Vecino no pueder ver a su hijo. Acusa a la madre, funcionara provincial

0
607

El padre denunciante, Víctor Martín, reveló que el Defensor de la Niñez preguntó por el caso en un Juzgado de General Pico. Los empleados judiciales lo tomaron como un apriete.
Víctor Martín (47) es ingeniero agrónomo. Cansado de lidiar con su expareja, que le impide tener un contacto periódico con su hijo de 6 años, denunció su caso en los medios.
Aseguró que nunca agredió a su expareja, Lorena Gigena (directora de la Secretaría de la Mujer), y que el hijo está expuesto a los manejos de la madre. La Justicia nunca escuchó su postura, a pesar de los informes de los especialistas, incluso los ofrecidos por Gigena. Los reclamos de dinero condicionaban las visitas y los encuentros entre padre e hijo.
“Ahora es funcionaria, gana 27.000 pesos y ya no tiene problemas de plata. Pero no quiere que yo ni mi familia tenga un contacto normal con el nene”, dijo.
“Siempre tuvimos problemas, desde poco después que nació mi hijo”, relata Víctor Martín
“En el año 2012 le hice la primera denuncia por impedimento de contacto en los juzgados de General Pico. Eso quedó en la nada”, le dijo a El Diario. Un régimen provisorio de encuentros (martes y jueves y un fin de semana por medio) se prolongó por seis meses, pero después nunca fue ratificado.
“Pero ya entonces, en Pico, no me dejaba llevar a mi hijo a Intendente Alvear”, dijo Martín. Con apenas dos años, tenía que pasar el día en una estación de servicio.
“Nunca la agredí. La semana pasada me hizo una denuncia, que la agravié y que la empujé”, dijo Martín. “Siempre acato todo, me callé todo este tiempo. Uno lleva las de perder. Pero no aguanto más y ya esto le hace daño a mi hijo. No sé en qué terminará”, dijo.
En relación a la acusación de la agresión, relató que ese día (22 de marzo pasado) vino a Santa Rosa para visitar a su hijo, a quien solo había visto dos veces en el año.
“A pesar de las pocas horas que tenía, ella sacó un turno en el dentista, a las 5 de la tarde. La consulta era porque no se le caían los dientes. El odontólogo le dijo que era normal y que no era necesario, que eso podía ocurrir a los 7 u 8 años. No lo atendieron: eso se lo dijo la secretaria, porque el dentista no la quiso atender”.
Como eran las 6 de la tarde, el nene tenía clase de yoga pero quería quedarse con su padre. “Mi hijo insistió en que quería quedarse conmigo, a jugar, porque no estamos mucho tiempo juntos. Pero, ella le insistió que tenía que ir a yoga. No respetó lo que quería hacer el nene, sus derechos, porque quería jugar”, agregó Martín.
El padre tiene “decenas” de exposiciones por impedimento de contacto. También una denuncia de daño contra una camioneta. “Mirándome a la cara, agarró una piedra y rayó la camioneta. Estaba el nene”, sostuvo el angustiado progenitor.
La denuncia en su contra fue el hecho que empujó a Martín a denunciar a los medios la situación. “No sé dónde va a parar. Ahora me puso una restricción, me pone el rótulo de violento, me tratan como un delincuente. No lo voy a aceptar”, dijo.
Martín cuenta que “desde que nos separamos no tuve una Navidad ni un Año Nuevo con mi hijo. Ni vacaciones. Nunca. El nene tuvo cinco psicólogos. La última psicóloga (Rosana Reppeto) dijo que el problema del nene era que tenía que ver al padre. Ya se peleó con esa psicóloga”.
El padre reclama un régimen de visita. “Pero que pueda llevar al nene a Intendente Alvear, que pueda ver a los abuelos. Quiere cortar todo contacto con la familia paterna. La última Navidad la pasó mi hijo en un restaurante con la madre y la abuela, toda la familia que le quedó”.
Además, Martín denuncia que Gigena utilizó su influencia en el caso. “Me lo dijeron los empleados del Juzgado. Mandó al defensor de la Niñez Juan Pablo Meaca a preguntar por el caso. Con todos los líos que hay, preguntaron por ese caso. Fue un apriete”, culminó.

No hay comentarios