Joven le da pelea al cáncer y dejó su testimonio de alerta y preocupación

0
16670

El diagnóstico de cáncer suele llegar a cualquier persona de la manera más inesperada, y lo más difícil, más allá de la propia enfermedad, es como enfrentarlo, como reaccionar.
Un adolescente de 18 años, hijo de una conocida docente nativa de nuestra localidad, relató a El Norte en movimiento su caso con una notable valentía y entereza. Le extirparon un testículo afectado por un tumor. El joven contó que tuvo y tiene miedo, que le sirvió para valorar cosas simples y para madurar antes de lo previsto. Afirmó que su problema de salud está controlado. “Terminé con las ‘quimios’, fueron menos de las pronosticadas en un principio, es un buen diagnóstico, pero hay que estar muy atento, una vez pasó y puede volver a pasar”, sostiene.
“En todo este tiempo me he preguntado ¿por qué a mí? y es cuando le echás la culpa a alguien, a algo, se busca eso”, dijo. “Mi mamá preguntó por el origen de mi problema y le respondieron que era ambiental”, afirmó e hizo hincapié en la cantidad de casos de cáncer
que conoció de Intendente Alvear durante el tratamiento. “Es anormal, preocupante, para una población de diez mil habitantes más o menos. El medio ambiente en nuestro pueblo tan lindo no está siendo bueno”, subrayó.

Mariano Yacucci, hijo de Sergio Yacucci y Silvina Hevia (docente nativa de Intendente Alvear), nació el 24 de setiembre de 1998 en Gualeguay, Entre Ríos. “Tengo dos hermanos, Emiliana y Andrés, este último por parte de mi padre, yo soy el del medio”, fue lo primero que dijo el pasado lunes por la tarde que dijo en contacto con El Norte en movimiento.
“Con mamá nos vinimos a Intendente Alvear en el 2000, tenía 2 años. Fui a la guardería, después hice jardín de 5 años y toda la primaria en la Escuela 17 y los estudios secundarios en el Colegio Heguy”, agregó.
“Me quedan algunas materias del año pasado, que tengo que rendir ahora en febrero. Quedé libre por las faltas…por todo eso…”, dijo el adolescente de 18 años de edad y el ‘todo eso’ fue para entrar directamente en el terreno del problema de salud que lo afectó a mediados de 2016.

UN BULTO
“Un lunes por la noche estaba en mi casa, faltaba muy poco para mi cumpleaños, cuando me termino de bañar y me estaba secando noté que tenía algo en un testículo, un bulto como una lenteja, raro muy raro. Algo muy chiquito pero duro y me dolía. Como dos meses antes, cuando jugaba al fútbol en algún roce me quedaba doliendo…”.
“Esa noche ya me daba cosa y ¿que hacemos los jóvenes de ahora?, lo primero es buscar por internet y así lo hice, estuve leyendo bastante. A la mañana siguiente estando en el colegio le mandé un mensaje a mi mamá para que me saque turno con el médico. Ese martes voy al médico Diego Delfino y enseguida me manda a hacer una ecografía y el jueves voy a un urólogo a General Pico. Estuvimos ahí todo el día y por la tarde ya me dijo que me tenía que operar porque parecía un tumor, un quiste, estaba adentro del testículo y tenía que operarlo”.

Al joven le extirparon el órgano afectado, casi sin tiempo ni para ponerse a pensar ni reaccionar ante el cuadro de situación. Aunque puede sonar muy fuerte, es la manera más segura de evitar que el cáncer se propague y de lograr una recuperación total.
El procedimiento, conocido como orquidectomía, se realiza con anestesia general y se puede insertar un testículo prostético (por lo general, de silicona) en el escroto para que tengan un aspecto muy similar a cómo eran antes de la cirugía. Es muy raro padecer cáncer en ambos testículos, así que, en la mayoría de los casos, sólo se extrae uno.
“Siete días después ya me estaban operando -dijo-. El viernes de esa semana el urólogo me mandó al oncólogo y ahí nos dijeron que era un carciloma, un tumor múltiple y era cancerígeno”
“Los estudios dieron bien, los análisis de sangre también, como que no tenía ningún otro tumor, ni nada, en mi cuerpo. Una tomografía salió con resultados positivos, pero igual me tenía que hacer las ‘quimios’ (sesiones de quimioterapia), porque más allá que los elevadores tumorales no te marquen nada o que parezca que todo volvió a la normalidad, hay que estar muy atento con un cáncer, hay que prevenirlo”, reflexionó.

