Feriados que ya no son, ¿casualidad?

0
1340

Agosto, de traslados y desaparecidos
(Por Silvio Mario Peduto).- El reciente feriado largo, por “el paso a la inmortalidad” del general don José de San Martín tuvo, como en cada uno de ellos, una repercusión económica impensada, hace pocos lustros atrás.
En efecto, los medios periodísticos convencionales y virtuales se ocuparon de resaltar el impacto de esos tres días y medio; que, desde el viernes 12 hasta el martes 16 de agosto, movilizaron hacia a centros turísticos nacionales, a casi dos millones de personas.
Ello significó, un “movimiento económico de tres mil millones de pesos”, como informó el ministerio de Turismo de la Nación.
Los tiempos que corren no son los de antes, lo sabemos.
Tampoco lo son para rememorar nuestra historia ya que ella no condice con los días actuales, pletóricos de ansiedad y prisa, por la vorágine en la que vivimos y en donde el consumo compulsivo nos condiciona.

¿Quién se va a preocupar, entonces, si fue el 15 o el 17 de agosto, la fecha en que falleciera, lejos de su América del Sur, uno de los padres de la patria?.
Las preocupaciones, para quienes pueden, son otras: salir como autómatas a la ruta para llegar a destino lo antes posible, tal y como se sugiere desde el poder.
Como dato complementario, el día 12 de agosto fue en nuestra historia, una jornada trascendente que ha sido prácticamente olvidada ¿o desaparecida?.
En algún momento no lejano, también fue feriado nacional ya que rememoraba el día de la Reconquista de Buenos Aires.
Tras una encarnizada lucha, casa por casa, las tropas del imperio británico se rindieron de manera incondicional esa jornada de 1806. El 25 de junio poco más de mil quinientos hombres, al mando del general Guillermo Carr Beresford, desembarcaron en Quilmes con el objetivo de conquistar Buenos Aires.
En sus planes, esa invasión inglesa, significaría la incorporación del Río de la Plata al conflicto mundial entre Inglaterra y Francia, y la cristalización de la estrategia de los círculos comerciales y políticos ingleses, sobre la conveniencia de apoyar la independencia de América del Sur para copar su mercado de incalculable riqueza.

Es decir, incorporarnos a la “globalización” que en el siglo XIX, era propiciada -y lograda- por el imperio británico. Vayan estas líneas a modo de recordatorio de lo que; tanto, españoles (peninsulares y americanos), criollos y morenos, aborígenes y esclavos, consiguieron con su lucha: rechazar el intento británico de hacer pie en el río de la Plata.

Para ejemplo, bastan
La vida del General San Martín, su gesta independentista, su testimonio y su mensaje premonitorio sobre la necesidad imperiosa de la unidad suramericana -aún vigente- nos guían.
Esto es conocido por nuestro pueblo. Ahora bien, ¿por qué no se respeta la fecha del 17 de agosto como feriado inamovible y se retoma una tradición que nunca debió abandonarse, en aras de un pretendido fomento del turismo, atándonos a la distracción constante y a los intereses del mercado divinizado, como señala en su encíclica “Laudato Sí”, el Papa Francisco?
El 12 de agosto era feriado; porque, de esa forma, se destacaba uno de los eslabones pioneros de nuestra brega histórica por ser soberanos.

Hoy, ¿importa que la Argentina sea independiente, que seamos capaces de tomar nuestras propias decisiones y priorizar nuestros intereses, y darnos el tiempo necesario para elaborar un proyecto de nación que no esté atado a las decisiones foráneas?.
Por otra parte, ¿suponen que la decisión de correr los feriados, es casual; que no hay una voluntad y una decisión política, detrás de ella, que nos afecta a los argentinos como pueblo?
A San Martín no lo pueden borrar del panteón histórico -aunque en su fuero íntimo, muchos quisieran hacerlo- como, sí, borraron del calendario de efemérides, al Día de la Reconquista.
Él es inocultable, y sería un crimen de lesa patria y de lesa memoria, desaparecerlo, como hicieron con el 12 de agosto.

¿Quiénes son responsables; qué objetivos persiguen con estas decisiones que afectan nuestra memoria y por ende, nuestra historicidad como pueblo?
Acaso, ¿estos traslados de fecha y desapariciones, no se inscriben en la denunciada “cultura del descarte” de la encíclica papal?.
Son preguntas que surgen ante la evidente intención de solapar o, directamente, hacer desaparecer hechos relevantes de nuestro proceso histórico.
El cambio de las fechas, motivado exclusivamente por el lucro, por esta gestión nacional y por las anteriores, no hace más que abonar la consolidación de una concepción política, social y cultural de cuño colonial que nos afecta profundamente.

¿Quién gobierna la Nación argentina?
Deberemos reflexionar y plantearnos si esto es lo que deseamos como sociedad.
A la vez, avizorar el futuro inmediato, y este presente; porque, nada es casual.
Si no somos capaces de protagonizar y gestar un proyecto de país digno, soberano e inserto en la concepción de la integración de la patria grande suramericana; otros lo harán por nosotros. Seremos incluidos en proyectos de otras naciones, y no tendremos historia.
Un ejemplo. A partir de mañana jueves 25 de agosto, el Consejo de las Américas, gigantesco lobby conformado, entre otras, por las grandes corporaciones transnacionales que operan en nuestro país, sesionará en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires, bajo el sugerente título de, “Argentina: perspectivas económicas y políticas.”

Leer el aviso del encuentro en La Nación del 18/8/16, página 25, aporta a la necesaria reflexión a la que aludimos.
Acudirán los CEOs empresariales, y algunos políticos afines al modelo económico extractivista de reprimarización de la economía argentina, dependiente de los mercados globales.
La movida transnacional, empresario-política, nos interpela.
Vale preguntarse, ¿quién está gobernándonos realmente, en dónde reside el poder real?; por otra parte, ¿quién planifica a futuro, y se hace cargo de nuestro territorio, ejecutando líneas estratégicas ignoradas por los argentinos y argentinas?; ¿lo hacen ellos o nosotros?.

Por último, ¿dónde van a parar, en este año del Bicentenario de la Independencia, el sacrificio y las luchas por la soberanía de los padres de la Patria: San Martín, Belgrano, Güemes y otros?
Si no nos detenemos a pensar; si, por comodidad o haraganería, por desinformación o complicidad, o por lo que fuere, no lo hacemos, mereceremos el estado de sometimiento que nos agobia desde hace décadas.
Al fin, las colonias no deben tener historia que guíe a sus pueblos, situación ésta que junto a otras concausas, impiden que seamos una patria soberana, digna de sí, respetuosa y respetada.  (Santa Rosa)

No hay comentarios