su obra de dignificación que impactó en el mundo.
Después de ella, en esos escasos siete años que transcurrió su vida pública, nada volvió a ser igual. Ella era Perón y él, era ella.
También esta circunstancia, ¿fue casual?.
Su coincidencia temporal y los hechos que llevaron a que ambos se conocieran, ¿fue una mera coincidencia o fue un designio divino o del destino?.Cada cual tendrá su respuesta.
Lo cierto es que ambos cambiaron la historia de un país destinado ser una colonia del poder británico-yanqui, y rescataron a un pueblo desamparado, esclavizado y sojuzgado por los poderosos de adentro y de afuera.
Quien todo lo dio por sus descamisados, ¿qué diría de la actual situación que atraviesa nuestra patria y el estado en que se encuentran los más desvalidos, los humildes, los sin trabajo?; ¿los, casi trece millones de pobres y descartados de la Argentina? ¿Qué sentimientos le inspirarían?

En el temporal, la vigencia de su mensaje…
…se agiganta en la medida que la injusticia social y la entrega nacional cobra dimensiones impensadas pocas décadas atrás.
Eva y Juan, son faros que guían y muestran el rumbo. Cómo volver a ser dignos.
Pueblo y patria; con un destino común que debemos recrear y que debiera importarnos a todos. Sus banderas de redención nacional, olvidadas y traicionadas
por una clase política afín a la entrega que nos sojuzga.
Somos un país colonial del siglo XXI, este es el contexto en el que discurre nuestra cotidianeidad personal, familiar y social.
Un estado colonial en donde hay ganadores y perdedores.
En un escenario de simulacros constantes y visiones sesga- das, nos quieren convencer que la política se agota en un acto elec- cionario. No es así, lo sabemos. La política debe ocuparse de las desdichas de la gente, de sus anhelos e inquietudes, del país con que sueñan.
Para ello es necesario gobernar con planificación para conocer, aportar, compartir y hacer causa común en la noble tarea de discernir hacia dónde vamos como nación. Eva y Juan lo hicieron, se ocuparon de ello y fueron precursores.
Con su entrega nos marcaron cómo se debería vivir y llevar adelante dignamente un país, respetuoso de su objetivo nacional y a la vez respetado.
El mal tiempo fue también protagonista, duró más de una semana, en aquel 26 de julio de 1952 y en el 1º de julio de 1974.

Vale recordar que las enormes movilizaciones gestadas por el peronismo en vida de su conductor gozaron de días apacibles.
Aquellos “días peronistas” que pasaron a la historia, protagonizados por hombres y mujeres con un destino común.
Las terribles sudestadas con frío y lluvia, y el viento persistente, también se asociaron al desconsuelo y al dolor desgarrador del pueblo en esas dos fechas.
Los temporales de aquellos días que asolaron Buenos Aires y suburbios, ¿fueron una casualidad?; ¿o, como dijera una mujer que estaba en la fila para dar su último adiós a Evita, “el cielo está llorando”?.
¿Fue un designio divino que no pocos percibieron?.
Una vez más cada uno tendrá su respuesta.
Lo cierto es que aún Eva y Juan, están entre nosotros.
Es menester que los recordemos y tengamos en cuenta sin prestar atención a quienes aún se empeñan en negar lo hecho por ellos y convalidan el estado neocolonial de la Argentina.
(Santa Rosa)

No hay comentarios