Juan Carlos Garayalde figura fundamental para la expansión de la cooperativa

0
1224

“La existencia de la cooperativa siempre ha sido con esfuerzo, dedicación, en los primeros años la gente le ha puesto la vida, garra, su capital, era a todo a pulmón”

(Por Raúl Mana).- A medida de introducción expreso que Juan Carlos no me permitiría plasmar este título porque su humildad y forma de ser así lo indican, pero estos son momentos de reconocimientos y nobleza obliga su gestión es una realidad que perdura en el tiempo, tampoco desconozco e ignoro el trabajo de sus antecesores y quienes le preceden en la conducción y acompañamiento de los Consejeros en todos los tiempos, lamentablemente y sin pecar de egoísta es imposible nombrar a todos en tan corto segmento dentro del material que hoy se publica.
En todos los aspectos de la vida: todo tiene un antes y un después, los 70 años de la Cooperativa no fueron una excepción y hoy encontramos en ella un pilar de desarrollo económico fundamental para la localidad y zona.

Volviendo al entrevistado digo que con estudios realizados en La Plata, desde muy joven tuvo que ponerse al frente de la administración de su predio rural, porque había que atender los intereses de familia ante la pérdida de su señor padre.
“Primero señalo que el tambo de mi papá, Pedro Garayalde, entregaba su producción primero a Marré y luego a la firma Fernández Nuñez y luego a la Cooperativa, donde allí comencé a desempeñarme en el Consejo de Administración, en el año 1986 como síndico, en 1990 con el cargo de secretario, en 1996 fui nominado como presidente en dos períodos hasta el 2005”, dijo.
“No obstante sigo integrando el Consejo pero lejos del rol que cumplí como titular”, agregó.
“En el transcurso de 1985/86 se presentó un panorama o época favorable para propiciar una expansión de la institución, hasta entonces teníamos concentrada la producción solamente en masa para muzzarella que se vendían a dos importantes firmas de Buenos Aires contactadas ya en gestiones anteriores. En la zona había mas tambos y por ende un acopio importante de leche consistentes en unos 30.000 litros diarios, que bajaba a la mitad en temporada de invierno, porque la alimentación era distinta a la de hoy, era totalmente pastoril y depender de un solo producto era bastante complicado, ya que la cámara de frío estaba al límite de su capacidad, señaló.

Nueva administración:
“La asesoría impositiva de Telmo Gandino nos comunicó el cese de actividades en la parte administrativa y allí se produjo entonces la necesidad de poner en marcha una propia coincidente con la inauguración del edificio actual (6 de julio de 1991) y galpón anexado, fue posible porque había fondos ya que se trabajaba bien”.

Inicio de producción de lácteos:
“En 1996 se comienza con la elaboración de quesos inicialmente variedad cuartirolo, con una distribución pequeña a un mercado local y luego se extiende la gama a Fynbo, Barra Tibo, Sardo y otras variedades mas recientes donde nos extendemos a otras provincias como en San Rafael (Mendoza)”.
“La crisis del 2001 nos afectó seriamente ya que las convocatorias de acreedores nos tocaron de cerca como el caso de un Supermercado grande de esa ciudad. De todas maneras se empezaron a buscar distintas alternativas porque los supermercados te fijaban los precios, fechas de pago y siempre fue un obstáculo para el cometido”.

Época de inundaciones:
“Mucho no puedo aportar porque en ese tiempo estaba radicado en La Plata con los estudios, pero recuerdo en la gran inundación de 1983 y también en 2001 primero comenzaron a inundarse los campos, luego las calles alternas y la principal que va desde la ruta 188 hasta la planta elaboradora, se hizo un gran sacrificio, con el aporte de los productores que permitieron transitar por dentro de los campos, recuerdo que Mario Gherghi durante muchos meses con tractor y acoplado alcanzaba la producción y hasta los cerdos hasta la vera de la cinta pavimentada hasta que no se pudo transitar mas”.
“A partir de ese momento comenzamos a buscar otras plantas elaboradoras alternativas en la zona para llevar y proteger la producción, en Ameghino, General Villegas y Villa Huidobro, muy preocupante ya que acopiábamos 30.000 litros que se podían perder en el intento de preservación, por un lapso de 3 a 4 meses que duró la emergencia. Hasta que el municipio y provincia tomaron la firme decisión de altear las calles, construir canaletones especialmente la principal para solucionar el estado de situación”.

Tiempos difíciles con las calderas y grupos impulsores:
las calderas con leña primero, luego fuel oíl, con gastos extraordinarios retomando la alimentación con leña, también hubo un intento de llevar la obra de gas, pero por los vaivenes de este país era muy difícil su concreción”.
“Luego, bajo la presidencia de Mario Gherghi a principios de la década del 80 y en conjunto con otros productores se pudo llegar con la corriente eléctrica y a partir de ahí la situación mejoró sustancialmente aunque hubo que reformular todo el sistema. En la época del 80 había muchas carencias en materia de comunicaciones, rutas, con Mario Gherghi recuerdo que lo nuestro eran viajes y viajes por doquier, era mucho trabajo y dedicación en búsqueda de posibles compradores, salíamos a Mendoza a primera hora y regresar de noche en un mismo día, inscripción de quesos en Santa Rosa, protocolos, papelería, reuniones en cuanto lugar se te ocurra, todo un maratón de compromisos, para hacer algo nuevo y distinto, relegando un poco bastante a la familia y hoy me pregunto como hice todas estas cosas”.

Palabras finales:
“Con el paso del tiempo observo que hoy es todo distinto, la tecnología ha atenuado ciertos esfuerzos, pero los problemas siguen siendo los mismos y hay que tener una
gran dedicación porque los fondos que se manejan son públicos y esa es la mayor responsabilidad”.
“Y la problemática mas importante hoy día es que tenemos menos tambos en la zona y estamos pasando por una época difícil, se abre una incertidumbre con ellos”.
“Por otra parte sigo sosteniendo que el que es tambero lo es por pasión y tradición, tambos nuevos no se abren muchos, además estamos en una zona donde la soja arrasado con todo”.
“En el orden personal me siento bien y satisfecho, siento que se ha cumplido una etapa de consolidación que permite sostener fuentes de trabajo, contribuir al crecimiento de la localidad y zona”.
“Habrá que seguir así con sus complicaciones porque salir a buscar tambos nuevos significa un costo operacional bastante alto especialmente vía transporte, pero es así el quehacer de la Cooperativa y hay que sustentarlo con trabajo y dedicación. Para finalizar hago llegar un saludo a todos por igual y que este aniversario nos encuentre unidos tal como reza la denominación en estatutos de la Cooperativa”, culminó.
(Foto: Romina Arrieta).

No hay comentarios