“Hacer memoria es pedir justicia también”

0
1283

Municipalidad de Intendente Alvear a través del Departamento de Cultura y la Escuela Nº 17 organizaron el acto por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que se llevó a cabo esta mañana en el paseo denominado Teresita Scianca -desaparecida alvearense- , ubicado en intersección de avenidas Sarmiento y España.
Se contó con la presencia de María de los Ángeles Scianca -hermana de Teresita- acompañada por el intendente municipal Francisco Traverso, presidente del Concejo Deliberante Adolfo Fernández, Juez de Paz Valeria Vicente, secretarios municipales, concejales, representantes de Instituciones intermedias, profesor Claudio Saffeni coordinador de Zona I Área 3, directivos de instituciones educativas y público en general.
La alocución estuvo a cargo de la docente Cecilia Fernández Rosiere y para dar comienzo con el evento dijo que, “recordar el golpe militar de 1976 es necesario para que aquella oscura noche de la historia no se repita nunca más. Los invitamos a reflexionar con nosotros sobre nuestra responsabilidad como ciudadanos y cuanto menos, sobre cómo y porqué permanecimos sin reaccionar cuando se nos robaba el futuro del país. Han pasado 40 años, y las señales en la piel de la sociedad son visibles, por la ausencia de los que no están y el dolor que nos dejó el no saber de sus destinos. Porque hacer memoria es pedir justicia también, por eso unimos nuestras voces hoy”, indicó.
Tras la presentación de las banderas de ceremonias se entonaron las estrofas del himno nacional.
“HACER MEMORIA ES PEDIR JUSTICIA TAMBIÉN”
A continuación, la docente Silvina Schiavi de la Escuela N° 17 hizo una referencia histórica sobre lo ocurrido el 24 de marzo de 1976.
“El 24 de marzo de 1976 se produjo en Argentina el último golpe militar, fueron años muy duros en los que se perdieron muchas vidas por eso usamos la expresión “Nunca Más” cada vez que nos referimos a ese período oscuro de nuestra historia. Fueron años muy duros pero las madres y abuelas de Plaza de Mayo no bajaron los brazos, exigieron justicia y aún hoy siguen buscando a sus hijos y nietos desaparecidos. Recordar esta fecha nos responsabiliza primero a la defenza de nuestros derechos y del sistema político democrático, un gobierno elegido por la mayoría, respetado por todos, es lo más valioso que un país puede tener.
Recordar el golpe militar de 1976 es necesario para que aquella oscura noche de nuestra historia no se repita nunca mas, reflexionemos sobre nuestra responsabilidad como ciudadanos y cuanto menos sobre como y porqué permitimos sin reaccionar cuando se nos robaba el futuro del país.
Han pasado 40 años y las señales en la piel de la sociedad son visibles por la ausencia de los que no están y el dolor que nos dejó saber el no saber de sus destinos, porque hacer memoria es pedir justicia también. Unamos nuestra voces hoy. La memoria de lo sucedido ayer nos permitirá saber que queremos ser un país democrático en donde todos nuestros derechos estén siempre presentes. Recordemos siempre que la memoria nos ayuda a iluminar el presente y generar el futuro en la vida de los pueblos, y en nuestras propias vidas también. La historia es memoria de la vida de los pueblos que se fue construyendo en el tiempo, entre luces y sombras, entre el dolor y la resistencia. Recordemos que solo la verdad y la memoria permiten sitio a la justicia”, sostuvo la docente.
TERESITA
“Nacida en Intendente Alvear, La Pampa era la menor de tres hermanas, que desde muy joven demostró estar llena de inquietudes y, dotada de
una sensibilidad especial hacia los más humildes, decidió comprometerse para transformar ese futuro de injusticia e inequidad al que parecían destinados los más pobres y vulnerables. Estudiaba para ser asistente social. Con su flamante marido “Chango”, se habían casado el 10 de abril de 1975, formaban parte, en la Juventud Peronista, de un grupo de profesionales que trabajaban en una villa de emergencia en Virreyes. Sus dos hermanas, María de los Ángeles e Irene relatan “en ese lugar orientaban a las personas a conseguir trabajo, a los niños en las tareas escolares, formaron un dispensario y daban ayuda sanitaria, todo eso con parte de sus sueldos”, y con énfasis continúan el relato, “consiguieron una donación para entubar el arroyo que pasaba por la villa y que contaminaba el agua ocasionando la muerte de algunos niños, pero la Municipalidad se quedó con el dinero y nunca inició la obra.
