Vale destacarlo

0
4258

Un gesto, sólo eso. Pero vale destacarlo. En estos días de tanto egoísmo, de tanto sálvese quien pueda, quedan -por suerte-, muchas personas que hacen creer que las cosas pueden ser mejor. Hay en nuestra ciudad trabajadores anónimos, que llegan con su asistencia allí donde el Estado suele no estar presente.
Y sino que lo digan los jóvenes que están al frente del Desayunador de Villa Germinal; y algunos otros varios comedores (como los de Mario de la Torre, por mencionar sólo uno); y otras entidades que hacen de la solidaridad una forma de vivir, una manera de servir (como por ejemplo las damas que conforman el grupo de la Asociación Cooperadora del Hospital Lucio Molas).
Pero de lo que se trata aquí es de contar un hecho protagonizado por un empleado del Estado provincial.
Es un hombre conocido por su condición de ex futbolista (de los buenos), y por haber sido entrenador del Domingo Faustino Sarmiento. Más de una vez, más allá de sus conocimientos -de los que no se dudan-, supo ser cuestionado por su iracundia, por alterarse desde el lado de afuera de la raya de cal por un fallo arbitral. Y eso le jugó en contra.
Pero lo que aquí se quiere contar no tiene que ver con el fútbol, sino con un aspecto de su vida laboral. Darío Caballaro, que de él se trata, es farmacéutico de la provincia -trabaja en el Hospital Evita-, y días atrás fue requerido para que consiguiera un medicamento que, después se sabría, no había en el país. El enfermo que lo necesitaba con urgencia era un chico de 17 años de Intendente Alvear, afectado de cáncer. Es fácil deducir la desesperación de su familia y conocidos, pero lo cierto es que esa medicina no estaba en Argentina. Moviendo cielo y tierra Cavallaro supo que había en Belo Horizonte, en Brasil.

Cómo conseguirlo
¿Pero cómo traerlo? En su locura Darío pensó que “Colores” Mac Allister conocía a Juan Pablo Sorín (los dos jugaron en Argentinos Juniors), y que como “Juampi” vive en Belo Horizonte podía conseguir y enviar el remedio. Un delirio…
Finalmente consiguió que le permitieran trasladarse él mismo a buscarlo: tomó su auto particular, viajó a Córdoba y allí tomó el avión hacia Río de Janeiro, y luego otro a Belo Horizonte. Estuvo sólo un día y, al regresar, otra vez a Córdoba y el viaje de vuelta a La Pampa, para al fin hacerle llegar el medicamento al chico que lo necesitaba.
Nadie, más allá de los protagonistas, se enteró. Y el mismo Darío no quería que se supiera.
Pero, la verdad, es que gestos así -tan inmensos, y tan pequeños, a la vez-, merecen mínimamente que se conozcan. El “loco” del fútbol mostró -¿o no?- un corazón más grande que una casa. ¿Cuántos lo harían?
(Por el “Gordo Motoneta” – publicado en el diario La Arena)

darío caballaroDarío Caballaro entregando la medicación a Gabriela, mamá del joven Kevin Ciraudo

No hay comentarios