Valeria Lis Vicente, 43 años de edad, es la jueza de paz de nuestra localidad desde el 10 de diciembre de 2015. La flamante funcionaria en contacto con El Norte en movimiento dijo que tenía “dudas, igual que mucha gente”, con respecto a si podía o no cumplir
con esa importante función. “Me voy amoldando y aprendiendo con el respaldo de dos empleados que llevan muchos años aquí”, destacó.
Subrayó además las dificultades que acarrea la falta de personal en el Registro Civil,problema que se agudizó en setiembre del año pasado cuando una empleada fue trasladada a Eduardo Castex. La jueza de paz no pudo ocultar su desazón al señalar que en Santa Rosa se encontró con la respuesta que “Intendente Alvear no tiene vacantes”.
“No me satisfacen las respuestas que vienen ‘de arriba. Acá no hay presupuesto ni siquiera para comprar un litro de lavandina. Todos esos gastos corren por mi cuenta y luego esperar que los reintegren”, explicó. “Las autoridades municipales andan ahora con todo este problema de las inundaciones, pero recurriré a ellos buscando apoyo. Estuve en la lista para las elecciones, el cargo de juez de paz fue parte. Además, el juzgado es parte del pueblo y le
corresponde también al municipio. Se vienen los 120 años de la fundación de Alvear y esta institución no puede quedar en el olvido para ese acontecimiento”, expresó cuando se refirió a los graves inconvenientes que presenta en su estructura edilicia el inmueble ubicado en Avenida San Martín.

“La verdad es que estoy muy contenta con el trabajo”, fue lo primero que dijo la flamante juez de paz, Valeria Lis Vicente.
“Hubo gente que por ahí dudaba con respecto a si podía o no cumplir con esa función, incluso tenía mis propias dudas, el cargo es muy importante en la sociedad. Pero bueno me voy amoldando y aprendiendo con el respaldo de dos empleados que llevan muchos años aquí, Nelson Dantín en el Juzgado y Blanca Martínez en el Registro Civil. Tengo mucho que aprender. Dantín hace 30 años que está el Juzgado, han pasado muchos jueces de paz, enseño y colaboró con todos, ahora lo hace conmigo”, agregó.
“Ya me estoy dando cuenta que aquí hay que ser un poco abogado, otro poco psicólogo, asistente social a la vez, porque el trato con la gente impone aplicar esos conocimientos. Tendría que haber una carrera para ser juez de paz. Me interesa hacer un curso o capacitación y no hay para juez de paz, entonces te largan así nomás”, dijo.
“Hay una chica, hija de Nelson, que hace 8 años trabaja algunas horas porque el municipio la puso con un plan laboral, trabajo precario, en negro, no está bien pagada su tarea”, acotó.
“Quiero destacar que en estos momentos Blanca está de licencia y esa chica llega a las 7 de la mañana a trabajar y no tendría que hacerlo. Va para ayudarme porque he quedado sola en el Registro”.
“Hay trámites que se atrasan, porque los hace Blanca nada mas, y no puede irse diez días de vacaciones y desconectarse del Registro. Ha ocurrido que tuvo que venir porque había un casamiento o acta de defunción estando de vacaciones. Por ahí la gente no sabe todas estas cosas”, sostuvo.

“En claro tengo que debo aprender a realizar esos trámites, pero el tiempo no da para todo. Estoy escribiendo como se hace cada procedimiento así los aprendo. Pero, si estoy en el Registro descuido el Juzgado o al revés. Todo un problema”, subrayó la funcionaria.
“Un mes antes de hacerme cargo de la función estuve asesorándome con Etel Martín, la verdad que se portó muy bien, enseguida me abrió las puertas, para nada egoísta. Todas mis preguntas tuvieron una respuesta. En ese sentido no me falta nada, el personal muy bueno. Somos pocos y nos llevamos muy bien”, destacó.
FALTA DE PERSONAL
Cabe recordar que en setiembre del año, la entonces jefa del Registro Civil y jueza de Paz, Etel Martín, puso en estado de alerta la preocupante situación de la institución como consecuencia de la falta de personal
En esa oportunidad, Martín había manifestado que “cuando quedamos con solo dos empleados, envié varias notas para que se cubra esa vacante; me pidieron que enviara currículums y lo hice, incluso dejé en manos del gobernador una nota que refrendó el propio intendente municipal, pero nunca tuvimos una respuesta. Cuando Alvear tenía 3 mil habitantes había tres empleados y ahora con 9 mil tenemos solo uno, y ese empleado tiene que tomar licencia, se puede enfermar. En poco tiempo más llegará una juez de paz sin la experiencia necesaria para afrontar este problema”, evaluaba la funcionaria.
“Lo que no me satisfacen son las respuestas que vienen “de arriba”, respondió Vicente cuando se llegó a este tema.
“Intendente Alvear no tiene vacantes. Cuando se jubiló una empleada la Provincia utilizó esa vacante para otro lugar. Cuando el año pasado otra empleada pidió traslado ese puesto se fue con ella, eso me dijeron en Santa Rosa”.
“Para fines de este mes quizás tenga que volver a ir, nos darán asesoramiento porque se digitalizarán algunos trámites y debemos presentar las necesidades y los problemas que tienen los juzgados…”
“Si bien ya me dieron una respuesta aprovecharé para volver a insistir para que designen personal”, enfatizó.
“Acá todo es a fuerza de pulmón, no pagan viáticos, por ejemplo, cuando hay que viajar por temas referidos al juzgado”.
“Ya me encontré con otra respuesta cuando solicité insumos u otros elementos, que pidiera en la municipalidad me dijeron. Entonces tenés que pedir algo por un lado, otro poco por otro lado, todo para empar- char”, se quejó.
“En tantos lugares se habla de la función pública, de los empleados, me pasaba a mí cuando estaba del otro lado, ahora desde adentro me doy cuenta de todas estas falencias. Acá no hay presupuesto ni siquiera para comprar un litro de lavandina. Todos esos gastos corren por mi cuenta y luego esperar que los reintegren”, explicó.
“No tenía fax, voy a la municipalidad y en esos días habían comprado uno para la oficina del intendente, pedí entonces ese viejo fax. Lo tengo acá, pero resulta que para que me autoricen a colocarlo tengo que mandar un presupuesto y esperar no se cuanto tiempo”, relató.
“Entré en diciembre pero ya se mas o menos lo que pasa con todas estas cuestiones, que ya pasaba”, aclaró la mujer.
“Voy a esperar un poco porque las autoridades municipales andan ahora con todo este problema de las inundanciones, pero recurriré a ellos buscando apoyo”.
“Estuve en la lista para las elecciones, ese cargo de juez de paz también fue parte. Además, el juzgado es parte del pueblo y le corresponde al municipio”.
“Se vienen los 120 años de la fundación de Intendente Alvear y esta institución no puede quedar en el olvido para ese acontecimiento”. “Cuando vienen a casarse hay que sacar las fotos solo a las caras porque no se puede enfocar para las paredes en mal estado”.
“Se sabe muy bien como está el Juzgado en su parte edilicia”, agregó.
“Hay seis viejas máquinas de escribir, un turbo ventilador que ya no se usa, entre otras cosas, pero no se pueden tirar porque forman parte de un inventario, me pregunto ¿y el inventario edilicio?, es un patrimonio y está totalmente abandonado, deteriorado por todos lados”.
“Es una realidad que tiene dos caras, estamos cuidando una máquina de escribir que no anda desde 1980, una silla que ya no tiene arreglo y el edificio se está viviendo abajo”, dijo para culminar.

No hay comentarios