Muchos jujeños vieron cine por primera vez en el Festival Internacional del Cine de las Alturas

0
319

La tercera edición reunió en una semana a 25.000 espectadores que disfrutaron de una grilla dedicada al cine andino independiente.

Se caracterizó por tener una fuerte presencia en todos los rincones de Jujuy, gracias al trabajo conjunto realizado con Cine Móvil, que a través de 10 unidades “llevó cine a donde el cine no llega”.

“Llegamos a pueblos donde no hay cine pero tampoco hay teléfono, televisión ni Internet. Somos conscientes del impacto que genera la actividad del Cine Móvil en lugares donde no tienen ninguna actividad cultural y muy poca acción del Estado de toda la vida”, contó a Télam Alejandra Frontero, coordinadora general del programa Cine Moviles, impulsado por el Instituto Nacional del Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Si bien desde hace 18 años los cinemovileros trabajan, en muchos casos, aprovechando la estructura de los festivales, en este encuentro en particular tuvieron un rol protagónico: Los agentes más antiguos del Cine Móvil fueron reconocidos especialmente en un acto presenciado por las autoridades municipales y provinciales y por los directores del festival, Marcelo Pont y Daniel Desaloms .

Además, en el marco de Cine de Las Alturas, el programa Cine Móvil dispuso de un operativo inédito, más amplio que lo habitual, lo que permitió que las películas se proyectaran en cuatro circuitos, el Quebradeño, la Puna, los Valles y las Yungas.

“Fue titánico, fue un encuentro muy especial el que vivimos en Jujuy, porque juntamos 10 vehículos de todo el país –de San Juan, Misiones Salta, Neuquén, Formosa, San Juan, Buenos Aires, Santiago del Estero, Córdoba y Catamarca- y en cada lugar nos recibieron con mucha alegría y emoción, la gente agradece la posibilidad de vivir esa experiencia colectiva, de apagar las luces y replicar la experiencia del cine”, contó la coordinadora.

“Desde las películas les das material de conversación a los chicos; que quizás no conversan mucho en los lugares alejados porque están en contacto con la naturaleza, no están tan estimulados, no tienen esa facilidad de socializar con el lenguaje. Las maestras están muy agradecidas, ellas tampoco tuvieron cine. Creo que hacemos una misión importante”, agregó Frontero, quien se desempeña en ese rol desde hace 12 años.

De las 25.000 espectadores que disfrutaron del cine de toda una región unida por la Cordillera de los Andes en forma gratuita, se estima que entre un 10 y 15 por ciento fue aportado por el Cine Mòvil, aunque como sostiene la misma Frontero, “el cine móvil es más que contar espectadores: nosotros cuando llegamos, llegamos, proyectamos para 100, 20, 5 o 25 personas”.

La coordinadora del programa que contó con Graciela Borges como madrina, comentó que en estos días en Jujuy los cinemovileros vivieron grandes momentos, uno de ellos se dio en la apertura del festival, en Humahuaca. “Pudimos montar una multipantalla, y habían màs de 400 espectadores, que para esa zona es mucho”, recordó.

También atravesaron momentos difíciles, cuando muchos de los agentes se apuntaron pasando Abra Pampa: “No dormimos por muchos días, y nos descompusimos por altura, llevamos nuestros oxígenos, y los compañeros cinemovileros de Jujuy se fueron preparados con todo. En las comunidades te dan lo mejor que tienen, son lugares a donde no va nadie porque están muy lejos, son rutas complicadas de llegar, y además no hay nada, Vamos a lo lugares donde la gente no tiene la oportunidad de ver cine por diferentes motivos”, acotó Alejandra.

“Cuando llegàs a un lugar donde la gente no tiene acceso a lo audiovisual, los chiquitos ven las películas concentrados, nos preguntan todo- A veces volvemos a esos pueblos, a veces no, en Jujuy lloramos mucho, es tan hermoso y los chicos nos recibieron tan contentos, que eso hace que todo tenga sentido”, concluyó.

(Télam)

No hay comentarios