Vecino alvearense denunció contaminación con agroquímicos

0
4244

En el marco de una nueva visita del Colectivo Sanitario a la ciudad de General Pico, el vecino alvearense Abel Osmar Lucero denunció la contaminación de miembros de su familia, por convivir con máquinas fumigadoras al lado de su casa. Mostró certificados médicos de las dolencias que desde hace tiempo padecen y advirtió que seguirá el tema “hasta las últimas consecuencias”.

Abel Lucero llegó a General Pico para contar su problema y generar consciencia sobre el mal uso y falta de control en el tema agroquímicos. Su mujer y una de sus hijas padecen diversos síntomas que relaciona con los “fuertes olores” emanados del predio lindante a su propiedad, por lo que presentó una denuncia ante el Juzgado de Faltas de Intendente Alvear, donde le pidieron “tiempo” y aseguró que seguirá con denuncias formales ante los estamentos que correspondan y la difusión del caso.

Tras la charla y presentación en el Juzgado de Faltas alvearense, Lucero, en contacto con colegas de El Diario, señaló que “la jueza me pidió tiempo y compasión para que pueda tomar alguna medida, pero yo con los problemas que tengo dentro del núcleo familiar ya no tengo más tiempo”. También intentó alguna respuesta por parte del intendente de la localidad, a quien le envió un mensaje de texto, pero hasta hoy espera respuesta.
Lucero está convencido de que sus problemas de salud tienen relación con “estar conviviendo con dos máquinas fumigadoras a la par de mi casa, a 25 metros de distancia, con un olor enorme que no te deja vivir ni convivir, porque son dos cosas distintas, convivir es estar rateándose para escapar de los fuertes olores que salen de ahí”.

El vecino de nuestra localidad detalló sobre las enfermedades de su familia. “Tengo certificados médicos, uno de ellos de la mamá de mis hijos, donde supuestamente, porque acá hay que decir supuestamente porque hay gente con mucho poder por delante, tuvo un ACV de alta complejidad por el que se atendió con muchos médicos”.

Y agregó: “Tengo también otro certificado médico, por una hija con náuseas, ardor de cuero cabelludo y rostro, agotamiento físico, donde la doctora no dudó en decirme que esto tiene que ver con los sistemas químicos”.

Lucero insistió en que su intención es que “esto sea denunciado en todo el territorio pampeano y que la gente tome conciencia de que esto no es solo para fumigar una soja, sino que nos están contaminando físicamente y, hasta ahora, los médicos no están declarando la realidad de la que ellos son conscientes”. Y anticipó: “Vamos a llevar esto a gente que se dedica a esto realmente y que no nos mienta, que nos diga cuál es el período de tiempo que nos queda para vivir como personas normales o personas contaminadas”.

No hay comentarios