El viento: la energía y el desarrollo en el futuro pampeano

0
1102

(Por José María González).- “Vientos, campos y caminos.. distancia”.. decía el poeta y cantautor ranculche Alberto Cortez, sintetizando seguramente con otro sentido mas nostálgico, a su tierra lejana desde la vieja Europa, pero en pocas palabras el recurso inagotable de La Pampa, para generar energía eólica.
Hoy, cuando el mundo habla de energías renovables y limpias, la provincia de La Pampa cuenta con un potencial increíble en la energía eólica y solar que por diversos factores, en los sucesivos gobiernos peronistas, ha desaprovechado en los últimos 25 años, y salvo raras excepciones como la Cooperativa de General Acha, como política energética en nuestra provincia se ha optado por colgarse de la redes nacionales.
En contacto permanente con la Asociación Eólica Argentina (AEA), observo que esta entidad con mucho esfuerzo y contra los intereses comerciales del negocio de la electricidad, viene apoyando proyectos, asesorando escuelas e instituciones del sector energético para concientizar a las futuras generaciones a través de talleres informativos y formativos.
El ex intendente de General Acha, hoy fallecido, ingeniero Roberto Zamora, fue un visionario que contra la falta de apoyo oficial tanto de la APE como de los sucesivos gobiernos provinciales de Marín, Verna y Jorge, supo apostar a la energía eólica aprovechando un recurso que abunda en nuestras pampas: el viento.
El visionario pampeano puso en marcha los dos primeros molinos de viento en el año 2002, que en ese entonces eran los mas grandes de Latinoamérica y generando 1,8 megavatios, suficientes para generar la energía que la ciudad demandaba en horario diurno y un tercio de su demanda anual.
“En el futuro podemos autoabastecernos” dijo premonitoriamente Zamora en ese entonces, algo que ocurre en estos tiempos.
Pero esto no es todo, la empresa Alemana ABO Wind, Energías Renovables S.A. viene trabajando en los últimos detalles para instalar en General Acha, en la zona denominada “La Banderita” generadores eólicos con capacidad para abastecer de energía una amplia región.
El objetivo de los alemanes es trabajar en un proyecto eólico de 50 MW que genera energía a través del viento con capacidad de suministrar energía para 40 familias tipo, con la promesa de generar 500 puestos de trabajo para la obra civil y eléctrica.
Pero..¿qué nos ha pasado a los pampeanos, a los sucesivos gobiernos, a la Fepamco que nos pudimos ver el viento mas que para quejarnos en agosto o para describir poéticamente al compañero permanente del habitante del suroeste pampeano?.
¿Qué nos pasó que en la década del 90, mientras desde la APE se sostenía que “los vientos pampeanos no servían para generar energía” sin ningún sustento científico ni estudio previo, desde el viejo continente nos veían como uno de los mayores potenciales del mundo?
Hoy la Fepamco (Federación Pampeana de Cooperativas), nuestros legisladores, la Secretaría de Energía, la APE y todos los actores involucrados en la política energética de La Pampa, deben aunar criterios, mas allá de los interese políticos, comerciales y personales de algunos dirigentes, para comenzara pensar en un proyecto a largo plazo de una gran parque eólico que nos permita autobastecernos a todos los pampeanos con un recurso que nos identifica como habitantes del “fin del mundo”.
Desde el aporte de cada cooperativa pampeana, comprometiéndose a invertir anualmente en el proyecto de manera proporcional a su dimensión y demanda energética, pasando por el aporte económico, logístico y de infraestructura del gobierno provincial, hasta la búsqueda del apoyo financiero de empresas como ABO Wind, ya radicada en Argentina con objetivos claros de desarrollar proyectos de energía eólica y con la mira puesta en La Pampa.
Esta empresa, según expresa en su sitio oficial de Argentina “se especializa en el desarrollo de parques eólicos seleccionado emplazamientos propicios para proyectos, efectúa campañas de medición y mapas eólicos, realiza toda la planificación técnica y administrativa, negocia los términos y condiciones de contratos de energía y procura la obtención de financiación bancaria internacional y llevando a cabo la construcción de las instalaciones para entregarlas “llave en mano”.
Hoy, La Pampa, mas allá de sus gobernantes y dirigentes vinculados al sector energético, camina inexorablemente hacia un desarrollo veloz de la energía eólica, para que el viento, tan nuestro como el caldén, deje de ser algo meramente poético e ingrese a nuestras viviendas con arena fina, sino en algo tan vital como la energía eléctrica, necesaria para el desarrollo de toda sociedad con ambiciones de crecimiento. (Realicó – La Pampa)

No hay comentarios