Siete años de prisión. Condenado por abuso sexual a su sobrina de 2 años

0
710

(Juez de audiencia Marcelo Pagano)

La Justicia piquense condenó ayer a la mañana a la pena de siete años de prisión a un joven de 22 años de edad que padece de una oligofrenia leve, tras determinar que fue el autor de un abuso sexual que tuvo por víctima a su pequeña sobrina de apenas dos años.
El juez de audiencia Marcelo Pagano, condenó ayer a J.V. tras considerar que fue el autor material del delito de “Abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra una menor, aprovechando la situación de convivencia preexistente, en grado de tentativa”, debido a que el ataque tuvo lugar en la vivienda en la cual el acusado vivía junto a su hermana y a sus dos pequeños sobrinos.
El hecho que investigó la Justicia local fue denunciado en el mes de agosto del año anterior, cuando una mujer aseguró que su hermano, de 22 años de edad, en el momento en el que jugaba con sus dos hijos, abusó de una menor de dos años de edad. El sospechoso se dio a la fuga y luego fue detenido por la policía en la localidad de Intendente Alvear.
Durante los alegatos de clausura, la fiscal Ana Laura Ruffini explicó que existió un intento de penetración por parte del imputado, pero que no logró consumar la violación, y solicitó que se calificara el hecho por la misma figura que aplicó el magistrado.
En tanto, Guillermo Constantino, en su estrategia defensiva, planteó que se había tratado de un abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia, figura por la cual pidió una pena de tres años de prisión efectiva, informó el diario La Arena.

Testimonios y pruebas.
Durante el debate que se llevó a cabo la semana anterior en los tribunales piquenses declaró el médico forense Graciano Masó, junto a otras dos profesionales de la salud del Hospital Gobernador Centeno de General Pico, que tras el hecho examinaron a la niña.
También declaró durante el juicio la titular de la Unidad Funcional de Género, Vanina Fileni, el psiquiatra forense Marcos Koncurat, y Guillermo Liboa, quien es perito bioquímico de la División Criminalística de la Unidad Regional II, que examinó distintos elementos que fueron secuestrados en la causa.
Otro de los testimonios incorporados, fue el que brindó Adriana Piras, la psicóloga forense que a pedido de la defensa le realizó una pericia psicológica al imputado.

No hay comentarios