“La salud de miles de pampeanos está por encima de cualquier negocio”

0
1765

Con esas palabras el senador por La Pampa, Juan Carlos Marino, argumentó la presentación de un proyecto mediante el cual solicita mayores precisiones sobre la iniciativa minera denominada Potasio Río Colorado, emplazada en la provincia de Mendoza. El emprendimiento, a cargo de la empresa brasilera Vale, podría suponer graves perjuicios para las provincias que hacen utilización del Río Colorado aguas abajo en caso de reactivarse.

La concesión del proyecto, hoy inactivo, está pronta a caducar pero en las últimas semanas se han gestado reuniones entre representantes del gobierno mendocino y empresarios tendientes a reflotarla que, de esta manera, actualizan las preocupaciones sobre el impacto del emprendimiento.

La extracción por disolución del potasio, inyecta unos mil litros de agua caliente por segundo –hasta 86 millones de litros por día- para extraer este elemento que luego, ya en la superficie, se cristaliza. Además de las dudas sobre cómo afecta este altísimo consumo de agua el caudal del Río Colorado, otro problema radica en que el residuo resultante de este proceso es cloruro de sodio, es decir, sal en cantidades industriales.

El cloruro de sodio desechado, unas 200 hectáreas con una altura de 50 metros de este elemento, en un primer momento se depósito a cielo abierto a unos 5 kilómetros del Río Colorado con pendiente hacia el mismo. Con posterioridad, al ser denunciada esta situación, la empresa trasladó los residuos a unos 15 kilómetros del mismo, escenario que no disipa para nada los riesgos que estos conllevan.

“Pasaron más de 10 años desde que este proyecto fue anunciado y aun no contamos con estudios científicos serios y profundos que despejen toda duda sobre los potenciales peligros de contaminación del Río Colorado. El Colorado es, ni más ni menos, el río que abastece de agua potable al acueducto que provee a Santa Rosa, canal que, por otro lado, está estipulado se amplíe para suministrar a otras regiones de nuestra Provincia. Creo que las razones para mostrar preocupación están más que fundadas”, afirmó Marino.

El legislador pampeano indicó que ya había presentado otras iniciativas en este sentido. “Recientemente recibimos la respuesta de la Jefatura de Gabinete de Ministros a una solicitud de información donde nos comunicaron que los estudios existentes son insuficientes para arribar a conclusiones certeras. Esto nos da la razón y es por ello que realizamos el nuevo pedido de informes”.

En esta oportunidad, Marino solicita mayor información sobre Potasio Río Colorado en relación a: qué estudios y análisis de mayor profundidad de los disponibles, se han dispuesto a efectos de garantizar la seguridad ambiental del sitio de la obra; qué estudios se han dispuesto sobre la incidencia de los vientos en el sitio de obra; y qué garantías van a establecerse sobre el cumplimiento de las exigencias de la declaración de impacto ambiental. Cabe señalar que este proyecto fue acompañado con sus firmas por los senadores Norma Durango y Daniel Lovera del bloque del PJ La Pampa.

“En cuestiones tan sensibles como esta quedan de lado las pertenencias partidarias, los senadores que representamos a La Pampa así lo entendimos y procedimos en consecuencia. Si bien Potasio Río Colorado cuenta con la aprobación de Mendoza e incluso fue declarado de interés nacional por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en su momento, no se tienen en cuenta los reparos de las demás provincias que son quienes podrían sufrir los efectos de una contaminación del Río Colorado. Queremos que se hagan los estudios de impacto ambiental necesarios y que estos se evalúen en el marco del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO). No necesitamos promesas sino certezas. La salud de miles de pampeanos está por encima de cualquier negocio”, finalizó el senador por La Pampa.

No hay comentarios