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Actúa evitando que las células cancerosas crezcan y se dividan en más células. Debido a que las células cancerosas en general crecen y se dividen más rápido que las células sanas, la quimioterapia las destruye más rápido que a la mayoría de las células sanas.
Como los fármacos de la quimioterapia son fuertes, estos causan daño a muchas células en crecimiento, incluidas algunas células sanas. Este daño causa los efectos secundarios de la quimioterapia.
“Fue todo muy rápido, un martes me operaron y al otro martes estábamos pidiendo por las ‘quimios’. Quince días antes tenía algo raro y en ese momento ya tenía que enfrentar esas sesiones”, dijo.

“Si le busco el lado positivo estuvo bien que todo haya sido así, para no pensar tanto…”, sostuvo.
“Después si me empezó a ‘laburar’ la cabeza, cuando empezaron las ‘quimios’, que no podía salir, me sentía descompuesto. Una vez me enfermé, antes de la segunda quimio, se me bajaron las defensas porque te van matando lo malo de tu cuerpo, pero también afecta lo bueno. Tuve que quedarme en mi casa durante cinco días y ahí si pensaba mucho…, se me cayó la ficha…”
“Cuando volví al colegio ya estaba pelado, me daba cosa y me ponía algo incómodo notar que me trataban con algo de lástima, cuando necesitaba y quería que todo fuera normal, aparte por la edad que tengo”, indicó.

EL MIEDO
“Tuve miedo, mucho miedo… sobre todo cuando iba por las ‘quimios’, conocí gente que está luchando contra el cáncer desde hace mucho tiempo, un señor llevaba 42 sesiones, gente que la viene peleando, personas mayores con hijos. Incluso una enfermera me contó que un chico con el mismo problema que el mío se había quedado un poco con los tratamientos y no estaba bien. Conocí casos muy fuertes que me pegaron muy adentro, había muchas mujeres. Lo mío era casi nada comparando otros, era malo, riesgoso, pero controlado puedo decir…”

CINCO DE SEIS
“Lo que más me impresionó y me llamó la atención la cantidad de gente de Alvear que había, ¡que raro!!!, -enfatizó- “un día de quimio estábamos seis esperando la llegada del oncólogo y éramos cinco del pueblo. Cuando le conté a Matías (el oncólogo) de donde era me dijo: “otro más de Alvear, ¿sabés cuantos tuve ya, comparando con General Pico?”, relató el adolescente.
“Mi mamá preguntó por el origen de mi problema y le respondieron que era ambiental. Una persona puede tener esta enfermedad donde hay muchos reactivos químicos y el campo tiene mucho de eso. Vivo muy cerca de un lugar donde se guardan productos y cosas de fumigación, los generadores también emanan mucha radiación, también el agua puede estar contaminada…no culpo a nadie en especial, pero hay mucho de eso…”
“Hay muchos nacimientos prematuros, bebés con deformaciones, que nacen y deben estar un mes en incubadoras, es muy normal con gente de nuestro pueblo, eso me lo contó un médico”.

“Lógico que el apoyo de la familia, de tus seres queridos es fundamental para estos casos, soy muy abierto con mi mamá y ella conmigo. Pero quiero que me traten de manera formal, normal, es lo que más quiero, además de salir con amigos, despejarme, divertirme, seguir haciendo lo que hace una persona de mi edad. Estaba entrenando otra vez para volver a jugar al fútbol cuando me detectaron el problema”, recordó.
“Terminé con las quimios, fueron menos de las pronosticadas en un principio, también es un buen diagnóstico. Ahora, durante cinco años tengo que hacerme controles, al menos dos veces al año, en julio y diciembre”, dijo
“Lo que tiene de bueno, si vale la expresión, un cáncer de testículo o de mamas es que se extrae el tumor, si no ramificó es todo más favorable”, explicó con total madurez.

