Ferrero pidió un cajero automático, viviendas, reparación de edificios y renovación del parque automotor

0
742

El gobernador Carlos Verna recibió ayer a Carlos Ferrero, presidente de la Comisión de Fomento de Pichi Huinca, con quien conversó sobre las necesidades y proyecciones que se presentan para la localidad.
El secretario de Asuntos Municipales, Rodolfo Calvo, también participó de la reunión, celebrada en el despacho del mandatario.
Ferrero pidió por la instalación de un cajero automático del Banco de La Pampa, la construcción de viviendas, la reparación de edificios como la Comisaría y el Centro de Salud y la renovación de la flota de vehículos oficiales. Ante esto, el gobernador se comprometió a enviar una delegación de Obras Públicas para que analice las obras que deberán hacerse en los edificios y también comenzar con los trámites para que se construyan 4 viviendas.
Tras agradecer la respuesta que recibió, Ferrero confió que una de sus aspiraciones es atraer “algún inversor privado que genere mano de obra” aunque se topa con las dificultades que genera la política económica impulsada desde Nación.
“Más allá de que desde una comuna chiquita se pueda perder la perspectiva, me parece que están desconcertados y que las medidas económicas que tomaron no fueron muy acertadas. Los emprendedores están reticentes a tomar riesgos crediticios”, dijo.
Sin problemas graves en materia de desocupación ni infraestructura -la zona no tuvo mayores inconvenientes con el fuego ni con las inundaciones- Pichi Huinca se encuentra en vísperas de una cosecha que abre una perspectiva alentadora, aunque también moderada por el contexto de la economía nacional.
Ferrero, quien lleva adelante su primer mandato, también destacó que la producción de miel que se hace en el pueblo y la zona promete “una temporada bastante interesante porque los precios acompañan” un producto “de muy alta calidad porque se usa poco agroquímico, hay mucha alfalfa, buena pastura y eso beneficia al sector”.
El funcionario valoró la gestión de su antecesor y confió que su objetivo es “darle valor agregado” a lo que se hizo.
En este sentido, apunta a instalar una planta que permita envasar agua en botellas de 10 y 20 litros para abastecer el mercado local y de la zona. “Tenemos una muy buena agua tratada y vienen a buscar de Arizona y Anchorena, por ejemplo”, explicó.
También en ese marco se inscriben otras alternativas, más vinculadas con la historia de Pichi Huinca, como es la renovación de la plazoleta.
Obras para seguir creciendo que se impulsan en la localidad con el apoyo de un Gobierno provincial que ratifica así el postulado que no existen pueblos chicos ni pueblos grandes, sino pueblos pampeanos con necesidades.

No hay comentarios