Grupo solidario de la región en “El Impenetrable”

0
3133

“Dar hasta que duela, y si duele, dar todavía mas” (Madre Teresa de Calcuta)
(Especial José María González).- Un grupo de vecinos de Hilario Lagos, Realicó, Huinca Renancó Villa Huidobro y Vicuña Mackena, Pincen, Levalle, Laboulaye, e Italó organizaron a través de las redes sociales una maravillosa actividad solidaria en El Impenetrable Chaqueño, llevando no sólo donaciones para suplir necesidades de esa región, sino también médico y materiales para reparar una ‘escuelita’ en las comunidades Wichi y Toba.
Zona con muchas necesidades si la hay en nuestro país en donde este grupo de altruistas comprobó la ausencia total del Estado.
Sin objetivos políticos, ni intereses personales, sino con la preocupación ante la necesidad del otro, permanecieron durante varios días en una zona inhóspita y agreste, entregando en varios parajes alimentos, calzado, juguetes, ropa, medicamentos, colchones, aberturas, silobolsa (para cubrir el techo de paja) chapas, pintura, camas, bicicletas, golosinas, etc. y asistiendo a través de médicos y paramédicos a decenas de niños y adultos, además de reconstruir, reparar y pintar una escuelita.
gruposolidario2Los dos camiones con sus acoplados de Hilario Lagos y Realicó, donados por Sergio Walter y transporte “El Gallego” de Rodríguez, partieron dos días antes repletos de donaciones acopiadas en las respectivas localidades.

Dos de los integrantes de este grupo, Andrea Falconi y Axel Denis Walter contaron varios aspectos de esta iniciativa.
Axel, un joven de 15 años, comentó que “para llegar a algunos parajes no hay caminos y no se puede acceder en camioneta, y menos en camión, pero sí senderos por los que se puede ir en moto, por lo que cargamos nuestras mochilas con donaciones, junto a otros chicos, y partimos en moto hacia esos parajes. Estos parajes están metidos algunas leguas en medio del monte.”
“Se te caen las lágrimas al ver cómo y dónde viven. Sus casas son de 4 postes, con paredes de barro, techo de paja”.
“Por eso nos piden los silobolsas. Para cubrir el techo, porque se les llueve. Acá nos quejamos sin conocer la forma en que viven ellos, con muchas limitaciones.”

gruposolidarioAndrea contó que “viven en condiciones muy precarias, calentando su comida en fogatas. Alrededor de ellas también se reúnen por la noche. Sus ingresos son muy bajos. Las mujeres cobran la AUH y los hombres viven de changas. Muchos de ellos hachando, a los que les pagan 8 pesos por hora”.
“Las mujeres también venden sus artesanías, hechas con hebras que sacan de la corteza de una planta, con las que hacen carteras, cartucheras, bolsos, y otras tejen hermosas artesanías con las lanas”, indicó.

Axel luego dijo que “estas comunidades necesitan educación, maestros bilingües, que la ley especifica, pero el gobierno chaqueño no cumple. En consecuencia a muchos de ellos les cuesta mucho comunicarse. Necesitan médicos, porque en los lugares a los que fuimos tienen una salita con una camilla, y una enfermera que hace lo que puede con los escasos recursos que tiene. Nosotros llevamos muchos medicamentos, y los doctores que nos acompañaron atendieron varias familias. Aún así, como no están acostumbrados a que los atienda un médico, algunos tenían miedo y teníamos que acompañar a las mamás con los niños cuando los revisaba el médico.”

gruposolidario3Este cronista les cedió una cámara filmadora al grupo, para que testimoniaran en imágenes la realidad, que los propios pobladores de los parajes relataran sus costumbres, necesidades y forma de vida. El material logrado en varias horas de grabación es excelente, muy interesante para que, una vez editado, sera distribuido en escuelas de nuestra región, para que los niños y jóvenes de nuestra región conozcan esa realidad de nuestros hermanos Wichi.

“La realidad de las escuelas, es lamentable, – comenta Andrea – y tienen muchas necesidades. Desde útiles, material bibliográfico, cuadernos, lápices, amoblamientos. Al finalizar el día de clase, a los niños se les da un mate cocido, y muchos de ellos es lo único que consumen en el día.”
La falta de agua es una problemática muy grande, “ya que no tienen pozos de dónde extraerla, y los que existen tienen el agua muy contaminada. En Pozo del Toba, por ejemplo, uno de los parajes en donde acampamos el agua es acercada por la municipalidad de Pompeya que se las deja en un aljibe, pero a su vez se las cobra muy cara, considerando los ingresos de ellos. Es un disparate. No tiene sentido.
“Incluso, si vas al pueblo, la relación del precio con la carne o cualquier otro alimento, el agua es muy cara.”

gruposolidario1El grupo solidario, también trabajó activamente durante varios días en la refacción de una escuela en Pozo del Toba, en la que se dictan clases de jardín, primaria y secundaria. La parte del secundario ha sufrido muchos destrozos por parte de la propia gente del pueblo que no pertenece a la comunidad de originarios.
“Nosotros conseguimos las aberturas y la pintura para que pueda volver a funcionar ese sector. Ellos nos esperaban, la directora nos esperó, y si no hubiéramos hecho ese trabajo, la escuela seguía sin ventanas. Los papás de los niños y los niños, hablan poco, son muy tímidos, pero se pusieron junto a los profes, a trabajar a la par nuestra. De hecho no pudimos terminar con la pintura porque nos teníamos que volver, pero ellos siguieron pintando, lijaron los amoblamientos del colegio y los pintaron.”

Sin dudas que la tarea que realizaron ha sido muy fructífera, del corazón, con amor y pasión. Aprovechando sus vacaciones de invierno para preocuparse por el otro, conocer su realidad, sus falencias y miserias cara a cara, sin pantallas de por medio, ni al calor del hogar. Sino con la arcilla volátil envolviéndolos durante toda la jornada, con temperaturas mayores a los 30 grados en pleno julio, pero aportando ‘gotitas’ de solidaridad ante un gran mar de necesidades del mundo.
Con la promesa de volver el año que viene, y otra vez, encontrarse con un Estado ciego y sordo, pero lleno de palabras que se pierden con el viento ante la falta de acción.

No hay comentarios