“Cada ruido, cada sonido, es una gran emoción”

0
2229

“El 15 de diciembre del año pasado me encendieron el audífono del implante. Estaba muy nerviosa, muerta de miedo, tenía un nudo en el estómago”, indicó la vecina Cecilia Inés Esco, al recordar el día tan esperado, después del 14 de noviembre cuando fue intervenida en la ciudad de Santa Rosa, por el médico cirujano Ignacio Amado, que encabezó un equipo de profesionales para el quinto implante coclear en la provincia de La Pampa.
Cecilia, es oriunda de General Pinto, provincia de Buenos Aires, y es pareja de Luis Damián Corbalán, integrante de una familia conocida en el medio.
En el año 1991, cuando Cecilia tenía 11 años sufrió de meningitis, le afectó su órgano auditivo y perdió por completo ese sentido.
La mujer siguió recordando lo ocurrido el 15 de diciembre, “cuando Laura Castro me puso el audífono en el implante, al principio todo muy confuso, no me daba cuenta si escuchaba los ruidos o me los imaginaba porque solo estaban en mi cabeza”, sostuvo.
“Poco a poco reaccioné… ¡escuchaba!!!, habían pasado 21 años de la última vez, me emocioné, lloré, fue muy hermoso”, enfatizó ante el cronista de El Norte en movimiento.
El encuentro con la vecina se produjo el pasado jueves 15 de enero, justo un mes después del encendido.
“No puedo creer que ya haya pasado ese tiempo -dijo- lo único que se es que cada ruido, cada sonido es una gran emoción”, añadió.
“Me encanta el bochinche que hace mi hija Sofía, me agrada la manera que tiene de llamarme mi hijo Federico para que le preste la debida atención. Me entusiasmo cuando toca la guitarra y me mata el cariño que pone para ayudarme en todo. Ni que decir cuando mi gran amor, Luis Damián, se dirige a mí. Siempre tuve su apoyo para llegar a esto, antes tenía que mirar sus labios para entender lo que quería decirme, ahora lo escucho también”, sostuvo.
“Estoy haciendo rehabilitación con la fonoaudióloga Amalia David y todavía me cuesta entender cuando me hablan. Tengo que aprender a escuchar y a entender cada palabra, así dejo de leer los labios de las personas. Lo voy a lograr, estoy muy segura, hemos dado un gran paso y no pienso detenerme con este sueño hecho realidad”.
“Con el tiempo todo va a mejorar, lo más importante es que disfruto. Escucho a los pájaros, a los grillos, los perros y la música”.

“Que alegría tuve en la plaza esa noche que estuvo Palito Ortega, la letra media confusa para mí, pero la melodía si pude escucharla”.
“También me emocioné cuan- do mi vecino, Luis Lezcano, golpeó la puerta de casa. Le contagié mi alegría y emoción ese día”, expresó.
“Es hermoso sentir el apoyo de todos, cuando se hizo público mi operación mucha gente llamaba a Luis para preguntar como andaba y comenzaron a interesarse en el tema”.
“No se si podrán dimensionar todo esto que me pasa, lo cierto es que estoy muy feliz”, culminó.

No hay comentarios