Juicio Subzona 14. Relato de una mujer torturada y abusada, acusada de un crimen en Intendente Alvear

0
589

El excomisario Roberto Fiorucci

El Tribunal Oral Federal de Santa Rosa dio lectura este jueves, en otra audiencia del juicio de la Subzona 14 II, a una declaración de una víctima mujer, Olga Edith Juárez, que relató las torturas con golpes y picana eléctrica durante la última dictadura militar, y reveló los abusos sexuales a los que la sometió uno de los represores ya condenados en el primer juicio, el excomisario Roberto Fiorucci. Este represor sigue el juicio por video desde su casa, un privilegio concedido por los jueces por su delicado estado de salud.

Golpes y picana
Este jueves, el tribunal leyó la declaración de una víctima ya fallecida, Olga Edith Juárez, tal cual lo habían pedido la fiscalía y las querellas. La mujer declaró el 28 de febrero de 1984, cuando tenía 39 años de edad, y al poco tiempo murió.
En esa declaración, Juárez relató que fue detenida en Pico en abril de 1978. Un agente se bajó de un Ford Falcon y la hizo acercarse al auto. En el coche estaban Fiorucci y el oficial Roberto Escalada. Fiorucci le dijo que los tenía que acompañar. En la comisaría de General Pico fue esposada por la espalda y la trasladaron a Santa Rosa.
En el trayecto, según se desprende del testimonio, Fiorucci la interrogó sobre un crimen de Intendente Alvear, con tono acusatorio. La mujer le contestó que no sabía nada, que no había matado a nadie. En la Brigada de Investigaciones de Santa Rosa la introdujeron a una celda con un colchón.

Allí llegaron Fiorucci y Baraldini y el jefe de la Policía le advirtió: “Vos aquí te vas a morir”. También la acusó de darle muerte a la mujer de Alvear. Juárez contó que le preguntaron por Rubén Marín, sobre “qué poseía”.
Según la declaración, a la una de la madrugada del día siguiente el agente Sosa le vendó los ojos y la llevó a una habitación. Tirada en el piso, boca arriba, la tomaron de los pies y las manos y la golpearon en el pecho. Vio botas de militares por debajo de las vendas. Otra vez le preguntaron insistentemente sobre la muerte de la mujer de Alvear.

En ese momento, denunció, como mantenía su negativa respecto a la participación del crimen, comenzaron a aplicarle picana eléctrica en los senos desnudos y le apretaron el cuello “como con una pinza”. Luego de varios tormentos, se hizo la desmayada para que dejaran de torturarla. Escuchó que alguien le dijo a Reinhart que “no se la llevara” a la picana porque pensaba que ella se hacía “la loca”.

Dijo que la llevaron otra vez al calabozo. Y que esa misma noche pidió agua pero se la negaron. La revisó “un médico rubio, con entradas y labios gruesos, más bien gordito”.
Contó que en sus senos tenía marcas “como de de quemaduras de cigarrillos”. Después de diez días, el represor Carlos Reinhart le llevó la comida y le manoseó los senos. Después, ya estando alojada en la Primera, por la tarde la llevaban a una oficina, donde estaba Fiorucci, y este le decía que ocupaba “un lugar importante” en su “corazón”. Juárez narró que el policía la manoseaba y le decía que quería tener relaciones sexuales con ella. Agregó que llegó a besarla y abrazarla.

Cuando la dejaron libre, aseguró, Fiorucci le dio el dinero para que regresara a General Pico. Ya en su casa, después, Fiorucci la visitó y le dijo que la “quería mucho”. Aclaró que durante su cautiverio, él la “manoseaba”, alcanzó a besarla y abrazarla, pero “nunca me violó”.
En la declaración mencionó que una de las celadoras que la llevaba hasta la oficina del represor era Nilda Stork.

Respecto al caso de Juárez, cabe recordar que, según se reconstruyó en el libro “El Informe 14”, fue secuestrada junto a Juan Carlos Hadad, que tenía 23 años, acusados del crimen de la esposa de él, Lucy Ferrando, que se había cometido el 15 de noviembre de 1977 en Intendente Alvear. La víctima había sido abusada y tenía un corte en el cuello.

El 16 de febrero de 1978 Hadad fue detenido en Caleufú por los oficiales Roberto Constantino y Roberto Fiorucci, del grupo de tareas de la Subzona 14, y trasladado a Santa Rosa, donde fue torturado con la pretensión de que confesara el crimen. A Juárez la secuestraron el 13 de abril y en las sesiones de tortura buscaban que confesara el crimen y una supuesta relación con Hadad.

Finalmente, el 12 de mayo Hadad y Juárez fueron liberados. Unos días antes la policía había detenido a un hombre por un robo en Bernardo Larroudé. Era un peón rural que hacía poco había llegado de Alvear. Le encontraron un reloj que no pudo justificar. Terminó confesando que lo había robado después de violar y matar a la mujer de Hadad. Por eso los represores liberaron a los dos inocentes que habían torturado. (Fuente y foto: El Diario)

No hay comentarios