LA FERTILIDAD
La mayoría de los hombres que eran fértiles antes de que les diagnosticaran cáncer de testículo lo siguen siendo después del tratamiento.
La quimioterapia es el mayor riesgo para la fertilidad para los hombres tratados por cáncer de testículo, aun así, aunque deja estériles a la mayoría de los hombres temporalmente durante el tratamiento, después, siete de cada diez pueden tener hijos.
Recibir niveles altos de quimioterapia puede tener un impacto mayor en la fertilidad del hombre.
El banco de esperma antes del tratamiento es una opción en muchos casos.
“Por las dudas me hicieron dejar una muestra en un banco de esperma, tuve que hacerlo en Buenos Aires. La posibilidad de quedar estéril siempre está y mucho más con un solo testículo. El tema de la fertilidad lo voy saber en el momento que tenga la posibilidad de ser padre”, dijo.

HABLAR A TIEMPO
“Cuando se fueron enterando de mi problema hubo gente con la cual nunca me había tratado que me ha parado en la calle para preguntarme, también me pasó con chicos con los cuales había tenido algunas diferencias y me parece que a muchos también se les cayó la ficha de lo riesgoso que es todo esto, lo importante que es hablar a tiempo, contar lo que te pasa, que no hay que tener vergüenza. Hubo casos que se dejaron estar y después fue muy tarde”, reflexionó.
“Sigo con algo de miedo, tampoco perseguirme pero hay que darle ‘bolilla’, hay que tener en cuenta que pasó y que puede volver a pasar. En todo este tiempo me he preguntado ¿por qué a mí? y es cuando le echás la culpa a alguien, a algo, se busca eso”.

ANORMAL
“Me quedó la sangre en el ojo de ver tanta gente de Alvear con problemas de cáncer, es anormal, preocupante, para una población de diez mil habitantes mas o menos. El oncólogo comparaba nuestro pueblo con Castex, por ejemplo, y la diferencia era abismal. El atendía varios casos de General Pico y muchos de Alvear. Estoy hablando de un solo profesional. Yo conocí a dos, a Matías Tosso, me atendía con él por la mañana, y también a Mariano Mandachain y este médico atendía por la tarde, vaya a saber cuantos de nuestro pueblo iban en ese horario y tantos otros con mayores posibilidades económicas que pueden estar yendo a otros centros de atención del país”, sostuvo.
“Después que pasó lo que pasó se ha dado el caso que en reuniones con amigos me preguntan por mi salud y ahí aprovecho para remarcar esto que está pasando en el pueblo. Hace poco una persona muy cercana a mí fue padre de un hijo prematuro, volvimos a tocar el tema y caemos siempre en lo mismo, que el medio ambiente en nuestro pueblo tan lindo no está siendo bueno. Hay muchas cosas con la salud que están pasando y son muy graves. Es cierto que se depende mucho de lo que haga o produzca el campo, pero hay medidas que no se toman para preservar la salud, incluso de los que trabajan en el campo”.

VALORAR
“Maduré me parece, empecé a ver la vida de otra forma, a valorar cosas que antes no tenía en cuenta, lo simple, lo afectivo, vivir el día a día, ni pensar en lo material. Se respetan otras cosas, contás hasta diez antes de hacerlas, se te abre la cabeza. También leo mucho y sigo investigando casos como el mío, no tengo dudas que es por el miedo”.

EL FUTURO
“Termino de rendir las materias que me faltan y en abril me voy a estudiar a Buenos Aires con mi hermana, quiero seguir la carrera de abogacía”, afirmó el joven.
“El destino dirá, siempre pienso en lo que voy hacer, me gustaría volver como profesional y radicarme acá, aunque que tendrían que cambiar muchas cosas, especialmente lo relacionado al cuidado del medio ambiente, es un materia pendiente”, dijo para culminar.

No hay comentarios