El presidente Michel Temer sufrió la mayor protesta desde que gobierna Brasil

0
670

Los partidos, sindicatos y movimientos sociales que se oponen al presidente brasileño, movilizaron la noche del domingo en San Pablo a unos 50.000 manifestantes, en la mayor protesta contra el nuevo gobierno.

A los gritos de “Fuera Temer”, vestidos en su mayoría con el rojo característico del ahora opositor Partido de los Trabajadores (PT), los manifestantes marcharon hasta el Monumento a las Banderas, en el Parque de Ibirapuera, donde, ya por la noche, fueron animados por músicos que también expresaron su rechazo al gobierno.

Pese a que los opositores a Temer han organizado manifestaciones en San Pablo prácticamente todos los días desde que el 31 de agosto pasado el Senado destituyó a la presidenta Dilma Rousseff, quien ha tildado de “golpista” a su sucesor y quien fuera su vicepresidente, ésta es la primera vez que consiguen una movilización tan expresiva y el claro apoyo de los ahora partidos opositores.

Los manifestantes se concentraron al comienzo de la tarde del domingo en la icónica Avenida Paulista, el corazón financiero de la mayor ciudad brasileña, donde ocuparon todos los carriles de la vía a lo largo de dos cuadras.

Pese a que los organizadores dijeron haber movilizado a al menos 50.000 personas, la Policía Militarizada del estado de San Pablo, que cuenta con métodos propios para contabilizar movilizaciones en la Avenida Paulista, se abstuvo de divulgar un cálculo.

La protesta fue convocada por el Frente Pueblo Sin Miedo, que reúne a los combativos Movimiento de los Sin Tierra (MST) y Movimiento de los Sin Techo (MTST), así como por el Frente Brasil Popular, que agrupa a partidos de izquierda como el PT y a sindicatos, como la gigante Central Única de Trabajadores (CUT).

Entre los políticos que se turnaron en las tarimas montadas por los organizadores estaban dos de los actuales candidatos a la alcaldía de la mayor ciudad brasileña en las elecciones de octubre próximo, el actual gobernador y líder del PT, Fernando Haddad,
y la diputada y ex alcaldesa Luiza Erundina, aspirante por el izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

“Todas estas protestas están dirigidas a combatir el golpe y a aumentar la presión en las calles. Desde que el golpe fue consumado, todo el PT enarbola la bandera por nuevas elecciones”, afirmó en su discurso el presidente del PT, Rui Falcao, quien estuvo acompañado por los senadores Lindbergh Farias y Vanessa Grazziotin.

“Hemos realizado manifestaciones en los últimos diez días. Tal vez sea el período más intenso de movilizaciones en los últimos años en Brasil”, aseguró por su parte el líder del Movimiento de los Sin Techo, Guilherme Boulos.

El dirigente agregó que los manifestantes se movilizaron para mostrar su rechazo a “un gobierno ilegítimo, sin voto, que protagonizó un fraude contra la soberanía del voto popular y que, al mismo tiempo, quiere poner en marcha un programa con brutal ataque a los derechos sociales y de los trabajadores”.

Además de exigir la anticipación de las presidenciales, una reivindicación que se convirtió en la nueva bandera del PT, los manifestantes protestaron contra las reformas a la legislación laboral y al sistema de pensiones anunciadas por Temer y que, en su opinión, suprimirá numerosos derechos y conquistas.

Temer abandonó en marzo la coalición de gobierno para apoyar el controvertido juicio político contra Dilma y asumió en mayo la jefatura de Estado, inicialmente de forma interina.

No hay comentarios