Con la fuerza y la tozudez de la juventud, comienzan a denunciar el hecho y reclamar la realización de la obra, pero en medio de todo eso, el 31 de mayo de 1976 Teresita es secuestrada en plena vía pública en Virreyes, y aún permanece desaparecida. Al poco tiempo asesinan a su marido en la vía pública en Lomas de Zamora. La familia apeló a cualquier medio para tener noticias: hábeas corpus, cartas al titular de la Junta Militar, Comando del Ejército, curas, capellanes y hasta el mismísimo Suárez Masson, pero nunca recibieron respuesta alguna.
Mientras tanto en el Banco el personal seguía inexplicablemente “abandonando sus puestos de trabajo”, esto decía el Despacho N° 1577 de la Comisión de Personal que resolvió la cesantía de Teresita: “visto que la nombrada aún continúa inasistiendo sin dar cuenta de su situación ni ha respondido a las intimaciones que oportunamente se le hizo llegar, según las normas legales configura abandono de puesto y corresponde aplicar el artículo 25 del Estatuto del personal del Banco”. Sus hermanas aún conservan ese telegrama”.
María Teresita Scianca fue una de los 30.000 víctimas que fueron desaparecidos porque luchaban por una Argentina justa y
solidaria”, sentimos que este pequeño homenaje es parte de la reparación histórica a años de ocultamiento y silencio. que merece la
familia de ésta víctima del terrorismo de Estado”, leyó la docente Cecilia Fernández Rosiere.
OFRENDA
María de los Ángeles Scianca y el intendente municipal Francisco Traverso depositaron un ofrenda floral al pie del monolito que mantiene viva la memoria María Teresita.
MARIA DE LOS ANGELES
Luego hizo uso de la palabra María de los Ángeles Scianca.
“Quiero expresar en nombre de nuestra familia y en el mío, el agradecimiento de todo corazón al señor intendente, a todas las personas, a las instituciones, que hacen posible este reconocimiento y recordatorio para nuestra querida hermana Teresita y para quienes lucharon y dieron su vida al servicio de los más humildes para dejarnos un país mejor. También quiero agradecer muy especialmente a todas las escuelas que están presentes y a los niños que es un sacrificio para ellos estar acá, pero desde chiquitos ya van aprendiendo”, dijo.
“El único error que cometieron fue pensar y estar siempre al servicio del prójimo. Esto mi hermana lo mamó desde niña en nuestro hogar y también en la escuela Heguy donde se formó en su adolescencia”, agregó.
“A los 40 años del golpe militar más siniestro y tremendo de nuestro país la memoria nos devuelve a los 30 mil secuestrados, detenidos, desaparecidos y asesinados, con sus nombres, sus sonrisas, sus ideales y proyectos de vida en la que todos coincidieron, construir un país mas justo y solidario. Hoy la verdad histórica los regresa como personas comprometidas en una participación y militancia que los llevó a enfrentar el modelo de injusticia y exclusión, que muchos, pero muchos, en connivencia con las Fuerzas Armadas querían imponer en nuestro país”, subrayó.
Para terminar leyó un poema del escritor uruguayo Eduardo Galeano, titulado ‘Quién nombra, llama’.
“Y alguien acude, sin cita previa, sin explicaciones, al lugar donde su nombre, dicho o pensado, lo está llamando. Cuando eso ocurre, uno tiene el derecho de creer que nadie se va del todo, mientras no muera la palabra que, llamando lo atrae”, expresó.
“En nombre de Teresita, de sus compañeros y de los 30 mil desaparecidos, muchas y que nunca mas suceda en nuestro país un 24 de marzo”, culminó.
Para culminar alumnas de sexto grado del establecimiento educativo organizador leyeron fragmentos de la publicación “Escuchá” de Alicia Partnoy, escritora argentina obligada a abandonar el país en 1979. Militaba como activista de la Juventud Peronista, en el brazo universitario JUP, mientras concurría a la Universidad Nacional del Sur.

No hay comentarios