En la recta final, los candidatos a la Casa Blanca se concentran en los estados clave

0
646

A 18 días de la elección presidencial, los candidatos centraron sus actos en los estados considerados clave para ganar la contienda, en medio de una campaña electoral que se ha caracterizado por las agresiones personales y que el 80% de los estadounidenses calificó de “vergonzosa”.

El candidato republicano, Donald Trump, estuvo en Carolina del Norte, en la localidad de Flecher, en un acto en el que prometió “drenar la ciénaga” de Washington y pidió a sus seguidores que lo voten: “¿Que tienen que perder? Yo voy a arreglar las cosas”, prometió.

El magnate, al que las encuestas le vaticinan una derrota en las elecciones del 8 de noviembre, destacó su experiencia como empresario y prometió mejorar la gestión de la Casa Blanca, que hoy está administrada “por un montón de bebés; por un montón de perdedores”.

Por otro lado, aseguró que él no está influenciado por grupos de interés y en ese sentido recordó que va a cerrar esta campaña gastándose 100 millones de dólares de su propio dinero, informó la agencia de noticias EFE.

Además, propuso una reforma política que incluirá la prohibición a los funcionarios públicos de trabajar en grupos de lobby durante los cinco años posteriores a su mandato, así como una enmienda constitucional para limitar los mandatos en el Congreso.

La campaña de Trump gastó en septiembre 70 millones de dólares (no de su propio bolsillo), recaudó 54,7 millones de dólares (solo 2 millones de su propio dinero) y disponía a fines de ese mes 34,8 millones de dólares en efectivo, según datos de la Comisión Electoral Federal.

Por su parte, la campaña de Clinton disponía al final del mes de cerca de 60 millones en efectivo, había gastado más de 82 millones y recaudado cerca de 74 millones.

La recta final de la campaña es la que concentra una gran parte de los gastos para movilizar a los votantes más fieles y cambiar la opinión de los indecisos, especialmente en los estados clave, como Carolina del Norte, donde no hay un patrón de voto fijo como en la mayoría de los estados.

Otro de los estados oscilantes es Florida, donde hoy la campaña demócrata puso todas las fichas y subió a un colectivo al ex presidente Bill Clinton, quién recorrerá todo el estado para engrosar la lista de votantes de su esposa.

Antes de subirse al micro, el ex presidente habló ante la asamblea anual de Florida Education Association (FEA), que agrupo a unos 140.000 docentes del estado, en el Centro Rosen de Orlando, donde aseguró que Hillary es la única que puede unir al país después de esta “locura” de campaña electoral.

El candidato republicano, Donald Trump, estuvo en Carolina del Norte, en la localidad de Flecher, en un acto en el que prometió “drenar la ciénaga” de Washington y pidió a sus seguidores que lo voten: “¿Que tienen que perder? Yo voy a arreglar las cosas”, prometió.

El magnate, al que las encuestas le vaticinan una derrota en las elecciones del 8 de noviembre, destacó su experiencia como empresario y prometió mejorar la gestión de la Casa Blanca, que hoy está administrada “por un montón de bebés; por un montón de perdedores”.

Por otro lado, aseguró que él no está influenciado por grupos de interés y en ese sentido recordó que va a cerrar esta campaña gastándose 100 millones de dólares de su propio dinero, informó la agencia de noticias EFE.

Además, propuso una reforma política que incluirá la prohibición a los funcionarios públicos de trabajar en grupos de lobby durante los cinco años posteriores a su mandato, así como una enmienda constitucional para limitar los mandatos en el Congreso.

La campaña de Trump gastó en septiembre 70 millones de dólares (no de su propio bolsillo), recaudó 54,7 millones de dólares (solo 2 millones de su propio dinero) y disponía a fines de ese mes 34,8 millones de dólares en efectivo, según datos de la Comisión Electoral Federal.

Por su parte, la campaña de Clinton disponía al final del mes de cerca de 60 millones en efectivo, había gastado más de 82 millones y recaudado cerca de 74 millones.

La recta final de la campaña es la que concentra una gran parte de los gastos para movilizar a los votantes más fieles y cambiar la opinión de los indecisos, especialmente en los estados clave, como Carolina del Norte, donde no hay un patrón de voto fijo como en la mayoría de los estados.

Otro de los estados oscilantes es Florida, donde hoy la campaña demócrata puso todas las fichas y subió a un colectivo al ex presidente Bill Clinton, quién recorrerá todo el estado para engrosar la lista de votantes de su esposa.

Antes de subirse al micro, el ex presidente habló ante la asamblea anual de Florida Education Association (FEA), que agrupo a unos 140.000 docentes del estado, en el Centro Rosen de Orlando, donde aseguró que Hillary es la única que puede unir al país después de esta “locura” de campaña electoral.

“Hillary está en el negocio de las respuestas en oposición al enojo, en el negocio del empoderamiento en vez del resentimiento, y cree en la cooperación, que por encima de nuestras diferencias lo más importante es lo que tenemos en común”, indicó haciendo una comparación entre su esposa y Trump.

Además, remarcó que si bien los conflictos pueden servir para ganar elecciones, a la larga, “la cooperación es lo que trabaja” por lo que llamó a “construir puentes en vez de paredes”.

Las agresiones entre los candidatos, que han sido moneda corriente durante está campaña, han preocupado a los estadounidenses que en una encuesta publicada hoy por el diario Boston Globe expresaron su “vergüenza” por la campaña presidencial.

El 80% de los encuestados dijo sentirse avergonzado por la campaña, mientras que el 69% de los consultados considera que la falta de civismo entre Trump y Clinton, supone “una crisis”; y el 70% cree que la situación ha deteriorado la imagen de Estados Unidos en el mundo.

(Télam)

No hay comentarios