Secuestran e incineran más de 13 mil kilos de carne

0
1516

Efectivos policiales del Puesto Caminero Trebolares detuvieron en horas de la madrugada un camión con más de 13 mil kilos de carne, que no contaban con la toda la documentación necesaria para circular y comercializar.

Intervino personal del SENASA y tras varias horas se decidió la quema de la mercadería, según lo establecen normativas vigentes. Se trata de uno de los secuestros de carne más importantes realizados en la provincia de La Pampa.

Según indicaron fuentes policiales, el camión provenía de provincia de Buenos Aires y se dirigía a un frigorífico de la provincia de San Juan.

Autoridades de la policía local habrían sido alertados por personal de seguridad de un frigorífico de Pehuajó, que venía detrás del camión en el marco de una investigación iniciada hace un tiempo por la supuesta comercialización de carne sin los controles establecidos por ley.

Si bien no hay precisiones al respecto, el chofer del camión Scania con caja térmica habría indicado a la policía que cargó las 82 medias reces en un matadero en 9 de Julio y se dirigía a la provincia de San Juan.

Desde el SENASA señalaron que dicho matadero no figura en los registros del organismo de control, por lo que suponen podría ser propiedad municipal y para operar en esa zona. Aunque la supuesta situación irregular ya habría sido detectada hace tiempo por personal de seguridad de otro frigorífico de Pehuajó, planta que estaría afectada en la maniobra irregular y por tal motivo en la madrugada de ayer siguieron la carga y dieron aviso a la policía pampeana.

La sospecha es que el matadero de 9 de Julio utilizaría documentación apócrifa de la planta frigorífica de Pehuajó para realizar la maniobra irregular, situación que fue investigada y denunciada por personal de seguridad del frigorífico afectado.

Los efectivos del Puesto Caminero Trebolares frenaron la marcha del Scania y confirmaron que viajaba con documentación adulterada, por lo que de inmediato se dio intervención al SENASA.

El camión fue trasladado a la Comisaría Segunda de Pico y allí permaneció estacionado por varias horas, hasta que se cumplieron con los trámites de rigor y cerca del mediodía puso en marcha el operativo para incinerar la carne secuestrada, en una planta cercana al casco urbano de General Pico.

Ante el secuestro de semejante cantidad de carne, más de 13 mil kilos, en medio del operativo aparecieron “expertos caritativos” que analizaron la posibilidad de “donar” la las medias reces incautadas a entidades del medio.

Incluso, por momentos, contaron con el acompañamiento de algunos técnicos que aventuraron que la carne “estaba buena”, pero por supuesto que nadie se atrevió a firmar tal condición para contradecir lo que establecen las leyes en este tipo de procedimientos y, por otra parte, poner en riesgo la salud de la población eventualmente beneficiada con la donación. (fuente y foto: El Diario)

No hay comentarios