Qué nos dicen las biografías de los músicos de rock nacional

0
150
Gustavo Cerati, Pappo, el Indio Solari, Luca Prodan y Luis Alberto Spinetta
Gustavo Cerati, Pappo, el Indio Solari, Luca Prodan y Luis Alberto Spinetta

En este artículo abordaremos un grupo de biografías de artistas de rock nacional con el objetivo de analizar distintos aspectos de las mismas: buscaremos regularidades, diferencias y nos detendremos en el tono en que están escritas.

Para dicho relevamiento tomamos como referencia ocho biografías de músicos de rock nacional. La mayoría de los libros están escritos por periodistas, excepto los casos de los textos de Roberto Pettinato y Zeta Bosio, donde los músicos son los autores. Una aclaración: en este análisis no abordamos biografías sobre Charly García, dado que eso lo hicimos en una nota publicada el pasado 23 de junio. (Ver: “Say No More”: tres biografías fundamentales para saber más sobre Charly García).

Las biografías que elegimos son: Cerati en primera persona, de Maitena AboitizPappo. El hombre suburbano, de Sergio MarchiIndio Solari. El hombre ilustrado, de Gloria GuerreroLuca. Un ciego guiando a los ciegos, de Carlos PolimeniSumo por Pettinato, de Roberto PettinatoCerati. Conversaciones íntimas, de Gustavo BoveYo conozco ese lugar, de Zeta Bosio; y Tícher de luz. Una guía spinettiana, de Miguel Ángel Dente.

Gustavo Cerati de pequeño con su guitarra

Gustavo Cerati de pequeño con su guitarra

Un primer dato a mencionar es que la mitad de las biografías citadas fueron editadas luego de la muerte de los músicos, mientras que las demás se publicaron con los músicos en vida.

El libro sobre Pappo, los de Luca Prodan y Cerati. Conversaciones íntimas fueron realizados luego del fallecimiento de los músicos (en el caso de Sumo por Pettinato el autor habla de toda la banda pero su líder, sobre el que se centra la obra, murió en 1987); mientras que los textos sobre el Indio SolariSpinetta y Bosio se hicieron con los artistas en vida (El “Flaco” murió unos años después de la edición de Tícher de luz).

El caso de Cerati en primera persona es excepcional, dado que la primera edición salió cuando el músico estaba en coma tras sufrir un ACV. La segunda sí se publicó luego de su muerte.

Con todo esto queremos decir que no se puede concluir en que exista un momento específico para publicar la biografía de un artista.

Norberto “Pappo” Napolitano en sus comienzos

Norberto “Pappo” Napolitano en sus comienzos

Una regularidad que encontramos es la que tiene que ver con la forma en que fueron escritas. Al ser la mayoría elaboradas por periodistas, el tono claramente es periodístico, salvo la biografía de Zeta Bosio, ex bajista de Soda Stereo, que -como decíamos- no es periodista y hace un relato de sus experiencias en primera persona. Algo similar ocurre con el libro de Pettinato, aunque este último incursiona en los medios de comunicación desde hace ya varios años.

También observamos que se utilizan recursos similares en todas, tanto en la forma de contar la vida del artista en cuestión, como en lo organizativo del texto. Respecto a lo primero, las biografías se detienen en aspectos personales y profesionales del músico -dejando de lado el contexto político del país salvo en contadas excepciones- y “mechan” con anécdotas o relatos en primera persona del autor del libro que estuvo con el músico en determinado momento.

Por ejemplo, en Pappo. El hombre suburbanoSergio Marchi recuerda su primera experiencia con el guitarrista: “La primera vez que lo vi, Pappo era un gigante. Un tipo enorme que parecía escapado de alguna película de ciencia ficción; debía medir como tres metros y su guitarra era de una dimensión descomunal. Mucha gente me conoce por haber sido el biógrafo de Charly García, pero no todos saben que, dentro del rock nacional, mi primer ídolo fue Pappo”.

El Indio Solari

El Indio Solari

También hay lugar, en los libros mencionados, para entrevistas que el autor le hizo al artista y/u otras realizadas por colegas y citadas oportunamente. Por ejemplo, Conversaciones íntimas, de Gustavo Bove, se basa en tres largos reportajes que le hizo el autor del libro a Gustavo Cerati en distintas etapas de su carrera musical.

En cuanto a lo organizativo, los libros están estructurados en capítulos: son muchos apartados con poca cantidad de páginas cada uno, lo que se supone que se hace pensando en una lectura ágil por parte del receptor. Además, son textos escritos en un lenguaje coloquial, destinados a que sean disfrutados por cualquier persona.

