Flor Fernández se lució con Yuruná en Casa de La Pampa

0
749

La Casa de La Pampa en Buenos Aires inauguró anoche la edición 2018 del ciclo Ñuke Co-Madre Agua con la presentación de la alvearense Florencia Fernández, quien desembarcó en la delegación provincial con el trío vocal Yuruná, acompañada de Patricia Pacheco y Agostina Bruno.

El evento estuvo encabezado por el subdirector de la Casa de La Pampa, Pablo Rubio; y los responsables de las áreas de Cultura y Relaciones Institucionales, Cristian Accattoli y Nora Raina, respectivamente.

El subdirector de la delegación pampeana destacó el objetivo del ciclo Ñuke Co. “Es importante que desde la cultura, a través de ciclos como éste y del compromiso de artistas como Flor Fernández, aportemos nuestro granito de arena a visibilizar la problemática del agua que sufrimos en La Pampa, en particular con el corte del río Atuel”, señaló Rubio.

En esta oportunidad Yuruná contó con la participación especial de Agostina Bruno, quien reemplazó a Patricia “Piojo” Sappia, de viaje en Roma presentando su proyecto solista “Raíz canción”.

En una noche porteña fría y lluviosa, Fernández, Pacheco y Bruno llenaron de calor y color la delegación pampeana, luciéndose con un repertorio de música latinoamericana en el que se destacaron varas composiciones propias.

Las talentosas voces de Yuruná estuvieron acompañadas en el escenario por los músicos Leandro “Pitu” Marquesano (piano), Mariano Gómez (percusión) y Agustín Marquesano (bajo).

Luego de varios años de trabajar en el proyecto de electro-folk “Waku”, que encabeza junto a Samir Petroccelli, Flor Fernández se animó a probar suerte con un trío vocal femenino. “Venía desde hacía mucho tiempo cantando como solista y un día dije: ‘quiero probar voces y correrme un poco del lugar de solista’. Así fue como les propuse a dos amigas cantantes hacer algo juntas. Nos fue tan bien y hubo tanta conexión que nació Yuruná”, contó la pampeana de Intendente Alvear.

Por su parte, Pacheco aseguró que el trío “nació como una propuesta de música latinoamericana por la raíz musical de cada una. Claramente tenemos corrientes diferentes. Yo vengo de una escuela más jazzera y de la zamba norteña; Flor venía más de la chacarera y del tango, y la Piojo Sappia del candombe”. Y añadió: “Yuruná representa la esencia de nosotras como grupo. Yuru, es cuenco en quichua, y ná significa luna. Sería ‘cuenco de luna’, nada más simbólico para tres mujeres con toda su feminidad cantando”.

No hay comentarios