En La Pampa dieron de baja 300 pensiones por invalidez

0
1311

El delegado pampeano de Desarrollo Social, Marcelo Guerrero, confirmó la cifra de beneficiarios que perdieron la pensión en la provincia. “Hubiera sido saludable avisarles, pero no sucedió”, admitió.
El delegado de Desarrollo Social en La Pampa, Marcelo Guerrero, confirmó que el ministerio nacional le dio de baja a 300 pensiones por invalidez o incapacidad laboral en la provincia. El funcionario dijo que la mayoría de esos aportes bajó sin previo aviso a los beneficiarios y que en la mayoría de los casos la irregularidad es que tienen una pensión similar de la provincia.

Según precisó, la pensión por invalidez nacional es de 5.600 pesos y el aporte provincial de 2.500. “No son bajas. Son suspensiones. Se evaluará cada caso en particular. Hay un 0800 habilitado o se pueden presentar en el centro. En el caso de que haya un error, se va a reveer. Se suspendieron porque estaban mal otorgadas o con irregularidades. O hay algo que se modificó en los requisitos”, le dijo a El Diario.

El funcionario macrista precisó que en la provincia se dejaron de pagar 300 pensiones. Según dijo, en La Pampa hay alrededor de 10.000 beneficiarios de pensiones otorgadas por Desarrollo Social, que tiene tres programas, pensiones de vejes (más de 70 años), madres de más de siete hijos, y por invalidez en casos que la persona tenga una incapacidad laboral del 76%.

Las bajas se dieron en las pensiones por invalidez. “En su mayoría, en el 90% de los casos, tienen dos beneficios, tienen también una provincial. La ley, que es del ‘94 y tiene una modificatoria del ‘97, dice que no pueden tener dos pensiones. Se cruzaron los datos, tienen otro beneficio, es incompatible. Son pensiones no contributivas. Por ahí antes, Nación o Provincia las daban sin cruzar los datos”, apuntó.

“En algunos casos, como la tramitación de las pensiones tarda un año, para no dejarlos sin beneficio porque es para personas en estado de vulnerabilidad, se le daba una provincial y se les hacía firmar un compromiso para que cuando saliera renunciaban a ese aporte. Lamentablemente, aunque es entendible por la necesidad de la gente, eso no se cumplía y ahora salta”, explicó.

Guerrero aclaró él está al frente de un centro de referencia y que las decisiones se toman a nivel nacional, tanto para otorgar la pensión como para dar la baja.
“Nosotros podemos hacer el trámite, y si allá se comprueba que no hay incompatibilidad, se les da el alta”, señaló. “Acá se inicia el trámite y se envía a Buenos Aires. Es un procedimiento legal. Ellos deciden. En este caso es lo mismo. Los reclamos van a Nación”, insistió.

Por otro lado, el funcionario reconoció que ya se recibieron 150 reclamos de las personas que perdieron el beneficio. “Si bien elevamos el reclamo, ya estamos viendo cual es la incompatibilidad. Tienen las dos pensiones”, alertó.
“Lamentablemente, nos ponemos en el lugar de la gente, se complica para subsistir, con cualquiera de las dos pensiones, la nacional o la provincial. Tratamos de buscar la forma de darles una mano, pero la ley es la ley y está para cumplirla”, advirtió. “Nosotros les decimos a nuestros diputados que la única opción es que se cambie la ley”, acotó.
“Queremos llevar tranquilidad. Puede haber habido un error, y en esos casos se va a reveer”, afirmó.

-¿La resolución del reclamo puede llevar un año, como el plazo para otorgarla? -le consultó El Diario.
-No, no. Se abrió una oficina especial para este tipo de reclamo. No tarda un año. Se resuelve en 30 días. Y se habilitó una línea especial porque hay mucha demanda, para que sea más ágil.

Guerrero sostuvo que “en el año 2015, con el gobierno anterior, se dieron 168 mil pensiones de baja en la Argentina. El año pasado no llegaron a 90 mil. Todos los años se hace, no es que hay una persecución”.
“Las pensiones en 2003 eran 180 mil. Y el año pasado eran cerca de 2 millones. Eso se da en caso de una guerra o una catástrofe excepcional. No me consta de que se hayan usado políticamente, pero sí que muchas estuvieron mal otorgadas. Eran incompatibles”, completó.

Sin preaviso
Guerrero confirmó que no hubo previo aviso a las personas que sufrieron la baja. “A nosotros también nos sorprendió. Hubiera sido más correcto avisar. No hay nada que diga que había que avisar. Si creemos que hubiera sido más saludable darle la chance de que sepa si esto iba a suceder. Era más saludable, pero no sucedió”, concluyó.

No hay comentarios