En algunas biografías se hace mención explícita a la discografía del músico, mientras que en otras eso no sucede. Así que esa no sería una condición necesaria para la realización de una biografía de un músico de rock nacional.

Un elemento frecuente en estas biografías es la utilización de citas. Un texto en el que este recurso es usado con mayor recurrencia es Cerati en primera persona, dado que la autora se basó en reportajes que el líder de Soda Stereo dio a distintos medios de comunicación a lo largo de su trayectoria desde 1992 (período que eligió abordar).

Lo mismo ocurre en Tícher de luz. Una guía spinettiana, donde se observan extractos de entrevistas que Luis Alberto Spinetta brindó a diferentes medios.

Luca Prodan en Córdoba

Luca Prodan en Córdoba

Por su parte, en Luca. Un ciego guiando a los ciegosCarlos Polimeni recurre de forma permanente a la cita. Ante la ausencia de la voz del protagonista -el libro fue publicado luego de la muerte del artista-, el periodista partió de entrevistas que realizaron otros colegas.

El recurso de la cita es muy utilizado en las biografías de artistas de rock nacional. Para completar lo que el autor del libro sabe -gracias a su propia experiencia con el músico o a lo leído-, recurre a entrevistas que el artista dio en otros medios.

Respecto a la música propiamente dicha, cada libro la aborda de manera particular, lo que la convierte en el punto de mayor heterogeneidad de las biografías. Aquí no hay una norma. Por ejemplo, Tícher de luz brinda una descripción exhaustiva de la obra de Spinetta con datos precisos, crónicas de recitales, tapas de sus discos y se especifica también la lista de músicos que participó en cada álbum. Este estilo de trabajo no es frecuente en otros libros biográficos.

Los demás, con menos rigor, brindan datos de ese tipo pero no tan detallados como el ejemplo que mencionábamos y, por eso, destacamos. Esa “falta de rigor” puede ser que se deba a que los autores buscan poner el acento en temas que al público posiblemente le interese más. O sea, el detalle de la discografía de un artista hoy en día el lector interesado lo puede consultar en Internet. En cambio, una anécdota en particular o un hecho específico no se hallan tan fácilmente por otros medios.

Luis Alberto Spinetta

Luis Alberto Spinetta

Por último, es interesante hacer una revisión sobre cómo se aborda la cuestión familiar de los músicos en sus biografías. Hay algunas que narran que los músicos constituyeron una familia tradicional con esposa e hijos. Ese es el caso del libro de Spinetta, que mantuvo una relación de 25 años con Patricia Salazar, con quien tuvo cuatro hijos: Dante, Catarina, Valentino y Vera. Según dice el texto, el cantante fue un padre muy presente e, incluso, se relata que hizo participaciones como productor de discos de los Illya Kuryaki, el grupo de Dante.

Respecto a otro artista que armó su familia y lo cuenta en su libro es Zeta Bosio. El ex bajista de Soda Stereo narra que estuvo casado, también menciona el drama que le tocó atravesar por la pérdida de un hijo y, por último, comenta su relación con Estefanía Iracet, con quien tiene una hija: Anastasia. Incluso, mientras habla del regreso de Soda Stereo en 2007, comenta que estuvo en crisis con su ahora esposa: “Llegando al final de la gira Me Verás Volver, mi relación con Steffi sufrió una crisis. Algo en ella pasó y, cuando faltaban un par de conciertos para terminar el tour, interrumpió abruptamente la relación que llevábamos”. Luego indica que se reconciliaron y también habla de sus padres al decir que pudieron vivir la experiencia de la vuelta del grupo.

Sin embargo, hay otras biografías que simplemente mencionan algún dato familiar y se quedan allí, como es el caso del libro Indio Solari. El hombre ilustrado. En él, Gloria Guerrero apenas narra que el músico está en pareja con Virginia y que, con ella, tuvo un hijo, Bruno.

Zeta Bosio

Zeta Bosio

Otras narrativas biográficas directamente no abordan la cuestión familiar. Tanto en Conversaciones íntimas como en Cerati en primera persona casi no se hace hincapié en la familia del músico. Como vemos, tampoco hay una regla en este aspecto.

Las biografías de los artistas de rock nacional tienen distintos matices y cada una posee características propias. Algunas son más convencionales que otras pero todas aportan algo distinto para el lector. Su abordaje es fundamental para cualquier amante de este género musical.

No hay comentarios