La mujer dio clases en un colegio secundario de Realicó pero no tenía título. El certificado que presento la imputada sería “falso” ya que, de acuerdo al informe solicitado al Instituto de Formación de Jovita, Martínez solo habría aprobado cinco materias de la carrera mencionada.

La jueza de Control Paola Loscertales dio curso a la investigación iniciada contra una mujer que dictó clases durante más de un año y medio en un colegio secundario de Realicó hasta que fue denunciada por la supuesta falsificación de los documentos que la acreditaban como docente. La denuncia fue radicada hace más de un año y esta semana se formalizó la investigación.

La audiencia solicitada por la fiscala Patricia Capelino fue presidida por la jueza Paola Loscertales, mientras que la imputada, de apellido Martínez, fue asistida por el abogado Armando Agüero. La supuesta docente “trucha” prestó declaración en sede de Fiscalía, aunque se desconoce el descargo que realizó previo a la formalización.

La mujer presentó documentación de estudios realizados en la provincia de Córdoba y dictó clases de Lengua y Literatura entre los años 2012 y 2014 en la Escuela de Comercio de Realicó.
Según el resumen de la Fiscalía durante la audiencia de formalización, Martínez para dictar clases presentó documentación de estudios en el Instituto Superior de Formación Docente ubicado en la localidad de Jovita, provincia de Córdoba. De dicha presentación se desprende que la mujer cursó y aprobó tres años de la carrera de Profesorado de EGB y Polimodal, adelantó El Diario.

Pero según indicó la Fiscalía, en realidad el certificado que presento la imputada sería “falso” ya que, de acuerdo al informe solicitado al Instituto de Formación de Jovita, Martínez solo habría aprobado cinco materias de la carrera mencionada.

Tras recabar dicha información en la casa de estudios, la Justicia ordenó un peritaje sobre los títulos presentados y el perito interviniente determinó que las firmas insertas en el espacio indicado para la responsable del Instituto “son exactamente iguales, evidenciadas por transparencias superpuestas, lo que es un claro signo de falsedad”, según indicó la fiscala Capelino.

El perito que intervino afirmó que “por lo menos dos de las tres firmas insertadas en el documento son falsas”. Y agregó la Fiscalía que también se le imputa a Martínez haber ejercido la docencia, desde setiembre de 2012 hasta mayo de 2014, como profesora de Lengua y Literatura en la Escuela de Comercio de Realicó, para lo cual necesita un título que la mujer no presentó y tampoco la condición habilitante, que es contar con el 75% de la carrera aprobada.

Finalmente la Fiscalía imputó a Martínez el delito de “uso de documentación pública falsificada y usurpación de título, en concurso real”. Por tratarse de un delito menor, cuya eventual condena no supera los tres años de prisión, la Fiscalía no requirió prisión preventiva para la imputada y la mujer aguardará el avance de la investigación en libertad.

No hay comentarios