Wanchope se vistió de héroe en una noche infartante e infló al Globo hasta la clasificación

0
820

El Tomás Adolfo Ducó tuvo una auténtica noche de Copa Libertadores con el vibrante triunfo 4-2 de Huracán sobre Sporting Cristal de la mano de Wanchope Ábila, el gran responsable de levantar la caída inicial del marcador y revertir el empate transitorio.

Durante 45 minutos no hubo tiempo para distraerse y apenas pudo escapar algún resoplido entre llegada y llegada. Marcos Díaz ya había vivido en carne propia lo que el partido depararía cuando a los pocos minutos le tapó un mano a mano muy claro a Santiago Silva Gerez.

Aunque un rato más tarde perdería otra batalla contra el delantero uruguayo del conjunto peruano:enganchó para adentro y definió de manera imposible de atajar. Inmediatamente, WanchopeÁbila aprovechó un amague largo dentro del área de un compañero para picársela al arquero Diego Penny.

Con el maso en su mano, el insistente goleador del Globo volvió a exponer todo su catálogo para firmar un golazo: la peleó el Rolfi Montenegro y él, con un pisada exquisita con la derecha, definió con un zurdazo. Pero sobre el final de la primera etapa falló por única vez DíazHoracio Calcaterra sólo tuvo que empujarla al empate.

El segundo tiempo arrancó con el mismo ritmo que el primer tiempo, ya que Díaz tuvo que sacar el traje de salvador dos veces en los primeros tres minutos. En ambas ocasiones, Lobatón metió sendos zapatazos.

La intensidad, con cierta lógica, había disminuido con un parámetro que se sostuvo durante 20 minutos. Montenegro manejaba la pelota por el lado del Globo, con la complicidad de unWanchope implacable. Pero quienes tenían las más claras eran los peruanos, aunque con cierta carencia a la hora de encontrar claridad.

Todo cambió cuando el goleador apareció en el momento que el reloj marcaba un quiebre en el tiempo: Rolfi lo habilitó por izquierda, Wanchope esperó y sacó un pase rasante a la puerta del área que encontró al Kaku Romero Gamarra a toda velocidad para meter un zurdazo cruzado que sentenciaría el duro partido.

Claro, quedaba tiempo para una anécdota en la vida de Ezequiel Miralles, quien tardó 15 segundos en marcar un gol. Ingresó desde el banco de suplentes en medio de un tiro libre, se metió en el área y automáticamente cabeceó un centro para colocar el 4-2 que cerró el cotejo.

No hay comentarios