La refugiada siria ya fue víctima de la viveza criolla y se cansó del asado

0
2623

Llegó hace 3 meses y se instaló en La Pampa. De a poco, Haneen Nasser se adapta a la vida en la Argentina. Ya trabaja como profesora y fotógrafa.

Por Gustavo Laurnagaray – Corresponsal de Clarín en La Pampa)
La siria Haneen Nasser ya tuvo su primera desilusión en la Argentina. Una bronca que no arruinó su estadía, pero le provocó un gusto amargo: después de trabajar quince días en un instituto de inglés como profesora de conversación le pagaron apenas 350 pesos. Ni siquiera le cubrieron los gastos.
“Me sentí engañada”, dice Haneen. Es que viajó casi todos los días a Realicó, un pueblo a 30 kilómetros de Parera, donde vive con su amiga y “llamante” en el país, Belén Nazer. La pampeana y también profesora de inglés es la ‘responsable’ de Haneen en el país. Haneen ya lleva tres meses en la Argentina. Tiene su DNI. Está impresionada. “Nunca pensé que era tan grande este país. Me gustaría conocer otros lugares”, cuenta. De La Pampa dice que le “gusta la llanura y el cielo”.

Belén recuerda cómo la golpeó a Haneen lo que ocurrió con su primer trabajo. “Tenía que viajar todos los días 30 kilómetros. Era un instituto en Realicó. Lo pensó mucho, porque recién llegaba, viene escapando de una guerra. Igual empezó. Y le pagan así”, dice con furia.

Pero la frustración por ese mal trance en su primer trabajo no le hizo bajar los brazos. Ya está trabajando en otro instituto de inglés, ahora de Ingeniero Luiggi. Su vida es muy tranquila, alterada por las invitaciones de familias árabes, de los viajes a Santa Rosa a la Casa de Zulma Bedis, que integra la Asociación Arabe de La Pampa la entidad que junto a la organización nacional hizo fuerza para que llegara al país.

Sigue con su pasión la fotografía. En sus salidas a caminar, en los caminos de tierra, saca una foto a cada paso. Cuando viajó a la capital pampeana, la hizo parar a Belén a cada rato en la ruta. “Le sacó foto a todo”, contó Zulma. Pero además ya consiguió su primer trabajo como fotógrafa: una agencia de turismo la contrato este fin de semana para un evento.

A Haneen le gusta cocinar. Comparte sus recetas por Whats App: Humus (puré de garabanzo), batenyen (puré de berenjena) y tabule (una ensalada con trigo burgol) son sus preferidas. Le encanta el asado, pero se cansó. “Me invitaron a todos lados y siempre había asado”, dice.

Su dieta por ahora está compuesta de verduras. Belén se ríe de Haneen: “Hace comidas árabes. Pero ya mezcla con alguna. Hace bife de cebollas a veces”. Juntas van de picnic. Ya conocía el mate (Siria es el mayor importador de yerba) pero ahora incorporó una costumbre que no tienen en su país: comparte la bombilla. “Chusmeamos juntas” dice Haneen y ríe cuando se le pregunta por sus charlas con Belén.

En la habitación de Haneen hay una enorme bandera argentina, que le regalaron en Ezeiza. Además está Zakaria, su oso de peluche. Haneen tuvo momentos muy emotivos, llenos de nostalgia en el país. Se le llenaron los ojos de lágrimas con Yesra Mardini, la joven nadadora siria abanderada del equipo olímpico de refugiados en las Olimpíadas de Río. La conoce a ella y su hermana.

“Extraño las playas de Latakia, los campamentos. Y mi familia”, confiesa Haneen. Latakia, a orillas del Mediterráneo es el pueblo natal de Haneen. Cuando mira el inmenso cielo pampeano, Haneen vuela con su imaginación a Siria: su sueño es traer a sus hermanos. “Si pudiera, trae a toda su familia”, dice Belén. Ella conoce los sueños y el pensamiento de Haneen.

No hay comentarios