Trágico accidente colapsó sistema de emergencia

0
735

En el comienzo del fin de semana largo por la Semana Santa, con intenso tráfico en las dos rutas troncales de nuestro país que pasan por Realicó, se registró una colisión entre un auto y una camioneta, en la ruta nacional 188, a pocos metros del acceso a la localidad de Maisonnave, en el que perdieron la vida una niña y una mujer adulta y a su vez quedó al desnudo la falta de recursos con que cuenta nuestra región ante situaciones como las que se presentaron producto de un intenso tránsito tanto en ésta ruta, como en la 35.
El trágico suceso ocurrió cerca del mediodía, cuando una automóvil Peugeot 206, circulaba con dirección oeste – este, conducido por un hombre mayor, quien iba acompañado por una mujer y una niña, quienes serían oriundos de San Carlos, provincia de Mendoza.
Por causas no establecidas aún, el 206 “mordió” la banquina, su conductor, Enrique González, de 60 años, habría pegado el volantazo y se cruzó de carril, impactando contra una camioneta Toyota que circulaba en sentido contrario, ocupada por cuatro personas, una de sexo masculino y tres de sexo femenino, entre ellas dos menores, provenientes de Pablo Nogués, provincia de Buenos Aires.
Como consecuencia del violento impacto, perdieron la vida la mujer Marina Ester Guerra de 65 años y la niña, identificada como Alma González, de 6 años, que ocupaban el automóvil, mientras que su conductor resultó con importantes heridas.
La camioneta Toyota Hilux, patente ICL 050 era ocupada por cinco personas: Carlos Escobar de 48 años, Lidia Zorita (44), Candela Escobar y Ailen Escobar, (11) sobrina de Carlos.
Al lugar arribaron personal policial, de bomberos voluntarios de Realicó, y del hospital de Parera, ya que el hospital de Realicó, tenía una ambulancia con desperfectos mecánicos y la otra se encontraba trasladando un paciente a la ciudad de General Pico .
Las dos ambulancias, una de bomberos y otra de Parera, trasladaron a los dos heridos de mayor complejidad, mientras que el resto de los heridos debieron aguardar casi una hora para esperar otra ambulancia, ya que a pesar de los pedidos desesperados por teléfono de los enfermeros y médicos que se encontraban en el lugar, no arribaba el auxilio de localidades vecinas.
Por ello las personas heridas, que se encontraban al costado de la banquina, eran atendidas emo- cionalmente y acompañadas por bomberos, transeúntes voluntarios, y periodistas que estábamos cubriendo el hecho, mientras se aguardaba el regreso de las ambulancias que habían partido anteriormente del lugar con los primeros heridos.
Falla sistema de emergencias
Una mujer herida, junto a otra joven, y con el cuello ortopédico colocado, aguardó mas de una hora una ambulancia.. arribaron dos al principio, la de bomberos, y la del hospital que llevaron a los heridos que tenían prioridad por su gravedad…
Los médicos, enfermeros y bomberos hacían los que podían atendiéndolos, y conteniéndolos, con el apoyo de transeúntes ocasionales y periodistas que arribamos al lugar.
En un momento me despojo de mi labor periodística, me acerco y me arrodillo para preguntarle cómo se sentía, qué le dolía, conversar con ella y que sienta que no estaba sola.. me contó de sus dolores, me dio su nombre y me dijo que tenía calor, el sol le daba de frente en cuerpo…atiné a darle sombra, mientras trataba de tranquilizarla, aguardando que llegue la ambulancia.. minutos mas tarde se acercó un bombero y siguió con la misma tarea.. pero sin duda que el Sistema de Emergencias del Ministerio de Salud de la provincia mostró, una vez mas sus falencias.
Hay un pueblos cada 15 kilómetro, promedio, y sólo había tres ambulancias para trasladar tantos heridos.
Mi objeción no tiene que ver con un dedo acusador individual sobre quien estuvo y/o pudo asistir en el accidente, y quien no.
Sino que tiene una mirada mas profunda, y es que el sistema de emergencias falla desde hace tiempo, con una infraestructura que no es suficiente en esta y en otras áreas.
Creo en el profesionalismo y la responsabilidad del recurso humano, pero si no cuentan con la infraestructura necesaria para cumplir con su labor, resulta difícil cumplir con la demanda y evitar que ocurran situaciones como esta.
Desde hace mucho tiempo, insisto desde el criterio del sentido común, en que se debe poner en marcha un plan de emergencia para situaciones como las del fin de semana largo y vacaciones, donde miles de turistas de paso transitan por las rutas nacionales 35 y 188.
Esto significa, contar en las localidades de la zona con ambulancia, con choferes full time durante el fin de semana largo, como así también durante los fines de semana de las temporadas altas de tránsito de turismo.
Ya que no es la primera vez que ocurren accidentes como el del pasado jueves con numerosas víctimas. (José María González)

No hay comentarios