Las poselecciones

0
814

“¿Qué pasó en La Pampa?”
Eso deben estar pensando todavía los popes de Cambiemos. Claro, luego de las Paso suponían que el campo estaba abonado y se durmieron en los laureles, se relajaron…
Pasó, lo que pasó, el elefante peronista comenzó a moverse y nada pudo detenerlo.
Al momento de la redacción de esta nota, están rumiando la bronca y valiéndose de triquiñuelas usadas hace ochenta o más años atrás, cuando el fraude era algo habitual y hasta patriótico, al sostener que ellos aún no perdieron ya que a las dos mesas no escrutadas, le agregaron la hipótesis del faltante de votos en otras.
Todo se dilucidará en un par de días cuando la justicia electoral dictamine el resultado final de las elecciones del domingo y los subterfugios se caigan por su propio peso, en un sentido o en otro.
Desde hace ya tiempo hemos destacado las denuncias mediáticas de los supuestos fraudes en las últimas contiendas electorales. tanto por el espacio macrista como por el kirchnerismo, como un ingrediente más del juego democratoso-electoralista en que se ha transformado la política y así obturar -¿para siempre?- el pensar a nuestro país más allá de la próxima elección.
En vez de avanzar, retrocedemos a los viejos “tiempos de la república” conservadora, de aquél “régimen falaz y descreído” que denunciara -y combatiera- el primer radicalismo.
Eso sí, con toda la parafernalia de la tecnología de estos tiempos de postglobalización que robo- tiza a los votantes que marchan por la vida sin memoria ni reflexión alguna, y son hablados por los medios al repetir sus interesados mensajes.
Cualquier pibe que juega en un potrero al fútbol, en algún polideportivo pampeano, o donde sea, sabe que los partidos se pueden ganar por la mínima diferencia sea 5 a 4, ó 1 a 0, esta es una realidad incontrastable.
En el marco de estas elecciones legislativas ganar por un voto, más allá del tecnicismo, no es un empate técnico.
El Justicialismo provincial dio vuelta lo ocurrido en las Paso del 13 de agosto último donde perdió por casi veintiún mil sufragios con un 73% de empadronados que concurrió a votar.
Las cifras del último domingo, con un 77, 5% de sufragantes, son claras: el 45,54% (96.097 votos) del P.J. y un 45,26% (95.499 votos) de Cambiemos.
Más allá del voluntarismo puesto de manifiesto por los otros cuatro espacios políticos que participaron de la contienda electoral, la polarización en La Pampa replicó lo ocurrido en el país: el 90,80% de votos fue direccionado a uno u otro de los espacios mencionados.

Lo que se viene
Es conocido por todos, el mismo presidente lo expresó. Sintéticamente: vamos hacia un futuro de cambio irreversible acorde al siglo XXI que vivimos.
“Con este crecimiento, empuje y con un presidente de la Nación acompañándonos, el futuro que nos espera es extraordinario”, se entusiasmaba el “Colo” Mac Allister.
“Somos la generación del cambio para siempre en la Argentina” arenga el presidente a sus funcionarios, y a un público ganado por la inmediatez, la pachorra y el no compromiso social.
¿”Generación del cambio”?; ¿desde cuándo? Macri, es de la misma generación de su ¿enconada? adversaria, la ex presidenta, y hace gala de los mismos vicios y mañas de la vieja política.
Entonces, ¿a qué cambio se refiere?. ¿Quizás a lo que aún falta hacer para completar la tarea de la entrega nacional y así dar cumplimiento cabal a lo que ordenan desde el norte del mundo en cuanto al modelo extractivista imperante?.
O sea, realizar las reformas estructurales -fiscales, laborales, de productividad, educativas, previsio- nales, de salud, etc.- que piden los mercados para que “lluevan las inversiones” y volver así, a los “peones de pata al suelo”, sin derecho alguno, que laburan de sol a sol.
¿No es eso lo que dice el presidente a los argentinos, mientras tanto los dueños del país, los CEOs de las corporaciones tejen la red, junto con él y sus funcionarios -también ex CEOs muchos de ellos- para poner en venta al mejor postor lo que resta aún del territorio argentino?.

Progresismos que nos someten
Sean de izquierda, como el kirchnerismo; o, como el actual, de derecha, sus objetivos, artimañas y felonías son los mismos.
Las verdades a medias, cuando no burdas falacias; los enmas- caramientos para confundir, los fraudes de un lado y del otro, los simulacros a repetición, el uso de los me- dios que robotizan a las personas, los operadores políticos pagos que navegan por internet para contradecir, atacar y generar violencia, etc.; las nuevas colonialidades culturales que invaden y deshacen en muchos casos, nuestro mundo interior.
La discriminación del interior argentino cuando no, directamente, la marginación, la mentira y la ofensa como la que realizara Morales Solá en su columna del diario La Nación al día siguiente de los comicios; en especial, a las provincias de San Luis y La Pampa, al pretender des- calificarlas diciendo que “Sólo se salvaron los Rodríguez Saá, que siempre pueden hacer un milagro en un día de elecciones, y el pampeano Carlos Verna, que ganó por unas décimas. Ambas dinastías provinciales no significan nada para el peronismo; son especies de Corea del Norte dentro de la Argentina. Nadie puede entrar a sus provincias, pero tampoco ellos pueden salir”.
Una barbaridad y una ofensa sin precedentes desde todos los puntos que se la analice.
Porteño típico, Morales Solá, demuestra su ignorancia supina del país real; está, como lo estuvo siempre, al servicio del poder político mitrista del puerto de Buenos Aires hoy encarnado en el presidente.
Sólo le falta sugerir que eliminen a los caudillos y a sus pueblos -o sea, nosotros, los que habitamos el interior- como hicieran sus maestros Sarmiento y el fundador del diario en el que vierte sus dicterios y su resentimiento racista.
Queda dicho entonces que los argentinos avanzamos; pero, en realidad, vamos reculando.
Así retrocedemos en el tiempo, no sólo con la ejecución a rajatabla del modelo económico que ha desquiciado la industria argentina y ha convertido al país en un exportador de materias primas y de bienes con poco o nulo valor agregado, sino además por la incapacidad manifiesta y por la falta de decisión y voluntad políticas de una dirigencia que se ha negado a pensar nuestro país desde acá.
Desde el nosotros, desde nuestro pueblo; desde el surcon- tinente americano del que formamos parte, para entregarnos atados de pies y manos, a la angurria colonialista que no va a parar hasta llevarse todo.
Un viejo amigo, ante los resultados nacionales, comentaba tranquilo y resignado, “y bueno, tendremos que cagarnos de hambre los próximos dos años para que algunos se den cuenta que la revolución de la alegría era un globo lleno de mentiras”.
(Santa Rosa -Silvio Mario Peduto)

No hay comentarios