Verna y una estrategia política a tres bandas

0
660

(Por Norberto G. Asquini).- La semana pasada hubo tres hechos políticos que fueron parte de una misma jugada, a tres bandas, para una sola estrategia.
El gobernador Carlos Verna se reunió en Buenos Aires con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, para reclamar fondos; se juntó con Sergio Massa para dar un mensaje al peronismo; y de vuelta en La Pampa criticó la política económica de corte liberal que lleva adelante el presidente Mauricio Macri y que afecta a la provincia.
Vamos a los tres momentos.
Los medios los tomaron como hechos aislados.
Pero son parte de una misma película, para usar una metáfora por demás usufructuada por políticos y periodistas. Salgamos de los instantes y desmenucemos los sentidos.
Los tres hechos de Verna están en relación a tres dimensiones: la relación con el gobierno macrista, la situación del peronismo nacional y el escenario electoral de 2017 en La Pampa.

El gobernador pampeano ha asumido una relación con el presidente Macri que el politólogo Horacio Cao denomina “la oposición pragmática” de los mandatarios provinciales. No hay unanimidad en el vínculo establecido entre los gobernadores con la Casa Rosada: están los propios para el presidente (los cinco distritos gobernados por Cambiemos), los alineados, aliados o moderados; y los que no tienen una relación estrecha (La Pampa, Santa Fe, Neuquén, Santa Cruz, Formosa y San Luis).

Entre los del PJ, algunos exploran la posibilidad de una alianza con el macrismo con listas conjuntas para 2017, como Río Negro o Chubut, según analiza el periodista Facundo Matos, pero hay otros, como Verna, que se enfrentan a las tensiones permanentes que afloran con el gobierno nacional.
El gobernador pampeano golpea y negocia, y así se ha establecido una relación tirante. Critica, pero colabora. Con el voto de los representantes pampeanos coopera en el Congreso con parte de la agenda gubernamental y contribuye a la gobernabilidad, pero muestra también su divergencia.
Porque más allá de que lo reciba Frigerio, un ministro que está entre los funcionarios macristas que tienen una postura de acercamiento con el peronismo y les hace guiños a sus dirigentes, Verna no mantiene un perfil bajo ni prudente.

Despliega un discurso que es discordante con el gobierno nacional y, con un mayor margen de maniobra que otros gobernadores, es menos proclive a contenerse por el temor a perder los incentivos que despliega la Casa Rosada, como son las obras y programas, que pueden acelerar su llegada o frenarse en un escritorio.
En ese marco, Verna está entre los gobernadores del PJ que en 2017 enfrentará al representante del macrismo en La Pampa en las elecciones legislativas. Una tensión que seguirá in crescendo, y de ahí también su discurso antagónico.

Y vamos ahora a Massa. Con el diputado tigrense está unido por visiones comunes, aunque el bonaerense se haya alejado del PJ. El encuentro entre ambos no fue de mera cordialidad sino bien planificado.
El mandatario pampeano, proclive a un bajo perfil público ante la prensa nacional, hoy asume un rol de articulador en el peronismo.
“Si no nos juntamos, no las ganamos”, afirma Verna a su entorno al referirse a la mayor elección de todas: la de la Provincia de Buenos Aires, donde se define el futuro del macrismo, el peronismo y el massismo. Un territorio en el cuál Massa va adelante en las encuestas y el PJ no asoma enfrascado en su dispersión.
La visión del gobernador tiene como meta 2019, por lo que quiere reconstruir y fortalecer al peronismo nacional dejando atrás definitivamente lo que considera la etapa del kirchnerismo. Verna está en esa línea, una de las tantas que hay en la fragmentada dirigencia del PJ nacional, y que lo acercan a Massa.

Y, finalmente, pasamos de los tres momentos, a la estrategia única. Verna, o el PJ pampeano, enfrentará a Macri en las elecciones de 2017, y la distancia con Casa Rosada tenderá a acrecentarse hacia 2019. Sus discursos, ya sean ante los micrófonos de Buenos Aires o los que estaban en Embajador Martini, están todos hilados por una visión de lo que vendrá. Mientras tanto, Verna no le va a ser fácil a Macri y Macri no se la va a hacer fácil a Verna.

No hay comentarios